•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las economías de Honduras, Costa Rica y Panamá desacelerarán su ritmo de crecimiento, mientras Guatemala y El Salvador crecerán a tasas mayores a las alcanzadas en 2017, mientras que solo Nicaragua experimentará una severa contracción económica que se extenderá hasta 2019, según los pronósticos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), divulgados recientemente en el documento denominados Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2018.

El crecimiento esperado  de la economía de Panamá en 2018 será de 4.2%, con esto se convierte en la economía con mayor crecimiento en el istmo,  aunque será menor a la registrada en 2017 cuando la economía canalera  creció 5.3%. 

Los factores que influyeron en el crecimiento de 2018 fueron el menor dinamismo de  varios sectores económicos y una huelga promovida por los trabajadores de la construcción que se extendió por 27 días y finalizó el pasado 18 de mayo. 

END

“El menor crecimiento respecto de lo esperado obedece a una pérdida generalizada de dinamismo en diversos sectores de la economía nacional, como telecomunicaciones, comercio, turismo y hoteles, afectados por los mayores costos de energía y el fortalecimiento del dólar. Lo anterior se vio reforzado por la prolongada huelga de los trabajadores del sector de la construcción”, explica la Cepal.

 Costa Rica

Costa Rica tiene previsto crecer 3% en 2018, porcentaje menor alcanzado en 2017 cuando fue de 3.3%.  El menor ritmo de su  crecimiento se explica por el incremento de déficit fiscal, desaceleración de la demanda  interna y  problemas cambiarios.

“La demanda interna experimentó una desaceleración debido al aumento de las tasas de interés y a la menor confianza del consumidor, derivada de un creciente déficit fiscal que se situará en torno al 7% del PIB (6.2% en 2017)”, explica la Cepal.    

 El descenso de la actividad económica en el país del sur implica que la tasa de desocupación ascienda a 9.8%  este año, mientras que en 2017 este indicador cerró con 9.1%.

El Gobierno Central costarricense registró una caída  de 1.1% en los ingresos públicos obtenidos en los primeros nueve meses del año,  sin embargo los gastos totales en ese mismo periodo incrementaron 3.5%., el impacto más severo lo registró el gasto de capital con una baja de 14.6%.Al igual que Panamá, Costa Rica experimentó  una huelga promovida por los trabajadores públicos que  se oponían a la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas, que transforma el impuesto general sobre las ventas en un impuesto sobre el valor agregado, con una tasa de 13%, así como varias tarifas reducidas para un grupo de bienes y servicios, entre ellos la canasta básica. Con la Ley aprobada en diciembre, el déficit público se reducirá entre dos y tres puntos porcentuales del PIB “una solución temporal a las necesidades financieras del gobierno central”, califica el organismo regional.

Los factores que influyeron en el crecimiento de 2018 fueron el menor dinamismo de  varios sectores económicos. Archivo/END

Triángulo norte

Honduras cerraría 2018 con un crecimiento en su economía de 3.7%, el segundo más alto de Centroamérica. El año pasado creció 4.8% y la baja ahora se explica por “una menor entrada de divisas en el país, producto de una reducción en el flujo de remesas, así como una disminución en el valor de las exportaciones netas (exportaciones menos importaciones)”, apunta la Cepal.  

El país enfrentó a mediados de julio una  huelga de  transportistas impulsada por la inconformidad  por los precios de los combustibles. Los transportistas exigían una reducción de estos precios.  En el contexto de la huelga, hubo dos paros y bloqueos en varias carreteras de ese país.  

A pesar de esto, la tasa de desempleo abierto (personas sin empleo pero disponibles para trabajar) llegará al 5.7% de la población económicamente activa en 2018,  esto representa una reducción de 1.5 puntos porcentuales respecto a 2017.

La economía guatemalteca mejorará este año 2.9%, debido al “crecimiento del consumo privado, estimulado por las remesas, y en menor medida la inversión interna”. Las remesas familiares sumaron US$7,687.4 millones en los primeros 10 meses del año, mostrando un crecimiento de 12.6% en relación a igual periodo de 2017 cuando alcanzaron los US$6,825.6 millones, esta evolución fue impulsada por el dinamismo del mercado laboral de los Estados Unidos.

Las inversiones internas  progresaron tanto de la parte pública como la privada  debido a la construcción de obras de ingeniería civil y a la importación de bienes de capital enfocados a las telecomunicaciones y construcción. 

La tasa de crecimiento económico de  El Salvador alcanzó el 2.4%, gracias a factores internos, como el aumento del crédito a los hogares y las empresas, y la expansión del gasto; y por los factores  externos que significó el mayor flujo de remesas y una demanda externa dinámica, según explica la Cepal.

Nicaragua, unico país del istmo con crecimiento negativo

Nicaragua fue el país con el cambio más drástico. De ser en 2017 el país con mayor crecimiento económico en Centroamérica, con una tasa de 4.9%, ahora en 2018 será el único país de la región en decrecer. La Cepal proyecta para este país una contracción económica  de 4.1%.

“(El decrecimiento) se relaciona con la complicada situación sociopolítica actual, que ha tenido implicaciones directas e indirectas sobre diversas actividades económicas, principalmente el turismo, el comercio y el sector pecuario”, refiere  la Cepal. 

A pesar de esto, la tasa de desempleo abierto (personas sin empleo pero disponibles para trabajar) llegará al 5.7% de la población económicamente activa . Archivo/END

Los sectores más afectados por la crisis son hoteles y restaurantes, comercio y construcción.  Para los dos primeros sectores, el mayor impacto lo experimentaron en junio con bajas de 45.8% y 24.6% respectivamente. La construcción registró su mayor baja en julio, 28.5%, de acuerdo con las cifras del índice Mensual de actividad Económica (IMAE).

En el contexto de la crisis, los ingresos públicos también se vieron afectados, al reducirse un 8.2% durante el periodo de enero a agosto en comparación con el mismo tiempo de 2017. Debido a estas reducciones este año los ingresos públicos del BCN representarán el 17.2% del PIB, 1.5 puntos porcentuales menos que en 2017, cuando representaron el 18.7% del PIB. 

La persistencia de los desafíos en materia de financiamiento internacional  se ve agravada por la aprobación de sanciones por parte del Congreso de los Estados Unidos que limitaría el financiamiento multilateral.