• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), manifestó que los planes de implementar una reforma tributaria que promueve el gobierno de Nicaragua, “lejos de alcanzar su finalidad recaudatoria, lo que hará es profundizar la recesión económica, el deterioro social, acelerar la quiebra de empresas, incrementar el desempleo y fracturar más aún al país”.

“La pretensión del gobierno de implementar una ley de reformas a la Ley de Concertación Tributaria en medio de la aguda crisis socio-política y económica que vive el país, resulta un total contrasentido”, señala la Canatur a través de un comunicado divulgado este jueves.

El comunicado agrega que para los empresarios del turismo se convierte en una responsabilidad ante Nicaragua y los nicaragüenses rechazar enérgicamente esta iniciativa de ley de reformas tributarias, debido a “su total improcedencia en el momento histórico que nos ha tocado vivir desde el mes de abril del año recién pasado”.

Al señalar sobre el grave deterioro de la industria turística, Canatur señala que esta pasó de ser la más dinámica de la economía, con un crecimiento sin precedente del orden del 30% con respecto a las divisas generadas en el 2017, a ser la más duramente impactada por la crisis socio política que vive el país desde el 18 de abril pasado.

Por lo cual, calificaron como una “aberración pretender implementar una reforma que viene a extraer la poca liquidez que queda en las empresas y que tendrá efectos devastadores en las mismas provocando mayor desempleo”.

Canatur detalló que los efectos de la crisis, además de dejar al 75% de las empresas en estado de sobrevivencia, ha dejado a las empresas “realizando enormes esfuerzos y sacrificios para sostener sus operaciones y los empleos”.

“Contrario a buscar una solución al problema que originó la disminución de los ingresos del estado, que es netamente política, el Gobierno recurre a una medicina cuyos efectos contractivos llevarán a la muerte del paciente, que hoy se encuentra en estado crítico”, expresa el comunicado de la Canatur.

Entre los impactos que estas reformas tendrán en la industria turística nacional, la cámara turística menciona los siguientes:

1- El turismo interno se verá reducido a su mínima expresión al incrementarse los costos de todos los servicios por el incremento en los precios de los productos alimenticios, bebidas, energía, combustible, productos de limpieza, higiénicos, uniformes, etc.

2- Desestimulará a las empresas propiciando el cierre de muchas ante el golpe demoledor del aumento del IR.

3- Reducción de la competitividad de Nicaragua como destino de pensionados y rentistas al aumentar el ingreso mínimo requerido.

4- Desestímulo a nuevas inversiones al elevarse el costo de la retención en la transmisión de bienes inmuebles.

5- Las Pymes turísticas se verán afectadas ante el inmediato incremento de los costos de operación de las empresas y la falta de liquidez de las mismas.

La Canatur señala que "en conclusión estas medidas, a las cuales se agregan las reformas del INSS que elevan la cuota patronal 3.5 puntos porcentuales y el incremento de más de un 3% en el costo de la energía, asestan un tiro de gracia a la ya agonizante industria turística en general, sean estas pequeñas, medianas o grandes. Todo esto repercutirá en el cierre de más empresas y con ello mayor desempleo afectando duramente a las familias y a la población en general".

"Por las consecuencias que esta reforma tendrá podemos señalar que se trata de una reforma confiscatoria. Nuestra Constitución Política prohíbe los impuestos confiscatorios y esto sucede cuando por causa de dicha medida recaudatoria se produce el cierre de operaciones de las empresas", concluye el comunicado de la Canatur.