•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una hora después de iniciada la negociación política entre el Gobierno y la Alianza Cívica (sociedad civil y empresarios), el plenario de la Asamblea Nacional aprobó este miércoles la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, con 69 votos a favor, 15 en contra y 5 abstenciones, lo que fue interpretado como un golpe del gobernante Frente Sandinista (FSLN) al sector privado del país. 

La diputada de la minoría opositora en el Parlamento, Azucena Castillo, calificó estas reformas como populistas, porque castigan a grandes contribuyentes que son los que generan mayor empleo formal.

“Se sintió el sesgo político para castigar a una parte de la población que paga las contribuciones sociales del 80% del sector formal y cargan el peso de las exportaciones. A un país en recesión no se le puede hacer eso porque esta reforma llevará a endurecer la situación económica”, destacó la legisladora liberal.

END

Explicó que los diputados sandinistas, una mayoría progubernamental, “aprobaron la ley con algunas mociones que eran para arreglar ciertos detalles, pero ninguno de peso; parte de las mociones atendieron los requerimientos que habían hecho ciertas empresas como las de factoraje y los puertos libres que están en los aeropuertos, que habían quedado fuera”.

Castillo señaló que resultaba incongruente la aprobación de esta reforma “en el momento que empezaba el diálogo, que está buscando darle una salida a la crisis, que es lo que tiene fregada a la economía; por eso, vemos con extrañeza la aprobación de esta reforma, no es congruente cuando se está buscando una salida política”.

Diferentes sectores económicos han criticado esta reforma, cuyo fin es recaudar más impuestos, porque aumentará los costos de las empresas, causará más desempleo y encarecerá servicios y productos básicos, incluidos alimentos de alto consumo de la población.

Los diputados ante la Asamblea Nacional aprobaron este miércoles la reforma a la Ley de Concertación Óscar Sánchez/END

La reforma incrementa del 1% al 3% el pago mínimo definitivo del impuesto sobre la renta (IR) para las empresas grandes, lo que reduciría el número de grandes contribuyentes.

Sin veto

Antes de ser publicada en La Gaceta, Diario Oficial, la Reforma Fiscal deberá pasar a la Comisión de Estilo para que le haga una “redacción consolidada de todo esto, para que quede claro”, explicó Castillo.

El diputado Jimmy Blandón, jefe de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), dijo que “la Asamblea Nacional no tiene un período perentorio para publicar la ley, puede ser cualquier día, pero entrará en vigencia hasta que se publique”.

En un escenario hipotético, si el Gobierno decidiera modificar o revertir esta reforma, la vía legal sería mediante otra reforma presentada por el Poder Ejecutivo, porque ya no es posible que el presidente de la República vete la reforma, afirmó Blandón.

En el artículo 131 se modifican los gravámenes del impuesto selectivo de consumo .Jorge Ortega/END

En las discusiones del plenario, el presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, el sandinista Wálmaro Gutiérrez, introdujo mociones que reformarían, al menos, nueve puntos del artículo primero, aspectos del artículo segundo y los artículos cuarto y sexto.

Entre los cambios efectuados por Gutiérrez en el artículo primero, destaca el incremento de la tasa de retención definitiva de las rentas del trabajo, contenidas en el artículo 24 que actualmente es de 20%, pero con la reforma pasa al 25%.

BCIE presta 100 millones de dólares a Costa Rica para reactivar economía

Según el parlamentario sandinista, su moción busca evitar discriminaciones en relación a otros países de la región centroamericana.

En el artículo 131 se modifican los gravámenes del impuesto selectivo de consumo (ISC), que afectan a productos como el agua gaseada, bebidas a base de pulpa de frutas y las realizadas a partir de concentrados artificiales.

Una reforma en el artículo 274 exonera mediante listas taxativas todos los bienes agrícolas de carácter exportables que no sean sometidos a transformación y envase, mediante compras locales; por la importación de insumos, materias primas y bienes intermedios para la producción primaria de los bienes finales exentos. Es decir, la cadena productiva también queda exenta.

 Colaboración de José Isaac Espinoza