•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco de México redujo levemente su expectativa de crecimiento para 2019, cuando espera que la segunda economía de América Latina crezca entre 1.7% y 2.7%, frente a una estimación previa de entre 1.8% y 2.8%.

El banco argumentó que "existen muchos elementos de incertidumbre" sobre el desempeño económico de México el año próximo, entre ellos los detalles del paquete económico de 2019 que el nuevo gobierno tiene plazo para presentar hasta el 15 de diciembre próximo.

Se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) de México crezca un 1.9% el año próximo, una baja de tres décimas frente al 2.2% de la encuesta anterior, según la mediana del estudio de noviembre, realizado entre 31 grupos de análisis y consultoría locales y extranjeros.

Devaluación y remesas

Los analistas privados también elevaron su estimación para el nivel de tipo de cambio al cierre del 2019, lo que supone un deterioro en el valor del peso mexicano.

El pronóstico pasó de 18.90 pesos por dólar en la encuesta de octubre a 20.33 en la de noviembre.

En otro reporte, el Banco de México informó que las remesas de dinero que envían los mexicanos en el extranjero, principalmente en EE. UU., sumaron US$2,940.08 millones en octubre, un alza del 3.4% con respecto al mismo mes del año pasado.

El monto acumulado de enero a octubre fue de 27,616.59 millones de dólares, un aumento del 10% frente a los 25,109.18 millones del mismo periodo del año anterior.

Las remesas, que en el 2017 totalizaron 30,290.54 millones de dólares, son una de las principales fuentes de divisas de México, comparables con los ingresos generados por la actividad turística y las exportaciones petroleras.

Calmar a inversionistas

López Obrador dijo este lunes que su administración va a garantizar las inversiones del abortado nuevo aeropuerto de Ciudad de México, valuado en US$13,000 millones y que canceló tras una consulta popular denunciada por irregularidades.

"Yo lo que reitero es que están garantizadas las inversiones de los accionistas y que también se está llegando a acuerdos con las empresas constructoras", dijo López Obrador durante una conferencia de prensa en la mañana del lunes.

El mandatario dijo que se reunirá más tarde con su ministro de Hacienda, Carlos Urzúa, para abordar el tema.

Recompra de bonos

Hacienda anunció este lunes un plan de recompra de parte de los bonos que se emitieron para la construcción del aeropuerto, cuyo monto total asciende a US$6,000 millones.

Agregó que buscará el consentimiento de los tenedores de los bonos para hacer ciertas modificaciones a los convenios de emisión.

Analistas del Banco Santander señalaron que la medida es "solamente un retraso en la cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto para evitar que se dispare un potencial default (impago) de los bonos emitidos".

El fin de semana circuló entre la prensa mexicana un documento de la nueva administración del aeropuerto que aseguraba que la construcción de la obra que lleva un 30% de avance continuaría, lo que generó especulación de que quizá López Obrador no cancelaría el aeropuerto.

Sobre el default 

"En la medida en que la construcción continúe, los bonos no están en default. Consideramos que la actual administración está ganando tiempo para evaluar mejor las implicaciones legales de la cancelación del aeropuerto", dijo el Santander.

Gerardo Ferrando, titular del Grupo Aeroportuario de Ciudad de México, la institución encargada de la obra, dijo que no quieren dar "ninguna señal de que habrá incumplimiento de ninguno de los compromisos derivados".

Agregó, a la radio local Grupo Fórmula, que la compra de los bonos es una señal "para reafirmar que tenemos el dinero, que la fuente de pago es segura", dijo.

El funcionario afirmó que las obras continúan "porque cualquier señal de incumplimiento de cualquiera de los aspectos, nos podría hacer caer en default".

A finales de octubre, López Obrador anunció la cancelación del nuevo aeropuerto, una obra que fustigó en campaña como "faraónica".

La cancelación vino después de una consulta que realizaron su partido y organizaciones afines y que fue criticada por registrar irregularidades.

Tras el anuncio de esa cancelación, la Bolsa mexicana cayó 4.2% y el peso mexicano retrocedió 3%.