•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El turismo religioso empezaba a despegar en los últimos años en Nicaragua, sin embargo, el vuelo se ha visto interrumpido de golpe a raíz de la crisis sociopolítica que estalló en Nicaragua desde abril de este año, comentaron especialistas del sector turístico consultados por El Nuevo Diario.

De 2010 al 2015, el crecimiento porcentual de turistas que ingresaron al país por motivos religiosos había alcanzado un lento crecimiento de apenas 1.3% en todo el período de cinco año, según cifras oficiales del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

A pesar de lo bajo de la cifra, era evidente que el país empezaba a valorar el potencial del turismo religioso y las tour operadoras empezaban a observar en los extranjeros un destacado interés por asistir y presenciar festividades religiosas como Semana Santa y La Purísima.

Según Silvia Levy, especialista en turismo, ese interés no surgió por casualidad entre los visitantes, sino que era resultado de la promoción conjunta que hacían las autoridades nacionales y diversas empresas turísticas para vender Nicaragua como un destino agradable para visitantes extranjeros.

Levy explicó que los extranjeros ya tenían información previa sobre las festividades de La Purísima, Semana Santa y otras festividades porque se hacía promoción y se vendía la idea de que cualquier época del año era seguro viajar  a Nicaragua.

A raíz del conflicto político-social, todo cambió. En el mes de mayo, las tour operadoras cuantificaban que el 80% de las reservaciones de paquetes turísticos habían sido canceladas, mientras que los restaurantes solo vendieron el 10 % de lo que solían percibir.

A finales de mayo, la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) hizo un llamado al diálogo, el cual hasta la fecha no ha sido reestablecido.
“Creo que deben continuarse con las campañas, y una vez superada la crisis, continuar con los retos pendientes que tiene el rubro, como mejorar el servicio, la limpieza, la higiene y que cada vez haya más personal bilingüe atendiendo a los turistas”, considera Levy.

Roberto Darce, de la directiva de la Asociación de Guías Turísticos de Nicaragua también considera necesario continuar con las campañas y promociones, a su criterio, esto ha sido una debilidad.

En Nicaragua se reportan ventas deprimidas entre los comerciantes que alimentan esta fiesta tradicional de la Gritería.

“Debe mantenerse una mayor promoción. En Costa Rica han sido constantes, por eso la gente ya sabe que cuando va a ese país, encontrará aventura, naturaleza, religión. En Nicaragua hay que vender lo que hay, lo que tenemos”, dijo Arce.

El especialista considera que el turismo religioso tiene potencial pero deben hacerse a mejoras para obtener resultados más halagadores.

“En el tema de La Purísima, por ejemplo debería elegirse una ciudad en específico. Luego seleccionar familias que sean referencias en celebración de estas fiestas y contactarlas para explicar la idea y que permitan que los turistas observen de primera mano cómo se preparan para La Gritería”, indicó Arce.

Agregó que “a los guías turísticos, que son el rostro del país, capacitarlos en el tema y que dominen el inglés. En el internet los extranjeros buscan información antes de venir, son más exigentes. El turismo religioso tiene potencial, podemos venderlo a países como España, Italia y el resto de la región centroamericana y latinoamericana. León es una ciudad atractiva, aunque en todo el país se hacen Purísimas, podría comenzarse por allí”, sugiere Arce.

Lo cierto es que mientras en México la próxima semana le sacarán provecho a su principal símbolo religioso: la Virgen de Guadalupe, acá en Nicaragua se reportan ventas deprimidas entre los comerciantes que alimentan esta fiesta tradicional de la Gritería.