•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) reporta que 5,800 manzanas de tierras siguen tomadas por invasores en los departamentos de León, Chinandega, Rivas y Managua.

Los terrenos invadidos por gente afín al Gobierno, son de uso agrícola y la mayoría se destina al cultivo de caña de azúcar, maní y café, o son de vocación agropecuaria.

 ​​Tomatierras queman cañaveral del Grupo Coen

El área invadida hasta el momento corresponde al 59.1% del total usurpado en el contexto de la crisis sociopolítica iniciada en abril. “Hemos visto un decrecimiento de las propiedades invadidas, Upanic tenía reportado a mediados de septiembre 9,800 manzanas y a la fecha tenemos 5,800. Antes hablamos de 65 productores afectados y hoy estamos hablando de 40”, declaró Michael Healy, presidente de Upanic.

Sin embargo, se conoce de saqueos, quemas de cultivos y destrucción causada por los invasores en algunas propiedades. “El caso de la quema del cañaveral del Grupo Coen, es vandalismo que hizo la misma gente que tiene tomadas estas propiedades. En otras propiedades ha habido saqueos. En el caso de mi familia, en las tres propiedades que se le tomaron a mi mamá, saquearon completamente la finca y las bodegas”, denunció Healy.

Reclamo a procuraduría

Healy aseguró que el viernes pasado Upanic remitió a la Procuraduría General de la República el listado de las propiedades que siguen tomadas, pero hasta el momento siguen esperando una resolución para que puedan sacar a los precaristas y parapolicías que están metidos en las fincas de productores.

Los datos que presenta Upanic provienen de los miembros de esta organización afectados. Los registros también señalan que hay invadidas 800 manzanas destinadas al cultivo del café.

 ​​Tomatierras causan daños de US$24 millones

“Aquí no podemos hablar de reconciliación, porque lo que existe en las zonas productivas es un asedio que crea inseguridad en esas zonas; también, le da miedo a los trabajadores por lo que está en peligro su vida y seguridad, por tanto afecta la cosecha especialmente del sector café que ya estamos cosechando”, expresó Healy.

Afirmó que las invasiones a las propiedades es un mensaje negativo a la inversión extranjera y nacional, y crea irregularidad jurídica porque la Constitución de Nicaragua otorga el derecho a la tierra y el garante de este derecho es el Estado.

Ciclo agrícola

“Estamos comenzando la cosecha de postrera y los datos que tenemos a la fecha es que ciertas áreas han cosechado de acuerdo a lo que se había planeado. Hay otras áreas que, por el exceso de lluvia, han sido afectadas y también estamos viendo que hay una disminución en áreas de siembra, debido al financiamiento; por tanto, vamos a tener el dato de agroexportación en enero o febrero”, manifestó.

Healy advirtió que muchas metas de producción no van a ser cumplidas este año. En el cultivo de caña de azúcar hubo una merma de un millón de quintales, porque la meta era de 17 millones y medio, y lo proyectado a la fecha es de 16 millones de quintales a 16 millones y medio de quintales.

 ​​UNA recupera terrenos que habían sido invadidos

En cuanto al cultivo del café ha tenido afectaciones por el cambio climático y la fuga de la mano de obra calificada, que también ha afectado a otros rubros.

“Las mayor afectación que ha tenido el cultivo del café es la pérdida de mano de obra, más de 60,000 a 70,000 nicaragüenses se han ido y muchos de estos son mano de obra calificada”, señaló Healy.

La ocupación de tierras que ha impedido el desarrollo de las actividades del sector deja a 9,010 personas en el desempleo, según datos de Upanic hasta el 12 de octubre de 2018.

Pérdidas

Por otro lado, el líder gremial dijo que el sector ganadero también ha tenido afectaciones, en cuanto a la comercialización de leche y un golpe fuerte por la caída de los precios de la carne.

 ​​Desalojan a más de 300 familias en San Marcos, Carazo

“Si con esta incertidumbre no nos sentamos a dialogar para solucionar el problema sociopolítico que tiene Nicaragua, el año que viene puede perjudicar fuertemente el financiamiento al sector productivo; este año solo se financió prácticamente la agroexportación, y creemos nosotros que si no se llega a un acuerdo el año que viene, la misma agroexportación va a estar afectada, por lo tanto se va a afectar la macroeconomía y la seguridad alimentaria del país”, comentó.