•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El grupo económico más grande de Colombia, Grupo Aval, propietario en Nicaragua del Banco de América Central (BAC), recibió un duro golpe al cerrar el año 2018 porque se conoció formalmente una investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos contra el proyecto Ruta del Sol II, más un fallo en primera instancia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que impuso una severa sanción a los socios de la concesionaria Ruta del Sol, incluida la empresa Episol, filial de AVAL.

En diciembre pasado también se dio a conocer el nombramiento de Leonardo Espinosa Quintero como fiscal ad hoc, por la Corte Suprema de Justicia.

Según la revista colombiana Semana, los tres hechos, aunque independientes entre sí, tratan de establecer si el Grupo Aval tuvo algún conocimiento o participación en las actividades ilegales del consorcio de la construcción brasileño Odebrecht.

El Grupo Aval pertenece a Luis Carlos Sarmiento, considerado aún como el hombre más rico de Colombia, con una fortuna de alrededor de US$10,100 millones, aunque el medio especializado Bloomberg indicó recientemente que Sarmiento perdió US$2,400 millones en el 2018.

El caso Odebrecht salpica a muchas empresas en Latinoamérica. Archivo/END

Un reportaje de Semana hace énfasis en que la investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos “tiene por objeto establecer si hay pruebas de que el Grupo Aval tuvo conocimiento, encubrió o participó en los sobornos de Odebrecht”.

“Como el Grupo Aval está en la Bolsa de Nueva York desde septiembre de 2014, las autoridades de ese país tienen la facultad de investigarlo. Al Tío Sam no le interesan Otto Bula ni el Ñoño Elías. Busca establecer si un grupo empresarial que cotiza en Wall Street ha incurrido en alguna actividad irregular”, señaló la publicación colombiana.

LA SOMBRA DE ODEBRECHT

La revista señala que ha resultado difícil descifrar la trama de los sobornos de Odebrecht, pero la cifra podría andar por los US$50 millones. “Estos estarían repartidos por mitad entre tráfico de influencias para ganar contratos y aportes a las campañas políticas para tener amigos en el poder”, indica.

En el embrollo se encuentran, según Semana, dos empresas controladas por Odebrecht, en las que Sarmiento, del Grupo Aval, es socio minoritario. Estas giraron buena parte de esos sobornos: Consorcio Ruta del Sol SAS, la concesionaria, y Consol, la constructora.
Otra empresa vinculada al Grupo Aval, mencionada en esa publicación es el holding Corficolombiana.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca (centro de Colombia) sancionó por más de 800,000 millones de pesos colombianos a un grupo de empresas y personas involucradas en el escándalo de Odebrecht y la Ruta del Sol II. “Una de estas fue Episol, filial de Corficolombiana y del Grupo Aval”, precisa la revista Semana en su reportaje, indicando que es una empresa muy importante en el sector de infraestructura del país.

Directivos del Grupo Aval, en el año 2011. Archivo/END

“La sentencia en otro punto declara responsable por corrupción no solo a la concesionaria de la Ruta del Sol, sino también a sus socios: Odebrecht, el grupo Solarte y Episol, la filial de Corficolombiana. Y los sanciona con inhabilidad por 10 años para contratar con el Estado”, explica la publicación.

La empresa Episol anunció que apelará ese fallo.

CAEN LAS ACCIONES

El Grupo Aval ha resentido todos esos problemas. Según Semana, en los últimos cinco meses del 2018, en la bolsa de valores la acción del Grupo Aval ha caído alrededor del 20%, la del Banco de Bogotá (también de Aval) ha bajado en 17% y la de Corficolombiana, en 35%.

“Un día después de que se conoció el fallo del Tribunal de Cundinamarca que plantea la millonaria indemnización, la acción de Corficolombiana cayó 8.2%”, ejemplificó la revista.

A pesar de esos resultados en el mercado bursátil de los bancos del Grupo Aval y su holding Corficolombiana, habrían terminado el 2018 con muy buenos balances, por los buenos resultados que obtuvieron en otros períodos del año.

El Grupo Aval terminó con muy buenos balances el 2018. Cortesía/END

Semana también hace referencia a campañas en las redes sociales que invitan a la gente a retirar sus ahorros del Grupo Aval, que “no han tenido un impacto importante”.

Aunque los números no reflejen una afectación importante del Grupo Aval, porque, según la publicación, el mismo Luis Carlos Sarmiento estaría recomprando las acciones de las empresas al estar tan baratas, el Grupo Aval pasa por una tormenta y la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca tendrá implicaciones graves para dos sectores clave de la economía colombiana: la infraestructura y el sector financiero.