•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El incremento observado en los últimos días en el precio internacional del petróleo implica un riesgo para una economía “muy sensible” como la de Nicaragua, opinó el economista Alejandro Aráuz.

Este martes, el valor del crudo alcanzó los US$52.57, por barril. El precio de ese producto viene subiendo en las últimas semanas desde los US$45.5, que tenía el pasado 21 de diciembre.

En opinión del economista Aráuz, la economía de Nicaragua está supersensible a cualquier alteración de precios y costos.

“Las unidades productivas, en todos los órdenes, están trabajando en su punto de equilibrio, en el límite de su punto de equilibrio o por debajo de su punto de equilibrio. Entonces, cualquier aumento de un bien transversal en el proceso productivo, como por ejemplo la energía, los combustibles, el agua potable, los salarios, entre otros, afecta a las empresas y a la economía en general”, explicó Aráuz.

De acuerdo con el economista, las oscilaciones recientes del crudo se deben a una ralentización de la economía mundial, especialmente por el lado de China. Además de las presiones de los países petroleros por recuperar el valor del crudo.

“Los precios del petróleo han sido volátiles desde agosto (2018), debido a factores que influyen en la oferta, como la política estadounidense sobre las exportaciones de petróleo de Irán y, más recientemente, temores de una moderación de la demanda mundial”, manifestó el FMI en su reciente informe sobre las perspectivas de la economía mundial.

Aráuz dijo que el alza del petróleo afecta en general a todos los países, pero mucho más a un país “estresado” como Nicaragua.

Además, refirió que las empresas de este país se están enfrentando a otros problemas como el bloqueo o atrasos en la entrega de sus productos en las aduanas y a la misma burocracia estatal, que se ha incrementado.

Afortunadamente, según Aráuz, los organismos internacionales, como el FMI y el Banco Mundial, han pronosticado que ese incremento en los precios del petróleo no será permanente.

En su más reciente informe, el FMI proyectó que los precios promedio del petróleo se situarán “apenas por debajo de US$60, el barril, en 2019 y 2020”.