• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) no está participando en la mesa de negociación del salario mínimo, y darán a conocer una posición oficial la próxima semana.

“Cosep no está (participando) en la negociación y la próxima semana daremos a conocer una posición”, informó Carlos Rostrán, del departamento de Relaciones Públicas de la organización empresarial.

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), afirmó a El Nuevo Diario que no fueron invitados a la negociación de este año, y que en este momento resulta irrisorio pensar en salarios mínimos cuando la economía se encuentra en una situación tan delicada.

“Ellos no nos han convocado. Creemos que este es un momento en que se debe resguardar la mayor cantidad de empleos posible”, indicó.

Las negociaciones del salario mínimo para este año dieron inició el jueves en el Ministerio del Trabajo (Mitrab), con la presencia de los representantes sindicales y del sector público.

El Cosep tradicionalmente ha sido una de las partes negociadoras representantes del sector privado, esta institución está conformada por 27 cámaras y asociaciones de empresarios, según consta en sus registros.

Pymes, afectadas

Cadin atendía a unas 1,500 pequeñas y medianas empresas, de las cuales 200 se vieron obligadas a cerrar, debido a la crisis sociopolítica, según los datos a noviembre. Maltez expone que un potencial incremento en los salarios resultará más perjudicial para su condición actual.

“Puedo decir que las pymes que están organizadas a Cadin están muy mal, han venido cerrando. Hoy tuve una reunión de pymes y estamos viendo cómo ayudarles. Con solo el hecho de pensar que vas a aumentar más salarios, obviamente es una manera más de afectarlas. Hasta noviembre, de las 1,500 pymes habían cerrado alrededor de 300”, dijo.

Este año será el primero, en el último quinquenio, en el que se negociará el salario mínimo en un contexto de una economía en decrecimiento.

El año pasado cerró con un descenso en el producto interno bruto de 4% y con una inflación de 3.96%. Para la fijación del salario mínimo se toman en cuenta la sumatoria de la tasa de crecimiento y de la inflación, lo que daría lugar a un coeficiente negativo (-0.11%), se podría predecir que en este año no habrían incrementos.