• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Las reservas internacionales brutas (RIB) descendieron US$641.4 millones entre marzo y noviembre, al pasar de US$2,892 millones (equivalentes a 5.65 meses de importación) a US$2,250.6 millones (4.46 meses de importación), reveló el Banco Central de Nicaragua (BCN) en la última semana.

Las RIB acumuladas hasta noviembre indican un retroceso de 4 años, por ser un monto similar al registrado en diciembre de 2014, cuando logró los US$2,276.2 millones, lo que el BCN calificaba como un monto “récord”.

A partir de mayo, las caídas mensuales no se detuvieron, y junio fue el mes de mayor reducción de las RIB al reportar el BCN la merma de US$248.1millones.

END

Un seguimiento en las variaciones de las reservas internacionales permite observar que la reducción de noviembre es la más baja de todo el año, porque de octubre a noviembre solo se perdieron US$9.5 millones. Al mismo tiempo es notorio que la pérdida de reservas ha mostrado una desaceleración desde septiembre, cuando se perdieron US$145.1 millones, pero al mes siguiente la pérdida fue de US$41.5 millones.

Pérdida de empleo

Al iniciar 2018, organismos nacionales y extranjeros proyectaban que Nicaragua tendría un crecimiento por encima del 4% este año; sin embargo, las consecuencias de la crisis sociopolítica que inició el 18 abril y tuvo como detonante las reformas al sistema de seguridad social, obligaron a ajustar a la baja las perspectivas con un decrecimiento de 4% en comparación con 2017.

END

El año inició con 911,104 trabajadores inscritos en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Mes a mes esta cifra fue decayendo, las reducciones más pronunciadas se dieron en el período de la crisis. Entre marzo y octubre el país perdió 142,760 puestos de trabajo formal. El 94% (134,347 asegurados) fueron despedidos entre marzo y agosto, según las estadísticas del mercado laboral, divulgadas por el BCN.

Los sectores más afectados con despidos entre marzo y octubre son el comercio, que según el INSS abarca a hoteles y restaurantes, con una reducción de 50,507 plazas; los servicios comunales, sociales y personales con 25,551 empleados menos; el sector agropecuario, silvicultura, caza y pesca perdió 24,735 puestos de trabajo; y la industria manufacturera experimentó una reducción en su mano de obra de 11,806 colaboradores.

END

El Cosep y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) proyectan que de marzo a diciembre 453,000 trabajadores fueron despedidos, de los cuales 137,000 todavía estarían desempleados.

Estas organizaciones indican que del total de despidos de marzo a diciembre, 157,000 corresponden al sector comercio, 74,000 de hoteles y restaurantes y 52,000 de la construcción.

El PIB

Desde 2012, el PIB del país había registrado tasas de crecimiento superiores al 4%; sin embargo, ahora los organismos financieros internacionales advierten que la crisis del país contrajo la actividad económica, incrementó el déficit público y dificultará la obtención de fondos para contrarrestarlo.

Para 2019, las perspectivas son poco halagadoras. La Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal) prevé una contracción de 2%, según el “Balance Preliminar de las Economías de América Latina” presentado en la segunda semana de diciembre.

“Ante el escenario de una profunda incertidumbre con respecto del desempeño económico de Nicaragua durante 2019, asociada a los problemas sociopolíticos que el país ha vivido desde abril de este año, la Cepal proyecta una contracción del PIB de un 2.0%”, justifica el informe.

END

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) se encuentra en números negativos desde mayo, lo que indica que interanualmente la actividad económica se ha estado contrayendo, especialmente en sectores orientados al consumo interno. En junio, la reducción se situó en 11.2% y al cierre de septiembre (las estadísticas más recientes) la actividad de la economía cerró con una contracción de 4.3%.

Los sectores más afectados por la crisis son hoteles y restaurantes, comercio y construcción. Para los dos primeros, el mayor impacto se experimentó en junio con bajas de 45.8% y 24.6%. La construcción registró su mayor baja en julio, 28.5%.

END

En términos acumulados, de abril a septiembre de este año en comparación con el mismo período de 2017, la actividad hotelera y restaurantera disminuyó 34.6%, la construcción vio contraída su actividad en 14.96% y el descenso en el comercio fue de 14.04%, influido por las bajas en el consumo local.

La llegada de turistas a Nicaragua se redujo 31.9% en relación al 2017, al pasar de 1.9 millones de visitantes el año pasado a 1.3 millones en 2018, según las proyecciones.

Los indicadores económicos de este año, indican un retroceso de 4 años, según datos del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Otra de las actividades de consumo interno golpeada fue la venta de vehículos nuevos. Según las tendencias analizadas por el Cosep, se venderán solo 6,500 vehículos, 61% menos que el volumen vendido en 2017, cuando sumó 16,695 vehículos.

END

Comercio exterior

El sector exportador también se encuentra afectado. Se esperaba que las exportaciones crecieran entre 6% y 10%; sin embargo, este año cerrará con una reducción entre el 1% y 2%.

De enero a octubre de este año las exportaciones de Nicaragua cayeron 2%, reportándose ventas por valor de US$2,262 millones, mientras que en el mismo período de 2017 alcanzaron los US$2,302 millones, según el Centro de Trámites para las Exportaciones (Cetrex).

Los depóstitos

Unos C$36,049 millones en depósitos han salido del Sistema Financiero Nacional (SFN) entre marzo y septiembre, según el Informe Financiero del BCN.

Entre marzo y junio fueron retirados C$23,030.3 millones, según indican las estadísticas. Más del 70% de los depósitos son en moneda extranjera (dólares) y estos fueron los de mayor reducción en septiembre.

END

“Los depósitos en moneda extranjera, que representan el 74.3% del total, disminuyeron 16.3% en relación al año pasado. En relación a los depósitos en moneda nacional, se observó un reducción de 7%”, indica el informe financiero correspondiente a septiembre de este año.

El córdoba se devalúa 5% anual, por lo que se mantuvo estable, al inicio del año cada dólar se intercambiaba por C$30.79, mientras que al terminar diciembre el tipo de cambio promedio será de C$32.33 por cada dólar.

Standard& Poor’s (S&P) expone que el descenso de reservas internacionales, combinadas con el sistema cambiario vuelven más vulnerable a la economía nicaragüense.

END

“La disminución de las reservas internacionales de Nicaragua este año, junto con el régimen de tipo de cambio controlado, subraya su vulnerabilidad a potenciales presiones de liquidez externa”, puntualizó su reporte publicado a inicios de noviembre.

Calificaciones de riesgo

Tres calificadoras internacionales que evalúan el riesgo financiero del país bajaron sus calificaciones para Nicaragua, pasaron de evaluar con perspectivas estables e incluso positivas a tendencias negativas.

S&P brindó en noviembre una calificación de “B-” con perspectiva negativa, al igual que la agencia Fitch Ratings, por su parte Moody’s emitió su último juicio en junio y otorgó la calificación de “B” estable, anteriormente la mantenía en “B2” positiva.

END

La agencia S&P rebajó en tres ocasiones sus calificaciones en el contexto de la crisis, el primero fue en junio al pasar de “B”+ con perspectiva estable a “B+” con perspectiva negativa; el siguiente cambio ocurrió en julio al rebajarlo a lo dejó en “B” Negativa y en noviembre cerró en “B-” Negativa.

END

Fitch Ratings en junio bajó su puntuación de B+ Estable a B Negativa y este se redujo hasta B- negativo en septiembre.

Las bajas en las calificaciones de la agencias se justifican debido a la crisis que ha dejado centenares de muertos y deterioro en las cuentas públicas y en la actividad económica del sector privado.