•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Varias franquicias de comidas rápidas cerraron sucursales en los centros comerciales de Managua porque los niveles de ventas no les permitían cubrir los costos de funcionamiento, informó el presidente de la Asociación de Restauranteros de Managua, René Hauser.

Dijo que, además de los 700 restaurantes que ya cerraron, otros dueños podrían tomar esa misma decisión.

Esa decisión la tomaron por la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde abril.

En las áreas de comida de varios centros comerciales visitados por El Nuevo Diario, de 16 o 12 módulos que componen el segmento de restaurantes, entre tres y cuatro han cerrado.

END

Hauser comentó que a pesar de que los centros comerciales realizaron descuentos entre 10% y 20% en el pago de alquiler, la poca afluencia de compradores no fue rentable para continuar funcionando.

Faltan turistas

El presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN), Rosendo Mayorga indicó que ese comportamiento es el reflejo del impacto de la caída de llegada de turistas internacionales, porque el área de servicios no está contratando y ha reducido drásticamente la compra de bebidas y alimentos en esos establecimientos.

“Ciertas cadenas han aguantado esta situación. La mayoría de los establecimientos nacionales han tenido que cerrar y lo podemos ver en los diferentes centros comerciales”, explicó Mayorga.

Para el economista Luis Murillo, esa contracción en el consumo ocurre porque el segmento que más consume es la clase media y con esta crisis es la que ha resultado más golpeada.

“El problema de Nicaragua es que tiene una clase media bien reducida, una clase pobre y pobreza extrema bastante elevada. Entonces, ningún país va a poder evolucionar si no tiene una clase media establecida. Todos los países que han crecido lo han hecho en base a la clase media, porque son los que más consumen”, explicó Murillo, catedrático e investigador.

“Hay ciertas cadenas que han cerrado porque les ha pegado duro (la crisis), en ciertos establecimientos cerraron uno y se quedaron con dos (sucursales) y así, esperando para ver a dónde vamos”, expresó Rosendo Mayorga.

“Hay muchos que me dicen que van a esperar hasta diciembre y enero. Pero que sino mejora la situación, si queda así, van a cerrar, porque muchos están perdiendo, algunos están en su punto de equilibrio”, destacó Hauser.

Desde abril, en el sector de restaurantes no ha habido inversión. El crecimiento en apertura de establecimientos que se registró en 2017, ha sido contrarrestado con la cantidad de cierres que ha registrado en los últimos meses.

Tiendas se retiran

Ese panorama del retiro de franquicias alimenticias, también ocurre en perfumerías, zapaterías y tiendas de ropa. En esos espacios vacíos las gerencias de los centros comerciales han colocado rótulos, indicando que “estamos en remodelación” o directamente “se alquila”, con los números telefónicos.

Para el economista Murillo, esa tendencia es el efecto del impacto al empleo, pues la gente tiene menos capacidad de compra y está dando prioridad a los alimentos básicos, adquiridos principalmente en los mercados populares.

Otra señal que indica que no hay “muchas intenciones de recuperación” es la permanencia de los descuentos en tiendas de vestuario y zapatos. Y que a pesar de ello no lograr la afluencia necesaria de compradores.

Mayorga detalló que en septiembre y octubre registran un tímido movimiento en el sector, de entre 55% y 60% respecto a lo que vendían en mismo período del año pasado. Ese porcentaje ha sido incentivado por la parte de alimentos, bebidas, medicina y telefonía.

“Eso el reflejo de la gente que está saliendo del país, que la mayor parte es jóvenes. El bajón que hemos tenido ha sido sobre todo en vestimenta; calzado han sufrido fuerte caída. Ya no digamos vestimenta de marca”, agregó Mayorga.

Las tiendas de ropa de marca reconocida han tomado la decisión de reducir las sucursales en los centros comerciales, incluso las empresas que brindan servicios de telecomunicaciones ya reestructuraron sus centros de atención.