•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) le revocó este 8 de febrero la autorización de realizar oferta pública de los valores de renta fija a la financiera Financia Capital y mandó a la Bolsa de Valores de Nicaragua y a los puestos de bolsa del país, a informar sobre esa decisión, para el conocimiento de los inversionistas.

Según la Siboif, la financiera no podrá cumplir con algunos compromisos de pago.

En la resolución, la entidad reguladora en Nicaragua señala que el pasado viernes los representantes de Financia Capital le informaron “que no procederán con el pago del principal de los vencimientos de los bonos programados para los días 8 y 10 de febrero del corriente año, debido a la falta de disponibilidad de fondos para honrar sus obligaciones”.

La Siboif agregó en esa resolución “que en consecuencia, (Financia Capital) citará a los inversionistas para presentarles un plan de pagos por la totalidad de los valores en poder del público”.

El Nuevo Diario supo extraoficialmente que en primera instancia la financiera no pudo cumplir un pago por el monto de US$500,000 el pasado viernes y que el otro pago al que se refiere la Siboif sería de alrededor de US$1 millón.

Este sábado, El Nuevo Diario intentó contactar a directivos de esa empresa, pero no respondieron los correos electrónicos enviados. Además, visitamos sus oficinas, pero un guarda de seguridad aseveró que no trabajan los fines de semana.

La Bolsa de Valores de Nicaragua publicó el mismo 8 de febrero la resolución de la Siboif.

Deterioro financiero

La Siboif otorgó en diciembre de 2016 a Financia Capital la autorización para ofrecer al público valores estandarizados por un monto US$8 millones.

De acuerdo con la información financiera que justifica la decisión de otorgarle esa autorización, la financiera contaba con disponibilidades en efectivo y activos convertibles suficientes para atender sus pasivos totales.

Sin embargo, este 8 de febrero la calificadora de riesgo SC Riesgo Rating Agency también informó que decidió “disminuir la calificación de riesgo de Financia Capital debido a que se ha presentado un deterioro fuerte y repentino en los indicadores de calidad de cartera y en los índices de liquidez, por lo tanto, la capacidad de pago del emisor se ha limitado sustancialmente para el pago de las emisiones dentro de los términos y plazos pactados”.

A finales de diciembre de 2018, esa misma calificadora de riesgo señaló que era positivo que Financia Capital tuviera una diversificación de cartera de crédito en diferentes sectores y una diversificación de fuentes de fondeo, así como bajo nivel de endeudamiento, acorde a las metas de crecimiento de la entidad, entre otras ventajas.

Pero le advirtió de varios retos a tomar en cuenta, como establecer estrategias para hacer frente a los efectos negativos de la crisis sociopolítica del país, contener el deterioro en la calidad de la cartera de crédito, mantener una gestión de cobro eficiente, entre otros.

En su informe, SC Riesgo señaló que “durante el segundo semestre de 2017 y primer trimestre de 2018, Financia Capital mantenía un comportamiento creciente de su estructura financiera. Sin embargo, a partir del segundo trimestre del 2018, dicha estructura se contrajo por el impacto de la crisis sociopolítica que enfrenta actualmente Nicaragua”.

De acuerdo con la calificadora de riesgo, la liquidez de la empresa se basaba a lo largo de los últimos años en la tenencia de efectivo en caja y bancos y en inversiones.

Por el conflicto sociopolítico de Nicaragua, descendieron considerablemente (87% de forma semestral) el dinero en caja y bancos, “debido a la suspensión de desembolsos de las fuentes de fondeo, poca recuperación de préstamos por cobrar y el pago de obligaciones con instituciones acreedores de recursos y de las emisiones de valores”.

Además, según el informe a septiembre de SC Riesgo, la cartera de crédito se incrementó en los meses más dramáticos de la crisis, ya que varios clientes con préstamos PYME utilizaron sus líneas aprobadas para capital de trabajo de sus negocios.

En ese momento los créditos estaban formalizados, pero no se los habían desembolsado y los clientes hicieron uso de su línea de crédito.

Dejó de ser IFIM

Financia Capital dejó de ser una de las Instituciones Financieras Intermediarias de Microfinanzas (IFIM), ya que el pasado 18 de diciembre comunicó que inscribiría a la Comisión Nacional de Microfinanzas (Conami) debido a que la actividad crediticia se había visto afectada por la crisis sociopolítica del país.

La empresa operaba bajo el nombre de “Financia IFIM” y aseguró en una comunicación a la Conami que su cartera fue trasladada a su casa matriz Financia Capital el pasado 28 de noviembre. Asimismo, informó del despido de todo su personal.

“Al 31 de diciembre del 2018, los resultados netos arrojan una pérdida después de impuestos de C$11.6 millones. Nuestro patrimonio se ha reducido de C$17.4 millones a C$5.8 millones durante el período, para una reducción del 67%. Actualmente nos encontramos en proceso de cancelar nuestros pasivos con proveedores para descontinuar nuestras operaciones”, expresa la comunicación.

EL CASO CREDIFACTOR

Financia Capital es la segunda entidad financiera que recibe una revocación de parte de la Siboif para seguir emitiendo valores en Nicaragua.

El pasado 25 de octubre, es decir, en menos de cuatro meses, la entidad reguladora del Estado le quitó la autorización para emitir oferta pública de valores a la empresa de factoraje CrediFactor, la cual tampoco pudo cumplir unos compromisos de pago acordados para el día anterior.

Mauricio Pierson Stadthagen, presidente ejecutivo de CrediFactor, explicó en ese entonces que la situación del país desaceleró el ritmo de recuperación de cartera que venía registrando la empresa, la que se fondeaba con la emisión de bonos en los que invertían particulares.

¿Qué son valores de renta fija?

Según la BDVN, los valores de renta fija son títulos de crédito que representan una obligación a cargo del emisor. El inversionista que adquiere esta clase de instrumentos recibe periódicamente los intereses, y al finalizar el plazo del título, la compañía emisora regresa al inversionista el monto de su inversión.