•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para el productor de plátano y caña de azúcar, Michael Healy, el Gobierno quiere imponer una carga económica demasiada alta al sector agropecuario, que ya tiene problemas de cambio climático, falta de financiamiento e invasiones de tierras, entre otros.

“Es una decisión que no debió haber tomado el Gobierno. Es entrar a una situación que después no va a tener respuestas, porque al final de cuentas se va a disminuir el consumo, se va a incrementar la pobreza y prácticamente se convierte en un círculo vicioso, en el cual todos los nicaragüenses vamos a salir perjudicados”, dice Healy, quien es presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Las reformas, que están siendo dictaminadas en la Asamblea Nacional, gravarían con alrededor del 20% los insumos, materias primas, equipos y maquinarias usadas en el sector agropecuario, porque varios de esos productos tendrían que pagar el impuesto al valor agregado (IVA) del 15% y el Derecho Arancelario a la Importación (DAI) del 5%.

¿Cómo se espera que sea el próximo ciclo agrícola, si se aprueban las reformas tributarias impulsadas por el gobierno?

Antes que todo, nosotros creemos que las reformas de la Ley de Concertación Tributaria están fuera de lugar. El mes de enero ha sido bien movido en las decisiones económicas que está tomando el Gobierno. Se instaló la negociación del salario mínimo, se reformó el decreto del seguro social y mandaron a la Asamblea Nacional la propuesta de reforma tributaria.

Cuando analizamos todas esas medidas que está impulsando el Gobierno, antes que todo, lo que vemos es una señal que quiere desvirtuar el problema político que está afectando al país y hacerlo un problema económico, cuando verdaderamente lo que tenemos es un problema de institucionalidad y es en lo que tenemos que enfocarnos. Por el momento, del salario mínimo no ha habido ninguna noticia. Sí vimos que el decreto de la reforma al INSS ya fue publicado en La Gaceta y ha venido a ponerle más carga al sector privado, especialmente al sector formal.

Ya sobre la reforma tributaria, nos hemos tomado la iniciativa de analizar cuáles son los efectos que tiene en el sector agropecuario y lo que hemos concluido es que se va a gravar con impuestos a todo el sector agropecuario, haciendo que se incrementen los costos, que perdamos competitividad en la región (Centroamérica).

Además, crea una carga económica más y demasiada alta para el sector agropecuario, un sector que ya tiene problemas de cambio climático, falta de financiamiento, entre otros. De manera que esa reforma vendría a asegurar que el sector agropecuario salga del juego.

Usted me lo ha descrito como un golpe directo al sector agropecuario, pero ¿hay algo así como un impacto indirecto que los va a afectar más?

Primero que todo, la reforma afecta al sistema financiero, a las casas comerciales, las exportadoras y a las microfinancieras, que son todas las fuentes de financiamiento del sector agropecuario.

Entonces, en primera instancia, el financiamiento ha quedado muy reducido, por lo tanto, sabemos que no habrá tanto financiamiento para el ciclo agrícola. Por el otro lado, creemos que las reformas tributarias vendrán a gravar la mayoría de la canasta básica, va a incrementar los costos de compra de los consumidores y ahí es donde creemos que el impacto es demasiado grande, más de lo que considera el Gobierno.

La solución es sentarnos a dialogar, buscarle una salida en conjunto a la crisis política para poder, una vez que lleguemos a acuerdos con ese diálogo, sentarnos a ver la parte económica. Mientras tanto, no. Además, están incrementando los costos de las exportaciones, le están poniendo una carga y el problema que tenemos es que nosotros, como país, no influimos en los mercados internacionales.

Internamente se transfiere ese incremento de costos al producto, dígase arroz, frijoles, papa, todos los productos de consumo de la canasta básica. Creo que 22 productos de la canasta básica son del sector agropecuario.

Todas estas medidas sí afectan al sector agropecuario, pero a quien más afectan es al consumidor final. Y en el sector exportador perdemos competitividad y mercados, debido a que los precios se fijan con la Bolsa de Valores de Nueva York, no con los precios internos del país.

Entonces, con altos costos en nuestros productos, no podríamos competir y nos sacarían del juego. Por eso te digo que es una falacia, porque la reforma afecta a toda la cadena, o sea, al productor, consumidor, distribuidor. Y al final de cuentas lo que se va a lograr es despidos laborales, porque un montón de productores van a quebrar, debido a que no se les va a permitir ser competitivos. Ahorita lo que se está buscando con estas medidas es perjudicar la seguridad alimentaria de los nicaragüenses.

El gobierno dice que la reforma afecta más a los empresarios más grandes.

La reforma tributaria, creo, es una decisión que no debió haber tomado el Gobierno. Es entrar a una situación que no va a tener respuestas después, porque al final de cuenta se va a disminuir el consumo, se va a incrementar la pobreza y prácticamente se convierte en un círculo vicioso, en el cual todos los nicaragüenses vamos a salir perjudicados.

Michael Healy, presidente de Upanic. Jorge Ortega/END

No es cierto que sea una medida para los más grandes. Ya te lo dije anteriormente, este es un costo que se le transfiere al producto y quien pagará los platos rotos de la reforma es el consumidor, al final de cuentas se va a crear mayor pobreza en el país.

