•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nuevo ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, designado por el flamante presidente Jair Bolsonaro, afirmó este miércoles que la reforma a las jubilaciones será “el mayor desafío” de su país y señaló la posibilidad de llevarla a cabo rápidamente.

“La reforma de las jubilaciones es el primer y mayor desafío que debemos enfrentar. Si lo logramos en dos o tres meses, tendremos diez años de crecimiento sostenido por delante”, dijo Guedes al asumir el cargo.

Brasil “fue corrompido por el exceso de gastos y dejó de creer por el exceso de gastos”, expuso Guedes, formado en la Escuela de Chicago, cuna del neoliberalismo.

“La reforma de las jubilaciones es la clave para corregir ese problema”, insistió.

Advirtió asimismo de que en caso de que esa polémica reforma no consiga avanzar, la carga del régimen de jubilaciones y pensiones seguirá creciendo, chocará con el techo de gastos adoptado por el gobierno del expresidente Michel Temer y ese momento los legisladores estarían bajo fuerte presión.

Economía abierta

Ratificando el programa electoral de Bolsonaro, Guedes enumeró cuatro puntos: “Abrir la economía, simplificar impuestos, privatizar, descentralizar los recursos y enfocarse en las cuestiones sociales”.

Los mercados celebraron este miércoles con fuertes alzas la llegada del ultraderechista Bolsonaro al poder. La Bolsa de Sao Paulo llegó a subir más de 4% antes de ceder algo de terreno, hasta 3.4% media hora antes del cierre. 

Sube confianza empresarial

Un estudio divulgado por el centro privado de estudios económicos Fundación Getulio Vargas, un día después de la investidura como nuevo presidente de Brasil del ultraderechista Jair Bolsonaro, indica que el índice de confianza de los empresarios en la economía brasileña subió en diciembre a su mayor nivel desde 2014.

Bolsonaro ha prometido impulsar un modelo económico totalmente liberal.

De acuerdo con el estudio, el Índice de Confianza Empresarial (ICE) subió un punto porcentual en diciembre y alcanzó los 95.9 puntos, el mayor nivel desde marzo de 2014 (97.8 puntos), impulsado por la recuperación de la economía brasileña en 2017 tras dos años de profunda recesión. 

La economía brasileña se contrajo un 3.5% en 2015 y un 3.5% en 2016, con lo que completó dos años seguidos de crecimiento negativo, algo que no ocurría desde la década de 1930.