•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Agricultura, pesca, minería, energía, manufactura, enseñanza y salud fueron las siete actividades económicas que lograron mejorar su desempeño en el período de abril a septiembre de 2018 en relación a igual período del año anterior, según cifras del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), publicadas por el Banco central de Nicaragua (BCN).

Por eso, el índice solo muestra un deterioro de 4.14%, en el período de abril a septiembre de este año, en relación al mismo período del año pasado, a pesar que las otras diez actividades medidas tuvieron bajas, muchas de ellas considerables.

“Los datos del IMAE brindan información para seis meses de la crisis sociopolítica (abril- septiembre). En este período las fluctuaciones en la actividad económica son el resultado de la incertidumbre de los consumidores e inversionistas y la percepción de inseguridad en diferentes ciudades del país”, indicó la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) a El Nuevo Diario. 

La organización precisa que junto con la caída de la actividad económica,  las calificaciones de riesgo se han deteriorado y advierte que estas pueden seguir haciéndolo si la crisis se prolonga. 

END

“El riesgo país ha aumentado en los últimos meses y en la medida que la crisis se extienda es probable que las agencias calificadoras de riesgo continúen bajando la calificación del país, afectando aún más la actividad económica en general”, aseveró al entidad.

Pesca y acuicultura

La pesca y la acuicultura resaltó por su mejoría, pues su actividad aumentó un 15.13% en el acumulado de abril a septiembre de este año en relación a igual período de 2017.

La captura y producción acuícola y pesquera (camarón de cultivo y  marino, pescado y langosta) totalizó 47.11 millones de libras entre abril y septiembre de este año, este volumen representa un incremento de 12.25% en relación al mismo período de 2017 cuando alcanzó 41.97 millones de libras, de acuerdo con cifras oficiales. 

Aunque a nivel global la producción pesquera mejoró en los primeros seis meses de crisis, la captura de langostas  se redujo 72.48%, al pasar de  5.43 millones de libras  en el acumulado de abril septiembre de 2017 a 1.49 millones de libras en igual período de 2018.

Estos productos también son exportables, según la cifras del Cetrex, desde el 18 de abril cuando comenzó la crisis hasta el cierre de octubre las exportaciones de camarón de cultivo mejoraron 9.5% interanualmente, otros productos del mar no especificados evolucionaron 26.5% en el período señalado; en cambio, las ventas al exterior de langostas se redujeron 10.4%. 

“La pesca ha tenido un mejor desempeño este año por el incremento en la demanda en los mercados internacionales y la mayor producción en ciertos tipos de mariscos como camarón y pescado”, apuntó Funides. 

Minería

De acuerdo con las cifras del IMAE,  la explotación de minas y canteras en el país mejoró 5.67% en el período de abril a septiembre de este año en comparación con el mismo lapso de 2017. Las exportaciones de oro mejoraron 17%  entre el 18 de abril y el 31 de octubre al compararlo con igual período de 2017, de acuerdo a las estadísticas del Cetrex, este producto es uno de los principales que comercializa el país en el exterior.

Otras actividades

Energía y agua fue la tercera actividad de mayor mejoría interanual en el lapso de abril a septiembre, pues creció 4.69%, por su parte, agricultura, enseñanza, salud e industria manufacturera mejoraron 2.71%, 2.54%, 3.23% y 0.63%, respectivamente, en el período acumulado de abril a septiembre de 2018, en comparación al mismo lapso de 2017, de acuerdo con las estadísticas del IMAE.

Golpeados  por la crisis

Hoteles y restaurantes experimentaron el mayor impacto  dentro de las actividades analizadas en el IMAE, pues decrecieron 34.6% en términos acumulado de abril a septiembre de este año en comparación con el mismo período de tiempo de 2017.

“La caída en la actividad de hoteles y restaurantes se explica por la menor afluencia de turistas extranjeros en el país, dada la inseguridad generada a partir de la crisis sociopolítica y el cambio en el patrón de consumo de este tipo de servicios de parte de los nicaragüenses”, explica la entidad. 

La construcción vio contraída su actividad en 14.96%, en el período abril y septiembre  de 2018,  como resultado del “menor crédito disponible para el desarrollo de este tipo de infraestructura, así como de la menor disponibilidad de materiales”, informó el organismo.

Las bajas en el consumo local impactaron fuertemente en el comercio, pues esta actividad se redujo 14.04%, entre abril y septiembre de 2018 en comparación al mismo período de 2017. Al respecto, Funides explica que “la contracción del sector comercial es resultado de la reducción del comercio al por mayor y menor, a consecuencia de los menores ingresos que disponen para consumir las personas dado el aumento del desempleo y la informalidad laboral”.

El sector pecuario por su parte se redujo 8.23%, en los primeros seis meses de crisis, la caída de este período se asocia con la “menor matanza de animales y la disminución en las exportaciones de ganado en pie, principalmente en los meses de mayor dificultad en el transporte de mercancías (mayo y  junio)”, afirma el centro de pensamiento.

La intermediación financiera y el transporte y comunicaciones experimentaron golpes notorios a su actividad, pues bajaron 5.72% y 3.96%, respectivamente. 

“La reducción en la actividad financiera se explica por el retiro continuo de depósitos, y a su vez, por la contracción del crédito desde mayo. Debido a la recesión económica, las diferentes carteras de crédito han registrado una contracción importante que ha mermado el desempeño de este sector; por ejemplo, el crédito para vehículos y vivienda se ha contraído considerablemente, lo cual ha influenciado enel menor dinamismo en las ventas de ambas industrias”, explicó Funides.