•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las empresas maquiladoras del régimen de zona franca tendrán que aportar anualmente más de US$20 millones adicionales al seguro social, luego de que entraran en vigencia, el pasado 1 de febrero, las reformas al Reglamento de la Ley de Seguridad Social, afirmaron fuentes del sector privado.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), y Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), señalaron que esas reformas tendrán un fuerte impacto en el empleo de las empresas de zona franca.

 Funides prevé caída económica de 7.3%

“Nosotros creemos que el aporte nuestro al INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) adicional va a andar entre US$20 millones y US$25 millones anualmente. Ese es el costo de la reforma. Así, se nos van a aumentar los costos como sector”, explicó García a El Nuevo Diario.

En Nicaragua, existen 192 empresas de zona franca, las cuales brindan trabajo a más de 120,500 personas.

Según Dean García, 75 empresas pertenecen al sector textil y de confección, de las cuales 40 son grandes y 35 medianas, que manejan planillas semanales de entre US$80,000 y US$350,000.

 FMI inicia visita Nicaragua para evaluar sistema financiero

Esas empresas generan alrededor de 70,000 empleos directos, dijo el director ejecutivo de Anitec.

Aguerri aseveró que entre todos los trabajadores del sector de zona franca aportarán US$4.3 millones más al INSS, como consecuencia de la reforma que aumenta en 3.5 puntos porcentuales la cuota patronal y en 0.75 puntos la de los trabajadores.

El presidente del Cosep dijo en una entrevista televisiva que las empresas de zona franca tienen contratos firmados con base en precios internacionales y, por tanto, no podrán trasladar el incremento de los costos a sus clientes.

El director ejecutivo de Anitec dijo que las empresas están tratando de renegociar ese incremento con sus clientes, que son compañías extranjeras. Estas les han respondido que podrían asumir parte de los costos, pero les han advertido que reducirían los pedidos y darán a hacer los productos en otro país con un menor costo de producción.

Eso, según García, traerá como consecuencia la reducción de empleados.

Más informalidad

Según cifras oficiales, el sector de zona franca no tuvo pérdida de mano de obra como consecuencia de la crisis sociopolítica que empezó en abril pasado, pero García dice que esta vez sí está latente el riesgo de que muchos trabajadores se queden sin empleo, por el mayor aporte al seguro social.

“El efecto de esto es práctico, las empresas tendrán menores volúmenes de producción, por lo tanto, también tendrán que recortar empleos para adecuarse. No es algo antojadizo de las empresas, es un efecto práctico y directo de esa medida que ha tomado el Gobierno”, enfatizó el director ejecutivo de Anitec.

 Exportaciones de Nicaragua a Europa comenzaban a despegar

José Adán Aguerri comentó que con la reforma al seguro social, que también afecta las pensiones de los nuevos jubilados, lo que está haciendo el Gobierno es tratar de poner un parche al problema del INSS, sin resolver el problema con sostenibilidad.

José Adán Aguerri

Alertó que esas medidas obligarán a las empresas a prescindir de sus trabajadores y regresarlos al mercado informal.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) informó que la contracción económica del país en el 2018 incrementó el problema de sostenibilidad financiera del INSS, debido a la reducción en el número de asegurados.

 FMI viene a revisar el sistema financiero

“Para 2018, se estimaba que el INSS tenía una necesidad de financiamiento de C$4,607 millones (después de donaciones). Este problema se agravará en 2019 de continuar la crisis, pues el Gobierno proyecta que el déficit para este año será de C$8,772 millones”, indica el centro del pensamiento en su "Informe de Coyuntura 2018".

Trabajadores y empleadores pagarán más al INSS.

Las cifras oficiales indican que más de 140,000 asegurados salieron de las estadísticas del INSS, en el contexto de la crisis política y socioeconómica del país. “Aunque esta reducción en los afiliados también disminuía los gastos asociados a las ramas de riesgos profesionales y enfermedad-maternidad, no fue suficiente para compensar la disminución de ingresos”, asevera Funides.

El centro de pensamiento económico considera que las reformas al seguro social promoverán la creación de actividades de menores ingresos y hasta la informalidad, “lo cual exacerbará el problema financiero del INSS”.