• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Solo tres países centroamericanos experimentaron incrementos en los flujos de inversión extranjera directa (IED), en el primer semestre del año, de acuerdo con cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicadas en diciembre y datos de la balanza de pagos de Nicaragua, publicados por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Al final de la lista se encuentra Nicaragua, como el país centroamericano con menor inversión, US$428.4millones, mientras que en el mismo período del año pasado el país captó US$559.7 millones, en un año la IED se redujo 23.45%, según las cifras.

END

Anteriormente el país contaba con un buen clima de negocios caracterizado por la seguridad ciudadana, y estabilidad macroeconómica.

Sin embargo, debido a la crisis política que inició en abril, estas condiciones han cambiado drásticamente e impera un ambiente de incertidumbre. La Cepal explicó recientemente en su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2018 que la situación para Nicaragua, en relación a las inversiones, continuarán siendo negativas en 2019, mientras el país no retorne a la certidumbre.

“Se esperan serias dificultades en relación con el acceso al financiamiento internacional y el ingreso de inversiones si no se restablecen la confianza y la certidumbre económica en el país”, expone el informe.

En otros países

En Guatemala la IED del primer semestre alcanzó los US$546 millones, 4% menos que en el mismo periodo de 2017 cuando percibió US$573 millones. Según la Cepal, los principales inversionistas en Guatemala son de origen estadounidense y mexicano.

Aunque la inversión extranjera fue menor, este año las inversiones internas en Guatemala incrementaron 2.7% debido al “comportamiento favorable de la construcción de obras de ingeniería civil por parte de la administración pública y por el incremento en la inversión de bienes de capital importados que son destinados a la industria, telecomunicaciones y construcción”, refiere la Cepal.

Por su lado, las inversiones panameñas mostraron una reducción de 12.7%, cerrando el primer semestre de 2018 en US$2,450 millones.

En Costa Rica los flujos de IED sumaron U$1,658 millones, monto similar al recibido en el primer semestre de 2017, cuando se reportó US$1,654 millones, a pesar de que el país atraviesa problema fiscales y cambiarios.

El vecino del norte (Honduras) logró una mejora interanual del 4.1% en los flujos de IED, hasta alcanzar los US$620 millones, debido a la reinversión de utilidades de los empresarios en varios sectores de la economía.

“Los flujos de inversión extranjera directa (IED) — impulsados por la reinversión de las utilidades en el país, en actividades como maquila, servicios y transporte, almacenaje y comunicaciones— sumaron US$620 millones al primer semestre de 2018, monto 4.1% superior al recibido en el mismo período de 2017”, detalla la Cepal en su informe.

El Salvador registró inversiones por el orden de US$812 millones para un 13.1% más que en el mismo período de 2017. “La IED alcanzó los US$812 millones y un crecimiento interanual del 13.1%; la mayor parte correspondió a la industria (US$272 millones), incluidos los sectores de confección, fabricación de cemento y bebidas”, apunta el documento de la Cepal.

Este año El Salvador decidió romper relaciones diplomáticas con Taiwán e iniciarlas con China. Según la Cepal este cambio “constituirá el marco para promover el comercio, la inversión y la cooperación científica y técnica. Con ello, este país(China) podría convertirse en el segundo mercado más importante para las exportaciones salvadoreñas después de los Estados Unidos”.

Otro factor que incidirá positivamente en las inversiones, es el proyecto de ley de la zona económica especial, que busca potenciar la región suroriental de El Salvador, lo que alentará inversiones con incentivos fiscales y no fiscales.