• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

De los 755,874 asegurados registrados en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) al cierre de 2018, el 66.4% (501,986 trabajadores) devenga un salario mensual menor o igual a los C$10,000, según el Anuario Estadístico 2018 del INSS.

El INSS segmenta a los asegurados en 26 estratos salariales que van de rangos desde C$1 al C$5,000 mensual hasta C$4.5 millones a más.

Unos 99,035 trabajadores formales (13.10%) ganaban un salario mensual de C$5,000 al mes, unos 402,951 trabajadores (53.31% del total) devengaron un salario entre los C$5,001 a C$10,000 al mes.

El 23% (179,502) de los asegurados recibió mensualmente entre C$10,001 y C$20,000, mientras el 5% (37,830) de los asegurados se encuentra en un estrato salarial entre los C$20,001 y C$30,000, según señalan las estadísticas del INSS.

“La masa de salarios de los asegurados presentó un decremento porcentual de 2% con relación al 2017, llegando a 106.4 mil millones de córdobas. El salario promedio devengado por los asegurados fue de 10,837.10 córdobas, lo que representa un incremento de 9.5% con relación al mismo período”, señala el Anuario del INSS.

Los 36,556 trabajadores restantes (4.84%) devengaron un salario superior a los C$30,000 mensual, de los cuales 11 ganan más de C$1.5 millones mensual.

Cotizaciones

En febrero de este año entró en vigencia la reforma al Reglamento de la Ley de Seguridad Social bajo el Decreto Presidencial 06-2019 publicado en La Gaceta, Diario Oficial. Las reformas incluyen un aumento del aporte del trabajador del 6.25% al 7% del salario devengado. Por lo que ahora un trabajador con un salario de C$10,000 al mes pagará C$700, previo a estos cambios era C$625 mensual.

Asimismo, el aporte de los empleadores pasó de 19% a 21.5% si se trata de una empresa con menos de 50 trabajadores y de 19% a 22.5% si la empresa tiene de 50 o más colaboradores.

Poder adquisitivo

En enero de este año la canasta básica, que incluye alimentos, vestuario y artículos de limpieza personal y del hogar alcanzó los C$13,500.85. Solo en alimentos (perecederos y no perecederos) una familia tendría que gastar C$8,935.88 para cubrir lo estipulado en la canasta.

Después de las retenciones de INSS y de IR correspondientes a un trabajador con C$10,000 de salario al mes, le quedan disponibles C$9,155. Si compra los productos alimenticios le queda un remanente de C$219.12, con pagos pendientes de transporte, vestuario, alimentos, energía y educación.