• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Nicaragua publicó este viernes en La Gaceta un decreto que modifica la política anual de endeudamiento y contratación del gobierno central, y establece que un Comité Técnico podrá modificar los límites máximos de contratación para las empresas públicas, cuando sea necesario.

En el caso de la deuda interna del gobierno central con el sector privado, será de hasta US$195 millones, lo que marca un aumento porque antes era de US$115 millones.

Gobierno de Nicaragua modifica política de endeudamiento

La deuda externa del gobierno central será de hasta US$891.6 millones, monto que se mantiene invariable con relación al decreto publicado en La Gaceta del 25 de julio de 2017.

La deuda contingente será de hasta US$108.7 millones, cifra superior a la anterior que era de hasta US$100.7 millones. La deuda interna de empresas públicas podrá llegar a los US$17.3 millones, cifra igual a los US$17.3 millones que se establecía en el decreto del año pasado.

El decreto presidencial 23-2018 es el que cambia los lineamientos de límites máximos de contratación, indicando que la deuda externa de las empresas públicas será de cero dólares igual a la cifra anterior de cero dólares.

Este decreto presidencial 23-2018 modifica así lo establecido en los artículos 4 y 5 del decreto presidencial 13-2017.

También se modifican los límites máximos de endeudamiento neto, tanto externo como interno, de las entidades del sector público.

De acuerdo con esa política de endeudamiento, el gobierno central podrá adquirir una deuda externa de hasta US$234 millones, mientras que la deuda interna del gobierno central con el sector privado alcanzará los US$60 millones.

En tanto, la deuda externa de las empresas públicas será de un máximo de US$1.9 millones y la deuda interna de las empresas públicas llegará a los US$23.9 millones.

“Ahí lo que se tiene que ver es si eso (el límite del endeudamiento) ya está incluido en las metas que se establecieron en el proyecto que se envió en la reforma al nuevo presupuesto. Podría ser parte, o es un mecanismo paralelo que se debería de aprobar por alguna razón”, comentó Noel Ramírez, economista y expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN).

El déficit

Azucena Castillo, diputada y miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, considera que este decreto no está relacionado con las reformas efectuadas al Presupuesto General de la República de este año y advirtió que no solo se vean las necesidades de inversión, sino también el déficit.

“Es aparte a la reforma de agosto; no solo se debe ver las necesidades de inversión pública que es lo que mueve la economía y lo que da trabajo, pero también de qué sirve que se vaya a dedicar a la inversión cuando tienes un gran déficit”, comentó Castillo.

La diputada dijo desconocer las razones del decreto, dado que por la naturaleza de este recurso no pasó por discusión en la Asamblea.

142,000 han salido del INSS

“Tendríamos que sentarnos con ellos para ver cuál es la razón para endeudar más al sector público y en términos de deuda interna. A mí me llamó la atención eso. Me gustaría que se revisara en la Comisión Económica, aunque es un decreto que lo hace el Presidente con sus facultades”, afirmó.

Castillo dijo que mientras no se restablezca la situación de inestabilidad será difícil que los niveles de recaudación retomen las tendencias.

“¿Se tomó en cuenta todo el panorama (para aprobar el decreto) o solo se tomó en cuenta la necesidad de invertir de las empresas públicas? Si el país no va a tener la capacidad de producir y el Gobierno no responde a las necesidades de un clima de seguridad, difícilmente se va a lograr los montos de recaudación fiscal”, aseveró.

Relaciones comerciales entre Nicaragua y Costa Rica suman US$1,000 millones

“Se han venido aprobando créditos sin tener una política anual de endeudamiento actualizada. No sé, si con ese decreto pretenden sustituir la política anual de endeudamiento. La última se hizo en 2017 que regía para este año. Cuando surgieron los problemas de abril, todo cambió, porque la política de 2017 tenía previsto un crecimiento (económico) de 4.9%, no se puede trabajar con una política que no está actualizada”, explicó.

Castillo advirtió que “la economía esta delicada y si se hacen políticas que no van articuladas a la situación que sucede, se está yendo a ciegas”.