• San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) advirtió ayer que si no se aprueba el Presupuesto General de la Nación 2019 en el tiempo estipulado, El Salvador estaría en “vísperas de una crisis fiscal de gran envergadura”.

A finales de septiembre pasado, el Gobierno de El Salvador propuso al Congreso aprobar un presupuesto nacional para 2019 por US$6,733 millones, un 23.1 por ciento más que el aprobado para 2018, y que necesitará de la emisión de deuda por US$1,407 millones para su financiación, que debe ser aprobado antes que finalice el año en curso.

El Icefi indicó, a través de un comunicado, que en “el escenario de no aprobarse (en este año) y con la obligación de pagar US$800 millones en bonos en 2019, El Salvador estaría en las vísperas de una crisis fiscal de gran envergadura”.

El ente regional también lamentó que el proyecto de presupuesto de 2019 “no se haya presentado por programas con enfoque de resultados, lo que limita la posibilidad de orientar los esfuerzos y recursos públicos (humanos, financieros y tecnológicos) a la búsqueda de resultados de desarrollo”.

Asimismo, recalcó que El Salvador “es el país peor evaluado de toda América Latina en el índice de Presupuesto Abierto, en el apartado de participación ciudadana durante el ciclo presupuestario, al obtener una nota de 6 sobre 100”.

Participación ciudadana

El Icefi urgió a la Asamblea Legislativa a establecer mecanismos que permitan la participación ciudadana en todas las fases del “ciclo presupuestario”, y a crear una comisión que conduzca el diálogo y la negociación para alcanzar un acuerdo fiscal que permita cumplir con las metas establecidas en la Ley de Responsabilidad Fiscal.

El presupuesto debe ser aprobado por mayoría calificada, 56 votos de 84 posibles, antes que finalice 2018.

De no existir acuerdo en el tiempo establecido, este sería el tercer año consecutivo en que los diputados de la Asamblea Legislativa dilatarían la aprobación del presupuesto.