•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El monto total por aguinaldo que entró a la economía de Nicaragua al final del año 2017, fue de US$377.1 millones, según estimaciones oficiales, pero en el cierre del 2018 habría US$23 millones menos por ese concepto, debido a la pérdida de empleos ocurrida desde abril, estima la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Este cálculo fue elaborado tomando como referencia la salida del mercado laboral de afiliados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y el salario promedio de los cotizantes.

“Según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), los asegurados activos del INSS han disminuido en 134,347 personas entre marzo y agosto. En este contexto, Funides estima que alrededor de 182,000 personas estarían fuera del mercado laboral formal a finales de noviembre”, explica el centro de pensamiento.

Agrega que “tomando en cuenta la dinámica de variación mensual en el número de asegurados activos del INSS, se estima que aproximadamente se dejarán de percibir al menos US$23 millones en concepto del aguinaldo que paga el mercado de trabajo formal”.

El total de dinero por aguinaldo entregado por el Gobierno y el sector privado en 2017 fue de US$377.1 millones, y solo el Estado pagó el decimotercer mes a más de 160,000 trabajadores.

Cambio de prioridades

Ciudadanos consultados por El Nuevo Diario en centros de compras de Managua dicen que este fin de año serán más cuidadosos con el uso del aguinaldo o decimotercer mes, previendo gastar menos que en años anteriores.

Ante la pregunta de cómo invertiría su aguinaldo, Mauricio López respondió que originalmente él pensó juntarlo con otros ahorros para la compra de una casa; sin embargo, postergará esos planes y lo destinará para apoyar la Purísima de su madre y reparar su vehículo.

López perdió el empleo, era capacitador en un call center. Ahora tiene otro trabajo, pero el salario es menor. “Antes de abril tenía otros planes, tenía otro empleo y mayores ingresos, ahora hay que ajustarse”, comenta.

Paso a desnivel Las Piedrecitas será inaugurado en noviembre

Jordan Fonseca, ejecutivo de una empresa de lotería electrónica, dice que juntará su aguinaldo con el de su esposa para adquirir algunos electrodomésticos. Antes de la crisis, su proyecto era construir un cuarto, con baño completo y otras comodidades.

En la semana del 18 de abril, Rosario Jiménez estaba por trasladarse a un nuevo empleo y pensaba que con la liquidación compraría un vehículo. Ella labora en una empresa de publicidad y al no concretar su traslado al nuevo empleo, piensa que con su aguinaldo podría comprar un vehículo pero más pequeño que el deseado en abril.

377 millones  de dólares  en concepto de aguinaldo se entregaron entre el  gobierno y el sector privado del 2017.

Carlos Sevilla, un trabajador de 35 años de edad, afirma que este año invertirá parte de su aguinaldo en dar mantenimiento a su vehículo, comprar la batería y dos llantas. También comprará algunos regalos y ropa para sus dos hijos. Este año él pretendía comprar una moto nueva, pero “por la situación, será el próximo año, si Dios quiere”, expresó.

Alexander Rodríguez, un joven profesional dedicado al desarrollo de talleres de innovación y enseñanza universitaria, dice que debido a la “incertidumbre del país” usaría el 30% del aguinaldo para adelantar el pago de su vehículo y saldar otras deudas. El resto, para alguna inversión.

Carlos Aguirre, quien ha logrado conservar su empleo, confiesa que planea guardar todo su aguinaldo y ya no lo utilizará en la adquisición de un terreno, como tenía planificado.

Patricia Sánchez es directora de mercadeo en una universidad capitalina y solía usar su aguinaldo para consumo. “Lo veía como un ingreso a disfrutar a fin de año”, pero este año lo ahorrará con la intención de “crear un colchón (económico) para sortear mejor la situación” del país.

Andrés Gómez, colaborador de una universidad, solía utilizar el aguinaldo con tres fines: consumo, ahorro e inversiones en su casa. “Dejaba el 20% para consumo, 20% para ahorro y el resto para inversiones en mi casa, pero ahora solo voy a invertir el 20% en la casa y el resto va para ahorro”, explica.

Antonio Porta, de 24 años, dice que usará el decimotercer mes para mejoras en su casa y postergará para otro momento la compra de electrodomésticos y artículos electrónicos, hasta que “haya una mejoría económica”.

Funides estima que alrededor de 182 mil personas estarían fuera del mercado laboral formal a finales de noviembre.

Una mujer, madre de dos hijos y trabajadora del sector público, que pidió omitiéramos su nombre, indicó que su aguinaldo y el de su esposo lo invertirán en la construcción de un porche en la vivienda que adquirieron recientemente.

María José García, quien trabaja para una oenegé, expresa que parte del ingreso extra lo utilizará para cancelar deudas, otra parte para el aguinaldo de la empleada doméstica de hogar y el 35% lo guardará para matricular a su hija, quien estudia en un colegio privado, y para comprar útiles escolares.

Ana María López dice que priorizará el pago de tarjetas de crédito, comprar regalos de Navidad, ropa para sus tres hijos y guardar dinero para el gasto escolar. “La verdad, siempre he ocupado este dinero para saldar deudas”, admite López.

La empleada de una tienda en un centro comercial, quien también pidió el anonimato, dijo que la cantidad que recibirá por el decimotercer mes, es poca y por tanto la destinará al gasto escolar y las cenas familiares del 24 y el 31 de diciembre.

Mercedes García expresó que pretende llevar a sus tres hijos adolescentes a Panamá, a conocer al papa Francisco, quien visitará ese país en enero de 2019, en ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud. “Es muy importante fortalecer nuestra fe cristiana en momentos de crisis, orar por nuestro país”, enfatizó.