• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne) advirtió este viernes sobre un posible quiebre y cierre de empresas en ese sector, en el caso de que se apruebe una polémica iniciativa de reforma a la Ley de Concertación Tributaria.

“Estas reformas que se pretenden imponer sobre los productores agrícolas, ganaderos, industriales, consumidores y pueblo en general, llevarán a la quiebra y cierre de empresas, a más desempleo en el campo y la ciudad, la destrucción de la economía y un acelerado aumento de la pobreza de la población”, vaticinó Canicarne en una declaración pública.

La carne vacuna es de los principales productos de exportación de Nicaragua. Archivo/END

Por tanto, esa Cámara lamentó que el Gobierno haya presentado una reforma fiscal de carácter recaudatorio y hecho modificaciones a la seguridad social, y las pretenda instaurar "sobre la economía nicaragüense, ya suficientemente quebrantada".

La carne vacuna es uno de los principales productos de exportación de Nicaragua.

El Gobierno de Nicaragua presentó la semana pasada en el Parlamento, controlado por el Frente Sandinista (FSLN), el partido oficial, una propuesta de reforma a la Ley de Concertación Tributaria que eleva el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto Selectivo al Consumo, así como las rentas de actividad económica, de capital y ganancias, en medio de la crisis sociopolítica y económica que sufre el país desde abril pasado.

El incremento del Impuesto sobre la Renta a las grandes empresas, que pasarían de pagar un 1 a un 3 por ciento, y a las empresas medianas, que del 1 por ciento pasarán a pagar el 2 por ciento, está entre las principales propuestas del Ejecutivo, que busca recaudar recursos tras la fuerte caída de la economía a causa de la crisis.

Nicaragua depende en su economía del sector ganadero. Archivo/END

También incrementa en un 1.5 por ciento el impuesto a las exportaciones, cuyo monto actual depende de cada producto; y los servicios pagados en el exterior pasarán del 15 al 25 por ciento.

Mientras, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) ordenó aumentar la cuota de las empresas y de los empleados en 3.5 y 0.75 puntos porcentuales, respectivamente, a partir del 1 de febrero pasado.

La economía de Nicaragua podría bajar entre 7.3 y 10.9 por ciento en 2019, según estimaciones de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).