•  |
  •  |
  • END

La decisión de postergar por dos años la aprobación de una reforma tributaria, afectará a un sector de los trabajadores asalariados, ya que en dicho proyecto de ley se incluiría elevar el techo de exención del Impuesto sobre la Renta, IR, para quienes ganan 50 mil córdobas al año y llevarlo hasta 100 mil córdobas.

José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, dijo que en la propuesta Agenda 2009 que recientemente entregaron al gobierno, incluyeron el respaldo de la organización empresarial a la elevación del techo del IR para los asalariados, porque tendría un impacto beneficioso para una parte de los trabajadores, superior al aspecto positivo que representa el incremento del salario mínimo.

Sin embargo, dijo que saben que el gobierno está considerando que los trabajadores beneficiados serían una pequeña parte, dado que en la mayoría de ellos está el sector informal y que elevar el techo del IR a los asalariados significaría unos 400 millones de córdobas que el gobierno dejaría de recaudar, en momentos en que no tiene otra alternativa para recuperar esos ingresos.

Sin embargo agregó que cuando se aprueba este tipo de ampliaciones al techo de exoneración del IR, beneficia a los trabajadores y le brinda mayor dinamismo a la economía porque se les incremente la capacidad de compra, pero que sólo un 25 por ciento de lo que se deja de percibir por la vía de impuestos, se recupera por el lado del consumo.

“Sería una cantidad importante (de recursos) que el gobierno no tendría. Sabemos que las ventas están en desaceleración y se tienen que considerar esas realidades para incorporarlas en su análisis y tomar la decisión final, pero el Cosep ya le dio su respaldo en la Agenda 2009”, puntualizó.

El actual techo de exoneración del IR tiene 12 años de vigencia y se aplica para los trabajadores que ganan un poco más de 4 mil 144 córdobas al mes, un poco más de 50 mil córdobas al año, lo que según expertos fiscales, representa una injusticia en materia tributaria que debería ser revertida.

Entretanto el presidente de la Cámara Americana Nicaragüense de Comercio, Róger Arteaga afirmó que el actual gobierno debería haber hecho esta reforma tributaria desde inicios de su administración para adecuarla a sus proyectos, pero ahora es ya ex temporánea, con el agravante de la crisis financiera internacional.

Elevar el techo de exención del impuesto sobre la renta para los trabajadores formales, pasándolo de 50 mil córdobas a 100 mil, en estos momentos, pese al aumento de la demanda que generaría por mayor capacidad de compra, el gobierno no recuperaría por medio de IVA la reducción de ingresos dejado de percibir, asegura Arteaga.