•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La  creciente demanda de plátano que se registra en Honduras, El Salvador y Costa Rica, ha mejorado en los últimos cinco meses el semblante de los productores rivenses, ya que el precio de esta fruta refleja una mejoría a raíz de las ventas a estos tres países.

Martin Aburto, productor del municipio de Belén y facilitador de las importaciones que realizan hondureños y salvadoreños, aseguró a El Nuevo Diario que la exportación de plátanos les ha permitido mejorar el precio de la fruta, pese a estar en plena cosecha.

“Con las ventas a los países vecinos se ha evitado abarrotar el mercado nacional, que en años anteriores ocasionaba la caída del precio, pero esta temporada no ha sucedido este fenómeno debido al buen comportamiento de las exportaciones hacia Honduras, El Salvador y Costa Rica”, expresó.

Un camión cargado con plátanos se dispone a salir de la isla de Ometepe hacia El Salvador. Lésber Quintero/ END

Dijo que la fruta de mayor tamaño se está comercializando a Honduras y El Salvador en C$3.50 y la mediana a C$ 2.80  y que la tendencia es que suba de precio, debido a que están cosechando en temporada de verano y los productores requieren de sistemas de riego para asistir sus plantaciones.

Agregó que también hay que agregar que  la cosecha de la Isla de Ometepe está cerca de finalizar y que por ende, se reducirá la oferta.

El buen momento de los productores rivenses inició a partir de septiembre, cuando empezaron las importaciones y  el principal proveedor de la temporada es  la Isla de Ometepe.

“Solo de la Isla de Ometepe  salían entre septiembre y diciembre 60 camiones con 3.7 millones de plátanos a la semana con destino a Honduras y El Salvador, pero a medida que la cosecha se va exportando, la cifra viene en descenso a partir de enero”,  relató  Aburto.

Una variedad de plátano de Rivas es bien demandada por los salvadoreños. Lésber Quintero/ END

A partir enero, el envió de fruta fresca a Honduras y El Salvador supera las 2.2 millones de unidades por semana  y otra cantidad aún no especificada es exportada a Costa Rica para procesos de industrialización.

Donald Obregón, productor del municipio de Buenos Aires, explicó que él fue uno de los que vendió su cosecha a Costa Rica, “pero yo comercialicé la fruta en kilo, no por unidad, ya que de esta manera  se vende parejo el  plátano”, afirmó.

Dijo que en enero exportó desde su finca dos contenedores por semana  que  contenían una carga de 120,000 unidades y agregó que el precio por kilo se cotizó en 32 centavos de dólar.

Otro productor y comerciante de plátanos que prefirió omitir su nombre confirmó que semanalmente envía a Costa Rica 180,000 unidades en mallas que contienen 90 frutas.

El camionero salvadoreño Alberto Guerrero, es uno de los conductores que llegan constantemente a Rivas para trasladar las cargas de plátano a su país y según sus palabras, la fruta que se cosecha en la Isla de Ometepe es la más apetecida por los cuscatlecos.

Las exportaciones de plátano a Costa Rica, El Salvador y Honduras han mejorado en los últimos tres años. Lésber Quintero/ END

“El plátano de la Isla de Ometepe es muy cotizado en los mercados por su contextura y su dulce sabor y se consume principalmente cuando comienza a madurar. Otra bondad es que consume poco aceite a la hora de freírse”, puntualizó  el salvadoreño.