•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Nicaragua, a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), autorizó la emisión de bonos físicos por un valor de 60 millones de euros, según el Acuerdo Ministerial 17-2018, publicado en La Gaceta del 24 de diciembre de 2018.

Estos instrumentos públicos tienen como fecha de emisión el 25 de noviembre de este año y su vencimiento es el 25 de noviembre de 2025 y la tasa de interés es de 7%.

 Nicaragua compra más petróleo en EE. UU.

A finales de octubre de este año, se publicó en La Gaceta la aprobación para la creación de Bonos de la República de Nicaragua (BRN) en euros por un valor de 105 millones. Esta fue la primera emisión en euros del país, era desmaterializada, con una tasa de interés de 8.25% y un plazo de 7 años, cuya fecha de emisión data del 25 de septiembre de este año y expira el 25 de septiembre de 2025.

El gerente general de la Bolsa de Valores de Nicaragua, Gerardo Argüello, dijo que estos bonos en físicos son una novedad porque el país ya había adoptado los títulos desmaterializados, y desconoce qué incentivos puede tener una emisión de esta naturaleza.

“Esto se había suspendido. De hecho, se establece que en los mercados organizados se transan valores desmaterializados, esta es una novedad. No tengo idea de qué razones justificarían esa decisión. Todo lo que diga sobre eso es especulación; no me explico por qué están haciendo eso, pues, no hay nada más seguro que títulos desmaterializados”, declaró Argüello a El Nuevo Diario vía telefónica.

Retroceden

En el año 2010, el MHCP adoptó la desmaterialización de bonos para que los inversionistas, en vez de tener en su poder un bono de papel, los manejaran dentro de un sistema electrónico de alta seguridad, a cargo de la Central Nicaragüense de Valores (Cenival) que controla las anotaciones en cuenta y la custodia de los valores.

 Crecimiento económico en Centroamérica es disparejo

Los mecanismos electrónicos garantizan seguridad, confianza y agilidad en las transferencias de valores, impidiendo que haya casos de pérdidas o robo de los bonos en papel, han dicho especialistas.

En el caso de la emisión publicada el 24 de diciembre, el inversionista que decida adquirir uno de esos bonos puede desmaterializarlo, se deshace del bono físico y obtiene una cuenta en la Cenival para que allí se acrediten los bonos adquiridos.

Características

Las emisiones de bonos desmaterializados por 105 millones de euros y la física por 60 millones de euros corresponden al “Plan de Emisiones de Valores Gubernamentales de la Tesorería General de la República del año 2018”.

El dinero resultante de la colocación de bonos, el Gobierno podrá destinarlo al “financiamiento de déficit fiscal o refinanciación de deuda pública”, indica la información oficial.

 Crisis en Nicaragua bota precio de alquileres

 Según lo expuesto en el artículo ministerial, los bonos en físico que tienen un valor unitario de 1,000 euros, podrán colocarse a través de ventanilla o colocación directa.

Este último es un mecanismo para títulos físicos que consiste en una negociación directa con el inversionista, sin la participación de entidades o intermediarios financieros.

El 25 de noviembre de 2025 es la fecha en que vencen los bonos pagaderos en euros.

El sistema de ventanilla implica que el participante solicitará los montos que desea obtener al precio limpio establecido por el Comité de Operaciones Financieras (COF).

Esta clase de títulos son “al portador”, quien tenga en su poder el título es sujeto de los beneficios y responsabilidades del bono; tienen forma rectangular, están impresos en papel y tinta de seguridad, además de otras medidas de protección correspondientes a esta clase de valores, explica el acuerdo.

En cuanto al carácter de los bonos “al portador”, Gerardo Argüello opinó que “no es bueno”, por los riesgos que conlleva. Explicó que como principio general, en la Bolsa de Valores no se transan bonos en físico, salvo ciertos casos que deben ser estudiados previamente para su aprobación.

 Crisis de Nicaragua impacta en exportaciones de Costa Rica, según empresarios

“También, en La Gaceta hay una regulación de colocación directa que establece que los títulos se pueden colocar de forma directa o en ventanilla, todo eso sin intervención de intermediario financiero; es decir, la colocación primaria no pasaría por la Bolsa de Valores. Los (bonos) físicos no se transan en la Bolsa, tendría que haber una autorización especial, por el momento nada de eso está autorizado por la Bolsa, y habría que estudiarlo”, afirmó Argüello.

El 25 de noviembre de 2025 es la fecha en que vencen los bonos pagaderos en euros.

Además del nombre “Bono de la República de Nicaragua”, el instrumento contiene lugar y fecha de la colocación, prestaciones y derechos que confiere el título, fecha de emisión, vencimiento y tasa de interés, y las firmas del Ministro de Hacienda y del Tesorero General de la República.

Los títulos físicos serán entregados al inversionista por medio de comunicación oficial, una vez que se verifique que este depositó el valor del bono en las cuentas bancarias del MHCP. Cuando llegue el plazo de vencimiento, el MHCP realizara la redención del instrumento por medio del Banco Central, en su calidad de agente financiero.

Bonos y reforma

En la última reforma al Presupuesto General de la República (PGR) de 2018, se autorizó que el MHCP emitiera C$9,035.3 millones más en BRN. Los 60 millones de euros emitidos en papel corresponden a C$2,232.32 millones, al cambio oficial, y deben formar parte de lo expuesto en la reforma.

 ​​Zonas francas no generarán los 130,000 empleos que se proponían

Sin embargo, tampoco “queda muy claro, si son parte de los 105 millones (de euros), y los van a colocar directo. No brindaron una información previa a La Gaceta y, además, lo publicaron el 24 de diciembre, no hay mucha información”, comentó Gerardo Argüello, gerente general de la Bolsa de Valores.

El 25 de noviembre de 2025 es la fecha en que vencen los bonos pagaderos en euros.

El economista independiente Luis Murillo indicó que estos bonos implican un nivel de endeudamiento mayor para el país y reflejan la preocupación del Gobierno por solventar el déficit del Presupuesto General de la República que asciende a C$1,807.7 millones.

“Estos bonos representan más deuda a futuro. Es una medida para tratar de mantener la liquidez de la economía. ¿Con este nivel de riesgo quién va a comprar? Les está preocupando el financiamiento del PGR. Tienen tres fuentes de financiamiento, donaciones, préstamos y emisión; están buscando fuertemente la tercera opción”, declaró.