• Panamá |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Gobierno panameño volvió a pedir el aval del Congreso General indígena Guna para la interconexión eléctrica entre Panamá y Colombia, un proyecto de cerca de 500 millones de dólares suspendido desde mediados de 2012.

La interconexión es un proyecto que se remonta a 2009 y está suspendido de forma indefinida desde agosto de 2012 debido a la falta de capital y por problemas en los aspectos técnicos y socio-ambientales, según portavoces oficiales.

El ministro panameño de Gobierno, Carlos Rubio, fue el encargado de pedir la aprobación al Congreso General Guna celebrado este viernes en Narbagandub Dummad, en la Comarca Guna Yala, en el litoral Caribe limítrofe con Colombia, informó el Ministerio de Gobierno de Panamá.

En junio de 2015 el Gobierno había pedido el aval del Congreso General indígena, pero este lo denegó, confirmó este viernes a Efe una fuente gubernamental.

Entonces el Gobierno precisó que había pedido el aval para construir la carretera Mortí-Mulatupu y fijar en esa vía la ruta para establecer la línea de interconexión eléctrica entre Panamá y Colombia, que en total tendría 600 kilómetros.

Además de la interconexión entre Panamá y Colombia, el ministro Rubio solicitó el consentimiento del Congreso Guna para otros proyectos que incluyen la electrificación de varias comunidades y la construcción de un corredor ambiental y de carreteras que busca desarrollar el Gobierno.

Los proyectos fueron presentados por el ministro panameño de Obras Públicas, Ramón Arosemena y el especialista en electrificación del Banco de Desarrollo Interamericano (BID), José Arosemena, ante el Congreso Guna, que reúne a más de 49 comunidades de la comarca.

Corredor ambiental

El ministro de Obras Públicas explicó el proyecto que contempla la construcción de unos 70 kilómetros de carretera que conectaría a las comunidades de Mortí y Mulatupu, y que pasa por Palmira en la provincia de Darién, dijo este viernes el Gobierno.

En tanto, el proyecto de electrificación, que forma parte del programa “Energía para Todos en Panamá” con un presupuesto del BID de 100 millones de dólares, contempla el mejoramiento del servicio eléctrico en la Comarca Guna Yala, la electrificación de las comunidades de Cartí y de Mulatupu.

Incluye igualmente la construcción de un corredor ambiental estratégico para el desarrollo de estos proyectos, según detalló.

“Para todos estos proyectos solicitamos al Congreso permita el inicio de los estudios ambientales para poder avanzar en el desarrollo de los mismos”, señaló José Arosemena, de acuerdo con la información oficial.

Los estudios incluyen un amplio periodo de consultas y participación de las comunidades, directa o indirectamente beneficiadas para llegar al plan de manejo y compensaciones para avanzar con el Plan de Desarrollo de los Pueblos Indígenas, que es impulsado por el Ministerio de Gobierno.

En el Congreso General Guna participaron además el gerente general de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (ETESA), Gilberto Ferrari; el gobernador de la Comarca Guna Yala, Carlos López; y el director de Planificación del Ministerio de Gobierno, Carlos Blandón, según la información oficial.