•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al inicio de la década del 90, las exportaciones de Nicaragua no llegaban a los US$300 millones. 

Han tenido que pasar 28 años para que este país esté exportando más de 2,000 millones de kilogramos en productos y generando US$2,263 millones (al 31 de octubre pasado), cuenta Azucena Castillo, diputada liberal y exgerente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

Según Castillo, ha habido un antes y un después en el crecimiento del sector exportador a partir de la entrada en vigencia del tratado de libre comercio con los Estados Unidos, conocido como DR-Cafta, en 2006.

 El DR-Cafta no contiene cláusulas específicas sobre derechos humanos. Cortesía/END

Sin embargo, este TLC podría estar en riesgo luego de las constantes sanciones que ha impuesto el país norteamericano a Nicaragua, por la represión a las protestas ciudadanas y violación a los derechos humanos. Así lo consideró recientemente José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y lo confirma la entrevistada.

Castillo fue ministra de Fomento Industria y Comercio cuando se negoció el mencionado tratado y se considera que es una de las personas que más conoce sobre el tema.

Estados Unidos representa el 40% de las exportaciones de Nicaragua y más del 76% de las exportaciones de zona franca del país. ¿Qué pasaría si Nicaragua pierde ese mercado?

Sería devastador para la economía, desde el punto de vista de generación de divisas y de la creación de empleos, pues Estados Unidos, además de ser el mercado natural de Nicaragua, ofrece ventajas preferenciales para competir contra terceros gracias al Cafta, lo que hace las exportaciones de los productos y bienes nicaragüenses más competitivos en ese mercado.

No debemos ni siquiera pensar en perder el mercado norteamericano, que no solo es el destino de los principales 15 productos de exportación (café, carne, entre otros), sino también es la fuente de los mayores flujos de inversión directa y del turismo.

¿Usted realmente ve el riesgo de llegar a perder a los estados unidos como el principal socio comercial? ¿Por qué?

Si bien, la sorpresiva Orden Ejecutiva del presidente (Donald) Trump al Tesoro de los Estados Unidos va más allá de las sanciones por violaciones a los derechos humanos y corrupción, señalando a Nicaragua como amenaza para la seguridad y la política exterior de los Estados Unidos, no hay que apresurarse a pensar que se puede llegar a ese extremo, sino que el Gobierno debe propiciar un clima adecuado para disipar los ruidos internos que han tenido eco internacionalmente. Creo que Nicaragua podrá preservar su principal mercado.

Estados unidos es el mercado natural de Nicaragua. ¿Podría conseguir otro mercado que lo sustituya? ¿Qué tan complicado es?

Llegar y posicionarse en un mercado no es tan fácil como soplar y hacer botellas. A inicios de los 90, las exportaciones no llegaban a los 300 millones de dólares. Han tenido que pasar 28 años para que en Nicaragua estemos exportando 2,263 millones de dólares (al 31 de octubre pasado), exportando un total de 2,008 millones de kilogramos en productos, siempre sujetos al vaivén de los precios internacionales, pues nos basamos en exportación primaria con poco valor agregado.

Azucena Castillo. Cortesía/END

Esa es una debilidad, para darnos el lujo de abandonar nuestro principal mercado donde llegamos con ventajas preferenciales gracias al Cafta, y aun así se puede observar  que  apenas llegamos a lo sumo a 18 de los 50 estados del país norteamericano, debido a la debilidad y poca capacidad de los sectores.

Imagínese que Nicaragua tiene varios importantes TLC, que nos dan acceso a un mercado de más de 1,300 millones de habitantes, y sin embargo no podemos  aprovecharlos por no poder llegar con la eficiencia, calidad y seguridad alimentaria que  exigen mercados como la Unión Europea por ejemplo.

Pensar en mercados sustitutos en el corto o mediano plazo como Rusia, Taiwán, Chile, México es ser muy optimista. Venezuela que funcionó como el segundo mercado, está terminado.

China Continental, si bien se ha abierto a importar azúcar de Nicaragua, es un mercado de ocasión por el momento.

Tienen los TLC cláusulas sobre respeto a los derechos humanos ¿las tiene el DR-Cafta? ¿Qué dice específicamente al respecto?

No. El DR-Cafta no contiene cláusulas específicas sobre derechos humanos, pero se debe entender que como todos los TLC, en el marco de la OMC, todos los países tienen compromisos comunes firmados en materia de derechos humanos, y podrían derivar medidas argumentadas bajo el irrespeto a la democracia o a los derechos humanos. Ese es un tema para dilucidar según se trate como una excepción en solución de controversias.

¿Hay un antes y un después del DR-Cafta en Nicaragua? ¿Cómo ayudó este tratado a impulsar las exportaciones del país?

Claro. Es obvio ver el cambio a tan solo un escaso año de entrar en vigencia. En ese año todavía no se había hecho el trabajo de ajustes, que dicho sea de paso todavía no se ha realizado. Las exportaciones de Nicaragua crecieron en unos US$300 millones, y ahora al 30 de octubre y a pesar de la crisis, se había exportado US$904 millones a Estados Unidos, siguiéndole muy distantes como segundo, tercer y cuarto mercado, los países centroamericanos: El Salvador con US$228.5 millones; Costa Rica, US$110 millones y Guatemala, US$100 millones. De allí para abajo, los otros 96 destinos tienen cifras menores.

Nicaragua necesita al mercado norteamericano como también se necesita la cooperación internacional. Cortesía/END

Pero no solo es por el lado de las exportaciones, también hay que ver cómo las importaciones vienen beneficiando a los consumidores con una variedad y diversidad de servicios y bienes con mejores precios, calidad para todos los gustos y capacidad económica. Además que se incide en la competitividad interna puesto que la industria nacional se ha venido superando para no dejarse desplazar del mercado local.

Otro aspecto importante es la inversión. Es la mayor  fuente de inversiones y de transferencia tecnológica.

¿Cómo cree usted que el Gobierno de Nicaragua puede preservar el DR-Cafta y el mercado estadounidense?

El Gobierno en su mejor interés debe de sentarse a dialogar para que la paz y el sosiego retornen al país. El mundo está esperando señales positivas, los sectores productivos necesitan un clima amigable para los negocios, el sistema financiero necesita recuperar su ritmo, como también la construcción, el comercio, el turismo, que han sido los más golpeados, los consumidores y la ciudadanía en general necesitan recuperar su capacidad de compra y sus empleos. 

En fin, Nicaragua necesita al mercado norteamericano como también se necesita la cooperación internacional y las donaciones de los gobiernos amigos.

¿Quién es?

Azucena Castillo es diputada liberal.

Durante ocho años, Castillo se desempeñó como gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

La experta en mercados internacionales también desempeñó el cargo de ministra de Fomento, Industria y Comercio en 2006 y de presidenta del Fondo de Inversión Social (FISE), entre otros cargos públicos.