• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

La Sala Constitucional de Costa Rica emitió un pronunciamiento en el que afirma no haber encontrado vicios de inconstitucionalidad en el trámite legislativo y en el fondo de la reforma fiscal que impulsa el Gobierno.

El magistrado Fernando Castillo dijo en una conferencia a las 22.00 horas locales (04.00 GMT) que tras "una intensa jornada" la Sala llegó a la conclusión de que "por unanimidad no encuentra vicios esenciales de procedimiento ni de fondo" en el plan fiscal.

Los magistrados también resolvieron que la segunda y definitiva votación legislativa no requerirá de mayoría calificada (38 votos de los 57 diputados del Congreso) y podrá ser aprobada con mayoría simple de 29 legisladores.

Carlos Alvarado es el principal promotor de la reforma fiscal en Costa Rica. Archivo/END

El plan fiscal fue aprobado por el Congreso en primer debate el pasado 5 de octubre, pero un grupo de diputados opuestos a la iniciativa presentó una consulta ante la Sala Constitucional, de cuyo pronunciamiento dependía que los legisladores pudieran efectuar la segunda y definitiva votación.

Entre los puntos que los legisladores cuestionan en la consulta destaca el uno por ciento de impuesto al valor agregado (IVA) a productos de la canasta básica, pues consideran que atenta contra la justicia tributaria al afectar a las personas con menores ingresos.

También señalan asuntos relacionados a modificaciones tributarias y presupuestarias que consideran afectan la inversión en educación y en la niñez, y supuestas afectaciones a la independencia del Poder Judicial debido a reducciones de gastos.

Otro punto cuestionado por los legisladores es una amnistía tributaria que contiene la reforma fiscal para el perdón de una parte de intereses a los morosos, que según el Gobierno pretende incentivar a los contribuyentes para que paguen las deudas.

Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica. Archivo/END

En todos los puntos, la Sala Constitucional afirmó que no hay vicios de inconstitucionalidad.

Con esta resolución los diputados podrán votar en segundo debate el plan tributario una vez que reciban el fallo completo de la Sala Constitucional, lo que podría ser la próxima semana.

La reforma fiscal convierte el impuesto de ventas del 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa, pero que gravará los servicios y algunos productos de manera diferenciada como la canasta básica con un 1 por ciento y los servicios privados de salud con 4 por ciento.

También incluye cambios en el impuesto sobre la renta, en la renta de capital, la renta global y medidas para reducir o contener el gasto público, como por ejemplo la disminución de pluses salariales y una regla fiscal.

El Gobierno pretende recaudar con la reforma cerca de un 1,2 por ciento del Producto Interno Bruto y reducir gastos en aproximadamente 2 por ciento del PIB, con el fin de paliar el déficit.

En los meses anteriores, ante la reforma fiscal, hubo protestas en Costa Rica. Archivo/END

En 2018 el déficit fiscal rondará el 7 por ciento del PIB y la deuda superará el 50 por ciento del PIB, según las proyecciones oficiales. Los sindicatos del país se oponen a esta iniciativa porque consideran que afectará a las clases medias y bajas, así como a los trabajadores del sector público.

El pasado 10 de septiembre los sindicatos comenzaron una huelga en la que aún se mantiene únicamente el gremio de educadores. El Gobierno afirma que el proyecto es progresivo y que el 80 por ciento de la recaudación fresca recaerá en el 20 por ciento de la población con mayores ingresos.