•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El indicador de inflación en Venezuela alcanzó entre noviembre de 2017 y el mismo mes de este año un millón 299,724 por ciento, según datos divulgados ayer por el Parlamento de ese país, de mayoría opositora, y que ofrece esos números “frente a la opacidad” y falta de información del Banco Central (BCV).

Solo en el mes de noviembre la inflación registró 144.2%, mientras que la acumulada, de enero a noviembre de 2018 es de 702,521%, unas cifras que confirman el proceso de hiperinflación que atraviesa Venezuela desde hace 13 meses.

“Esta es la obra de Miraflores (Palacio Presidencial), esto es lo que se hace en Miraflores, destruir el poder adquisitivo de los venezolanos”, dijo al presentar los datos en una rueda de prensa el diputado opositor Rafael Guzmán, jefe de la comisión de finanzas del Parlamento.     

La inflación diaria, informa la Cámara, se mantiene en 3%, un número que se repite al menos desde septiembre pasado. 

Con estos números, la Cámara proyecta que la inflación supere con facilidad los dos millones por ciento al cierre del año, una previsión que ya hizo hace meses el Fondo Monetario Internacional (FMI), que sitúa el indicador en dos millones 500,000% al final de 2018, y en 10 millones por ciento para 2019. 

Con todo, los datos contrastan con la “desaceleración” de la inflación en Venezuela que proclamó Maduro a finales de noviembre, cuando incrementó en 150% el salario mínimo legal, que hoy equivale a poco más de 21 dólares según la tasa de cambio oficial.

En ese sentido, Guzmán dijo que el inflación se verá “afectada” en su cálculo del mes de diciembre por este ajuste salarial, aunque evitó hacer pronósticos. 

“Son ajustes salariales que nosotros creemos que se tienen que hacer, pero no basta con un aumento de salario, no es decretar los aumentos de salarios, los aumentos de salario deben venir acompañados de dinero real, no de impresión de dinero del Banco Central”, añadió. 

Gobierno oculta información

El gobierno venezolano tiene tres años sin ofrecer las cifras del comportamiento de su economía, un hecho que llevó al FMI a emitir en mayo pasado una “declaración de censura” y exigir datos al país caribeño. 

Se desconocen las cifras que entregó finalmente Venezuela al FMI, pero medios locales han especulado que se han enviado balances “maquillados”. 

Venezuela lleva más de 10 años sin someterse a la evaluación anual del FMI, al que Maduro ha acusado de ser “sicario del mundo” y responsable del “hundimiento de decenas de países”, pese a que la nación petrolera continúa haciendo uso de los derechos especiales de giros de los que aún goza en la institución.