• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El transporte de carga de Nicaragua sufre una reducción de sus servicios, que al cierre de este año sería de 25% menos con relación al año 2017, informó el presidente de la Asociación de Transportistas de Nicaragua (ATN), Marvin Altamirano.

“Después de la crisis, algunas empresas empezaron a trabajar con el 50% del personal, algunas aún se mantienen, pero estamos esperando que se recuperen al menos en un 70% u 80% para el cierre de año”, explicó el presidente de la ATN, que es afiliada a la Federación Centroamericana de Transporte (Fecatrans).END

“Tomando las proyecciones del 2017, ya no es posible llegar a un 100%”, enfatizó Altamirano.

Esta asociación de transportistas nicaragüenses cuenta con más de 5,000 afiliados y al menos 60,000 camiones, generando hasta 100,000 puestos de trabajo, entre conductores, mecánicos y personal administrativo a nivel nacional.

En 2017, movilizaron mercancías de Nicaragua a la región centroamericana, equivalentes a US$2,855 millones, en transporte terrestre, indican informes de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca).

Los principales destinos extrarregionales de las exportaciones nicaragüenses, que los transportistas llevan a puertos centroamericanos, son EE. UU. y Europa.

Menos pasajeros

Según estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN) de enero a agosto de este año hubo una merma de 15.8 millones de pasajeros en las rutas de transporte interno de Nicaragua, con relación al mismo período del año pasado.

En los primeros ocho meses del 2018, dentro del país se transportaron 103 millones de personas por vía terrestre, una cifra inferior a los 118.8 millones que se movilizaron en el mismo período 2017, revelan las cifras oficiales.

La contracción de pasajeros más fuerte ocurrió en abril, mayo y junio, debido a la situación de inestabilidad del país, afirmó Luis Antonio Maldonado Jarquín, secretario de la Cámara de Transporte Terrestre de Pasajeros de Nicaragua (Catranic).

“En los meses de abril, mayo y junio, los usuarios tenían temor de hacer uso del transporte, por los asaltos, las asonadas y los retenes. Ese temor obligó a que muchos no salieran de sus casas o se iban por otros medios al trabajo, porque después de esa situación hubo un impase y eso creó un vacío en el uso del transporte. Bajó un 30% en general, el uso en los diferentes tipos de transporte selectivo y colectivo”, explicó Maldonado.

La Cámara de Transporte está integrada por 20 cooperativas que prestan el servicio selectivo, y cinco de transporte colectivo; tienen agremiados en Managua, Masaya y Granada y quieren expandirse al norte y occidente del país.

En 2017, movilizaron mercancías de Nicaragua a la región centroamericana, equivalentes a US$2,855 millones. Archivo/END

Maldonado aseguró que conductores de buses y taxis fueron afectados porque algunos unidades fueron destruidas y otras dañadas parcialmente, sobre todo en los departamentos.

“Datos de nuestros afiliados de la cámara reportan que un bus de transporte colectivo fue quemado (en Managua), en los departamentos se quemaron cinco o seis. En Managua en el distrito siete quemaron dos taxis y en Masaya hubo sabotaje de buses”, detalló.

Importación de vehículos

Maldonado informó que hubo una baja del 15% en la importación de vehículos para transporte de pasajeros. Este año importaron 500 automóviles del sector selectivo, porque una de las metas es renovar la flota vehicular para brindar un mejor servicio a los usuarios.