• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Las empresas tendrían solo cinco días después del cierre de mes para pagar el impuesto del valor agregado (IVA), establece la reforma del numeral 1, del artículo 139, de la Ley de Concertación Tributaria (Ley 822).

sta propuesta, presentada el lunes por el Gobierno, dejaría a las empresas del país sin liquidez, al obligarlas a pagar en cinco días lo que actualmente se realiza en un plazo de 15 días, advierten economistas consultados.

La ley actual establece que “en la enajenación de bienes, prestación de servicios o uso o goce de bienes, el pago (del IVA) se hará mensualmente a la Administración Tributaria dentro de los quince (15) días subsiguientes al período gravado o en plazos menores”.

Pero, en la reforma propuesta obliga a que “en la enajenación de bienes, prestación de servicios o uso o goce de bienes, el pago se hará mensualmente a la Administración Tributaria, a más tardar el quinto día calendario subsiguiente al período gravado, o en plazos menores conforme se establezca en el Reglamento de la presente ley”.Cortesía/END

Por ejemplo, si el Parlamento aprueba esa reforma, el IVA de febrero se pagará el 5 de marzo, en vez de ser el 15 de este mes. “Ahí lo que tiene es un impacto en el flujo de efectivo de las empresas. Estas ya no podrían maniobrar con ese dinero en esos 10 días, sino que tendrían que desembolsarlo en cinco días o antes”, explicó Benjamín Hernández, experto en temas fiscales y miembro del Colegio de Contadores Públicos.

Genera iliquidez

Róger Arteaga, exdirector general de ingresos (DGI), dijo que con esa medida el Gobierno le agrega iliquidez a las empresas porque “en vez de poder utilizar 10 días más ese dinero en la producción, se les está obligando a que lo paguen. Eso es quitarle liquidez a las empresas y eso lo que hace es profundizar la recesión económica del país”.

Hernández señaló que esa medida “afecta el flujo de efectivo de las empresas”.

Arteaga afirmó que el Gobierno está imponiendo “de manera desesperada” una serie de medidas tributarias, como la mencionada, para cubrir el déficit presupuestario por la falta de fondos que no podrán obtener por otras vías.

END

“Es para cubrir el déficit que le dejan los desembolsos de préstamos que no se van a dar”, dijo Arteaga.

El sector privado del país catalogó como grave esta reforma, porque ocasionaría la quiebra de muchas empresas y enviaría al desempleo a miles de nicaragüenses.

Según Róger Arteaga, con la reforma fiscal el Gobierno “pretende castigar al sector privado y al pueblo nicaragüense”.

Remesas

El Gobierno aclaró este martes que las remesas familiares no serán gravadas, tal como aparecía en el documento de la propuesta de reforma distribuido el lunes.

“Las remesas son intocables, no se van a gravar, no existe ningún impuesto, no hay nada que vaya a reducir las remesas”, señala un comunicado del Parlamento emitido el martes.

El diputado del partido gobernante y presidente de la Comisión Económica, Wálmaro Gutiérrez, explicó: “Fue un error humano, al teclear mal el numeral que deroga la exención a las remesas… Hago la aclaración al pueblo, no hay impuestos para las remesas”.

“Ellos están diciendo que es una mentira, pero lo cierto es que en el artículo 4 de la iniciativa de ley dice que se deroga el numeral 7 del artículo 79”, señaló el especialista en temas fiscales, Benjamín Hernández.