¿Y a los pequeños productores, que son la mayoría, también le afectaría la reforma?

Sí, pero si lo vemos por sectores. Por darte un ejemplo, es cierto que la mayoría de los productores en el sector cafetalero y ganadero son pequeños, pero no hay que olvidar que el 80% de la producción de café está en manos del 20% de los productores, que son los más grandes.

En lo que hay que enfocarse con el pequeño productor es cómo volverlo más productivo. Es decir, deberíamos enfocarnos más en capacitaciones a los productores pequeños y crearles condiciones para que tengan mayor rendimiento en sus cultivos y mayor remuneración.

Los productores en el sector cafetalero y ganadero son pequeños, pero no hay que olvidar que el 80% de la producción de café está en manos del 20% de los productores, que son los más grandes. Archivo/END

Esa es la salida para ellos, pero desgraciadamente la reforma también los viene a afectar, porque generan muchos de los 22 productos de la canasta básica que están siendo gravados. Actualmente no se gravan. Entonces, lo que trata la reforma es hacer desaparecer el sector agropecuario.

Según el gobierno, las cámaras empresariales han estado llegando a las consultas en la asamblea nacional. ¿Upanic ha asistido?

No. Eso es falso. Es falso que las cámaras estén llegando ahí. Yo tengo entendido que las empresas internacionales han llegado y le han dicho al Gobierno que si pasa esta ley se van a retirar del país.

Al final de cuentas lo que van a hacer es quitarle dinámica a la economía del país con esta reforma y, como ya te dije, los más perjudicados serán los consumidores.

El sector agropecuario tiene un gran peso en la economía del país. ¿comete un error el gobierno al afectarlo de esa manera?

Nosotros decimos que todos los nicaragüenses nos acordamos por lo menos tres veces al día del sector agropecuario: a la hora del desayuno, del almuerzo y la cena.

El sector agropecuario es uno de los motores de esta economía y al quitarle combustible a este motor, porque eso es de manera figurada lo que harán esas reformas, prácticamente lo que pasará es que se detendrá el desarrollo de este sector. Archivo/END

El sector agropecuario es uno de los motores de esta economía y al quitarle combustible a este motor, porque eso es de manera figurada lo que harán esas reformas, prácticamente lo que pasará es que se detendrá el desarrollo de este sector. Los productores se saldrían de este negocio, porque nadie va a sembrar para perder.

La reforma elimina las exenciones para los sistemas de riego. ¿cuál será el impacto de esa decisión?

Afecta a todo lo que tiene que ver con el sector agropecuario. Todo lo que tiene que ver con sistemas de riego, importación de maquinaria, repuestos… A todo eso se le gravará hasta con un 20%.

Toda esta tecnología que podemos importar de otros países tendrá un impuesto. Entonces, lo que va a provocar es entorpecer a este sector. Aquí más bien deberíamos de crear facilitación para poder desarrollarlo e incrementar la productividad y la competitividad.

Nicaragua es uno de los países más rezagados en temas de riego en la agricultura. ¿qué pasaría al aplicarse esa reforma?

Vos sabés que aquí vivimos con la espada de Damocles en la nuca por el tema del cambio climático y una de las tecnologías más importantes para mitigar en la agricultura el cambio climático son los sistemas de riego.

Al venir y ponerle un impuesto de alrededor del 20%, se incrementan en 20% todas esas tecnologías y si hoy por hoy no son tan accesibles a los productores, lo que va a pasar con ese impuesto es hacerlos totalmente inaccesibles para todo el sector.

Es una tecnología totalmente necesaria para el desarrollo de la agricultura en este país. Aquí estamos hablando de que apenas entre 3% y 4% de las fincas tienen sistema de riego y deberíamos estar trabajando en incrementar los sistemas de riego, por el problema del cambio climático.

En Nicaragua, el agricultor sabe que puede sembrar, pero no si va a cosechar porque un invierno demasiado errático, o una sequía, saca del juego a ese productor y con esta medida de la reforma tributaria se están incrementando esos riesgos. Archivo/END

En Nicaragua, el agricultor sabe que puede sembrar, pero no si va a cosechar porque un invierno demasiado errático, o una sequía, saca del juego a ese productor y con esta medida de la reforma tributaria se están incrementando esos riesgos.

¿Cuáles otros problemas afectan el sector agropecuario en estos momentos que se aproxima el inicio del ciclo agrícola?

El sector productivo ha tenido otras amenazas, tenemos las invasiones de tierras, tenemos la confiscación de esas fincas de los productores, que al día de hoy solo la mitad se ha podido devolver y no tenemos noticias.

 Reforma fiscales perjudicaría exportaciones de caficultores nicaragüenses

Prácticamente, un productor que quería venir a invertir, a poner un negocio en Nicaragua, se está sacando del juego por la inseguridad de la tenencia de la tierra. Es decir, podemos ver entrar a un grupo de gente a invadirte una finca y no hay una respuesta del Gobierno; y es un derecho constitucional que el Gobierno vele por la seguridad de nuestras propiedades.