• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

“Se vende”. Son los rótulos que permanecen en algunos de los medianos y pequeños hoteles que cerraron por la ausencia de turistas que provocó la crisis sociopolítica del país, mientras que los hoteles sobrevivientes destinan la mitad de la infraestructura para funcionar, pero ni aun así logran sostener el empleo fijo.

Hasta agosto, el Índice Mensual de Actividades Económicas (IMAE) reflejaba que hoteles y restaurantes sufrieron la mayor contracción de las 17 actividades que mide este informe, publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Mayoría de turistas decide no desembarcar crucero

Hoteles y restaurantes cayó en agosto un 33.1%, mientras que el año pasado en ese mismo mes la actividad creció en 3.5%, detalla el IMAE.

Este año Nicaragua sufrirá una caída de más de 600,000 turistas internacionales, lo que ha obligado que algunos dueños de medianos hoteles prefieran vender.

Entre abril y octubre el sector turismo dejó de percibir US$231 millones, según datos oficiales presentados este jueves en la Asamblea Nacional por el ministro de Hacienda, Iván Acosta.

Extranjeros venden

René Sándigo, vicepresidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Nicaragua (Hopen), dice que algunos dueños de hoteles han comenzado a vender el mobiliario que tienen, porque no pueden vender todas las propiedades ante la falta de compradores.

“Ningún inversionista anda comprando hoteles, no anda nadie queriendo hacer inversiones grandes en este momento. Es el peor momento para vender”, mencionó Sándigo.

El representante gremial apunta que son los extranjeros, en su mayoría, quienes toman la decisión de vender sus negocios.

Cruceristas en San Juan del Sur merman gasto

“Los extranjeros en Granada están desesperados por vender. Por ejemplo, un hotel que está valorado en US$800,000, el dueño lo está dando en US$390,000”, ejemplificó Sándigo.

Tras seis meses de crisis, las cifras oficiales son de US$231 millones de pérdidas en el turismo. AFP/END

En el caso de los hoteles más pequeños, difícilmente los propietarios tomarán esa decisión, porque es la única fuente de ingreso para el hogar y tratan de sortear la crisis.

Uno de los centros de alojamientos más antiguo de Bolonia está a la venta. En la consulta que se realizó en su cuenta oficial de Facebook respondieron que abrirá “hasta nuevo aviso”.

En cambio, otro de los medianos hoteles ubicado también en Managua que anunció su cierre a finales de mayo está operando a medias, según constato El Nuevo Diario.

En los últimos cinco años, la expansión de habitaciones y camas, así como la calificación de estrellas en los centros de alojamiento registraba un crecimiento arriba del 15%, según los registros del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

Intur desea reactivar el turismo, pero la crisis persiste

Ese ritmo de inversión era incentivado con el aumento de llegada de turistas, que en 2017 cerró con 1.78 millones de personas y que para este año pretendían alcanzar 1.90 millones, pero por la situación del país, el Gobierno ha proyectado la llegada de 1.5 millones, meta que se logró en 2016.

Tras seis meses de crisis, las cifras oficiales son de US$231 millones de pérdidas en el turismo. Archivo/END

Sin embargo, la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) ha manifestado que no consideran “realista” esa proyección, apuntando que el país ha retrocedido unos cuatros años.

Sándigo indica que octubre es parte de la temporada baja y el margen de ocupación de los hoteles pequeños era menor al 10%, pero las circunstancias del país en la actualidad oscila entre el 2% y 3% de ocupación, lo cual lastra más al sector.

Al menos para fin de año no hay expectativas muy optimistas para los hoteleros. El año pasado lograron entre el 75% y 85% de ocupación. Ya para esta fecha tenían reservas, pero ahora “solo llaman a consultar”, pero no es nada seguro.

“Posiblemente llegaremos al 40%, sería un milagro, lo mejor que nos pudiera pasar (alcanzar ese nivel de ocupación). En junio se nos cayeron toditas las reservas de diciembre”, resaltó Sándigo.

Apenas 10% de turoperadoras nicas están funcionando

Por su parte, los restauranteros apuntan que cerrarán el año con el 60% de capacidad de funcionamiento, el resto decidieron cerrar.

Tras seis meses de crisis, las cifras oficiales son de US$231 millones de pérdidas en el turismo. Archivo/END

René Hauser, presidente de la Asociación de Restauranteros de Managua, ha indicado que les tomará tiempo lograr que la gente tenga la misma confianza en la seguridad nacional.

“En cuanto al daño a la imagen turística de Nicaragua, esta será difícil de recuperar y creemos que con mucha promoción a nivel internacional, tomará por lo menos cinco años”, expresó Hauser semanas atrás.

Los operadores de turismo resienten las afectaciones que ha provocado la crisis, “porque fuimos los primeros afectados, los que más nos ha golpeado y seremos los últimos en recuperarnos”, refiere Sándigo.