• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La autorización de la Asamblea Nacional para que el Estado nicaragüense compre el Banco Corporativo S.A. (Bancorp) es una operación peligrosa, afirmaron diputados opositores.

El legislador Alfredo César, del Partido Conservador, calificó esta adquisición como “la transacción más peligrosa para el Estado de Nicaragua, desde el punto de vista financiero”, y señaló tres aspectos fundamentales: riesgos de contaminación para el Estado de Nicaragua debido al alcance de las sanciones norteamericanas, el alto precio del banco (alrededor de US$23 millones) y el mayor endeudamiento en el que incurre el país con esta compra.

César recordó las recientes sanciones estadounidenses contra Venezuela, que han alcanzado a empresas de otros países creadas con fondos de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, tal es el caso de Albanisa y Bancorp en Nicaragua.

“El Gobierno norteamericano ha sido muy cuidadoso. Ha aplicado sanciones a funcionarios, incluida la vicepresidenta Rosario Murillo y ha sancionado a dos instituciones de carácter privado como Albanisa Sociedad Anónima y Bancorp, pero ha tenido el cuidado de no sancionar a ninguna entidad del Estado nicaragüense para no poner más problemas a nuestra economía”, comentó César al ser consultado por El Nuevo Diario.

“El Estado, al adquirir las acciones de un banco privado sancionado por un Gobierno norteamericano, se contamina con esa sanción”, dijo el diputado conservador, advirtiendo que “en Estados Unidos esta adquisición será considerada como una protección de parte del Gobierno de Nicaragua a los sancionados”.

Mayor endeudamiento

La ley para convertir el Bancorp en el Banco Nacional (BN), aprobada este jueves sin ninguna modificación, con 75 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones, establece que el monto de la transacción se fijó en C$743,054,127.11 millones, los cuales se pagarán a través de emisión de bonos de la República a un plazo de 5 años, con tasa de interés del 6% anual “y será incorporado en el Presupuesto General de la República el servicio de intereses y amortización de los bonos”.

La emisión de estos bonos, según Alfredo César, lleva al país a un mayor endeudamiento porque se trata de una emisión adicional a la contemplada en el Presupuesto General de la República de este año, que asciende a C$11,264.2 millones.

“Una vez emitidos esos bonos, tanto los intereses como el pago del principal que es en 5 años, tendrán que afectar el presupuesto. Se está endeudando más al Estado para adquirir un banco que no se sabe la situación en la que se encuentra porque no se le ha hecho una auditoría”, afirmó.

Cuestionan rapidez del trámite

Azucena Castillo, diputada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), se declaró sorprendida por la transacción llevada con carácter de urgencia en el Parlamento.

Dijo que es una estrategia adicional “desesperada” del Gobierno para adquirir más recursos, pero cuestionable, dada la transparencia en el origen de los recursos.

“No sería malo (comprar Bancorp) si se conociera con transparencia el origen y uso de los fondos que se van a adquirir”, opinó Castillo.

La diputada cuestionó que durante la aprobación de esta ley, la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) no estuvo presente para aclarar las dudas sobre el banco y su adquisición.

Diputados de Nicaragua. Archivo/END

“Yo advierto la peligrosidad de adquirir un banco sin conocer ni debatir con transparencia hasta dejar agotadas las dudas que flotan sobre Bancorp. Es la Siboif la que debería estar aquí para responder si cada uno de sus socios pasó lo que exige la normativa internacional, pues esta transacción podría estar poniendo en peligro al país; tanto el patrimonio como el pasivo construido por su cartera de cuentahabientes debe responder a las normas internacionales”, insistió.

Para sacarlo de “la hoguera”

El también diputado del PLC, Maximino Rodríguez, cuestionó la compra de Bancorp indicando que esa entidad financiera ha sido vinculada con la empresa Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), cuyo principal socio es la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), sancionada a inicios de este año por el Gobierno de Estados Unidos.

“La estrategia en este momento de la compra del Bancorp es sacar de la hoguera a una institución que se le está dando seguimiento a través del sistema internacional. El banco es propiedad de Albanisa, algunos ciudadanos que están o que estuvieron en este banco obviamente están siendo afectados por las políticas de factores exógenos”, dijo Rodríguez.

El parlamentario recordó que la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, a través de una publicación en Twitter, señaló el 8 de febrero que las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro a Pdvsa y Albanisa también habrían alcanzado al Bancorp.

En su momento, Bancorp emitió un comunicado negando tener entre sus accionistas a Albanisa.

Justificación del FSLN

Los diputados sandinistas adujeron este jueves que la compra de Bancorp se debe a que el Estado carece de un banco propio que se dedique a la intermediación financiera y que su cartera de crédito permitirá financiar al sector productivo del país.

“En los últimos años los productores, a través de la banca comercial no hemos pasado de tener un 14% de la cartera de estos bancos destinados al préstamo agropecuario y en ese 14% se incluyen las empresas agrícolas y ganaderas que los mismos bancos tienen, o sea, que si vamos a revisar lo que la banca comercial realmente le ha estado prestando al sector agropecuario en estos últimos años, me atrevo a asegurar que no llegamos ni siquiera al 7%”, dijo el diputado sandinista, Douglas Alemán.

Agregó que la adquisición del Bancorp es una oportunidad para que “el Estado nicaragüense adquiera un banco de la misma manera que durante todos estos años que han transcurrido, los bancos privados han también hecho adquisiciones de otros bancos y esa concentración de capital en pocas manos siempre ha sido peligrosa para los productores porque cuando vamos a un banco prácticamente caemos en las manos de un monopolio en el sistema financiero”.

Diputados de Nicaragua. Archivo/END

El diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, justificó la adquisición del Bancorp diciendo que priorizará a los sectores productivos del país y que el Sistema Financiero Nacional goza de estabilidad.

La ley creadora del nuevo Banco Nacional explica que el total de las utilidades del banco serán para capitalizarlo, aunque podrá transferir a la Tesorería General de la República “hasta el 10% de las utilidades anuales, hasta alcanzar un monto equivalente” a los 743 millones de córdobas en los que fue adquirido.