• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Nicaragua es el país de Centroamérica con menos cambios tecnológicos en la agricultura, revela el estudio “La Agricultura como Motor de Desarrollo en América Latina: Retos y Propuestas” del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE Business School).

Ronald Arce, investigador del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (Clacds) del Incae, y autor del estudio, dice que una combinación de factores ha causado ese menor crecimiento.

“Algunos productores no tienen los recursos para comprar (tecnología), pero también puede haber una brecha de conocimiento, ya que no existe el apoyo suficiente para que los productores conozcan cómo utilizar las nuevas tecnologías disponibles en sus cultivos y no sigan haciendo las cosas de forma tradicional”, explicó Arce.

Las importaciones de bienes de capital agropecuarias del país registraron una contracción de 9.2% y en julio, de 18.72%. Archivos/END

Nicaragua solo aumentó en cambios tecnológicos el 0.2% en el período 1981-2012. Mientras tanto, Costa Rica tuvo un crecimiento de 0.9%; Honduras de 1.2%; Guatemala de 0.5%; El Salvador de 0.4%; y Panamá de 0.3%.

Arce indicó a El Nuevo Diario que “en el caso de Nicaragua, lo que se conoce como productividad total de factores, es decir, cómo se usan los insumos, creció 1.7%, lo cual es muy bueno, pero principalmente por el uso más eficiente de los recursos disponibles (1.5%) y en menor medida por la incorporación de nuevas tecnologías (el 0.2%).

Por otra parte, la producción por trabajador (output) creció en Nicaragua 3.4%, gracias a una mayor disponibilidad de insumos por cada trabajador (input) que es donde se mediría las inversiones en maquinaria y equipo o más tierra disponible.

Productividad

El investigador dijo que Nicaragua podría tener una mayor productividad en la medida que incorpore la tecnología a la agricultura y el resto de la economía.

Nicaragua solo aumentó en cambios tecnológicos el 0.2% en el período 1981-2012.

Al contrario, si deja de invertir en bienes de capital para la agricultura, como se refleja en las últimas estadísticas de importaciones del país, se podría reflejar en una disminución en el nivel de actividad productiva.

En junio último, las importaciones de bienes de capital agropecuarias del país registraron una contracción de 9.2% y en julio, de 18.72%.

“Esto indicaría una disminución en el nivel de actividad productiva en el corto y mediano plazo, pero también tiene efectos de largo plazo porque la inversión que se requiere, y toma tiempo para llevarse a cabo, no se está realizando. Cuando la situación vuelva a la normalidad la economía no tendrá la infraestructura productiva y tecnológica necesaria para acelerar el crecimiento económico”, explicó Ronald Arce.

Nicaragua solo aumentó en cambios tecnológicos el 0.2% en el período 1981-2012. Archivos/END

Otros recursos

En materia tecnológica, “los productores podrían utilizar sus teléfonos celulares para obtener información sobre el precio de sus productos y tomar decisiones sobre la venta y distribución”, recomendó Arce, en la investigación.

Señala que, adicionalmente, los productores podrían mejorar su acceso al financiamiento, “ya que la tecnología (big data, blockchain y analytics) reducirán los costos de transacción”.

También dice que en la parte productiva, “el análisis de datos masivos, así como el desarrollo de nuevas maquinaria robótica permitirá avanzar en una agricultura cada vez más precisa, que utiliza los insumos en las cantidades exactas para cada cultivo en un área específica, lo que permitirá incrementar la productividad, reducir la huella hídrica y la emisión de gases de efecto invernadero.