•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua redujo su exportación de café en 206,000 quintales en los primeros cuatro meses del ciclo 2018-2019, respecto al mismo período del ciclo 2017-2018.

El ciclo cafetero de Nicaragua empieza el 1 de octubre de cada año y concluye el 30 de septiembre del año siguiente.

Entre octubre de 2018 y enero de 2019, según el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), Nicaragua exportó 445,243 quintales de café oro, pero esa cantidad fue inferior a los 651,245 quintales exportados en los primeros cuatro meses del ciclo 2017-2018.

Gracias al buen clima se ha levantado gran parte de la presente cosecha. Archivo/END

En términos porcentuales, el volumen de café nicaragüense exportado en ese período registró una caída de 31.6%.

Menos ingresos

La disminución del volumen de café exportado en esos cuatro meses del ciclo 2018-2019, más la caída en el precio internacional de ese producto, hasta un promedio de US$126.7 por quintal, provocaron la pérdida de US$31.3 millones en los ingresos del grano.

De acuerdo con datos publicados por el Cetrex, entre octubre de 2017 y enero de 2018 el valor de las exportaciones de café de Nicaragua ascendió a US$89 millones, pero descendió a US$58 millones entre octubre de 2018 y enero de 2019.

El precio promedio del café pasó de un ciclo a otro de US$134.4 por quintal a US$126.7.

Gracias al buen clima se ha levantado gran parte de la presente cosecha. Archivo/END

Joaquín Solórzano, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat), dijo que “lamentablemente” en Nicaragua no existe eficiencia en el manejo de datos estadísticos sobre la producción agropecuaria, para saber cómo se está desempeñando la cosecha cafetalera de este año, la que está entrando en la recta final.

Sin embargo, Solórzano señaló que, gracias a que ha habido poca lluvia en las zonas cafetaleras del país, los productores han podido recolectar bien el grano. En las cosechas anteriores, afirmó, los cafetaleros enfrentaron problemas de sequía y lluvias intensas, que habrían provocado la pérdida de hasta un 30% de la cosecha cafetalera.

Según Solórzano, el grueso de las exportaciones de café comienza en enero de cada año, pero esta vez es probable que los exportadores del grano hayan vendido menos volumen porque no ha habido una mejoría en el precio internacional.

Menos financiamiento

Para el cafetalero, la cosecha 2018-2019 no está siendo tan mala, como se esperaba y prevé que la de 2019-2020 será muy negativa porque los productores están sin financiamiento bancario y los distribuidores de agroquímicos han detenido las importaciones de insumos para el sector, debido a la incertidumbre causada por la crisis sociopolítica del país.

“Lo que va a pasar es que los productores no van a poder atender sus fincas porque no tienen financiamiento y por el otro lado, si cuentan con el dinero, las casas comerciales no se atreven a importar más porque existe inseguridad jurídica en el país”, comentó el presidente de Asocafemat.

Gracias al buen clima se ha levantado gran parte de la presente cosecha. Archivo/END

El café es uno de los principales productos de exportación de Nicaragua. Según el Cetrex, en el 2017 las ventas al exterior del grano generaron US$513 millones y en 2018 bajó a US$413.6 millones.