• Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) presentó hoy un análisis en el que afirma que la reforma fiscal que se tramita en Costa Rica es "insuficiente" ante el elevado déficit y el crecimiento de la deuda.

"La propuesta no es suficiente para alcanzar la sostenibilidad y descuida la suficiencia fiscal. No es una modernización del sistema tributario, sino una ligera transformación que mantiene privilegios históricos", declaró en una conferencia de prensa el economista del Icefi, Abelardo Medina.

Déficit fiscal de Costa Rica alcanza el 4,5% del PIB a septiembre de 2018

Según el análisis efectuado por el instituto, la reforma fiscal aportará recursos frescos de entre 1,2 y 1,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), un ajuste que califica como "insuficiente" para combatir el déficit que cerrará en 7,1 por ciento del PIB en 2018 y en cerca del 8 por ciento para 2019.

El presidente del país, Carlos Alvarado, considera la reforma como un prioridad, según ha dicho, para paliar el déficit, estabilizar las finanzas, generar confianza en los mercados y evitar una crisis.

Medina advirtió que será necesaria una segunda reforma aún si se cumplen las proyecciones del Banco Central de Costa Rica que indican que con los ajustes de gastos que contiene la reforma sumado a los ingresos frescos, se reducirá el déficit en 3,7 puntos del PIB al año 2022.

El Icefi detalló que la deuda de Costa Rica en 2018 será del 53 por ciento del PIB y para 2019 llegaría al 58 por ciento sin la reforma tributaria. En este sentido, el análisis del Icefi señala que en 2017 Costa Rica destinó el 32,6 por ciento del presupuesto al servicio de la deuda, para 2018 subirá al 37,6 por ciento y para el 2019 ascenderá al 42 por ciento.

"Costa Rica necesita una reforma fiscal", dijo Medina, pero aclaró que la que se ha propuesto es solamente para buscar "oxígeno", ya que el ajuste ideal debería ser de al menos el 4,8 por ciento del PIB.

Empresarios critican oposición de Corte Suprema a reforma fiscal en Costa Rica

La reforma fiscal convierte el impuesto de ventas del 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa, pero gravará los servicios y de manera diferenciada algunos productos como los de la canasta básica con el 1 por ciento.

Grupos de trabajadores estatales se manifestaron en una huelga indefinida para rechazar a una reforma tributaria que se tramita en el Congreso.

La iniciativa también incluye cambios en el impuesto sobre la renta, en la renta de capital, la renta global y medidas para reducir o contener el gasto público, como por ejemplo la disminución de pluses salariales y una regla fiscal.

Para Medina, el IVA que plantea la reforma de Costa Rica tiene "mucha porosidad", pues mantiene una serie de exenciones a empresas y diferenciaciones que pueden dificultar el cobro adecuado del impuesto.

El economista aclaró que en el tema de la canasta básica sí es adecuada una diferenciación por justicia tributaria. El Icefi también ve con dudas la regla fiscal que pretende contener el gasto, pues considera que las autoridades no han aclarado cuáles gastos pretenden recortar.

Sindicatos entran en quinta semana de huelga contra reforma fiscal en Costa Rica

El instituto alertó que los ingresos del Gobierno tienen una tendencia a la baja de 13,2 por ciento del PIB en 2018 a 12,8 por ciento para 2019. Medina señaló que no existe una estrategia clara del Gobierno para reducir la evasión.

La reforma fiscal fue aprobada en el Congreso en primer debate el pasado 5 de octubre y se encuentra en estudio de la Sala Constitucional, de cuyo pronunciamiento dependerá si los diputados pueden efectuar la segunda y definitiva votación.

El presidente del país, Carlos Alvarado, considera la reforma como un prioridad, según ha dicho, para paliar el déficit, estabilizar las finanzas, generar confianza en los mercados y evitar una crisis.