•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda) informó este jueves que desde el pasado 7 de marzo el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) denegó a “todas las empresas de la industria las solicitudes de exoneración de impuesto al valor agregado (IVA) a las importaciones de agroquímicos, semillas, fertilizantes y productos veterinarios de las listas taxativas recién publicadas conforme la reforma de la Ley de Concertación Tributaria”, según detalla el comunicado divulgado. 

El vicepresidente de Anifoda, Mario Hanon, expuso que la explicación que recibieron algunos de los agremiados de parte del MHCP fue que “nosotros le vamos a enseñar a los productores a hacer sus propias importaciones”.

Antes de la reforma recién aprobada, los agroquímicos estaban exonerados de IVA, Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) y Derecho Arancelario a la Importación (DAI) como resultado de la reforma, la exoneración que aún permanece vigente es la del IVA. Estos cambios generarían un aumento de hasta 30% en el precio de agroquímicos y de hasta 18% en el caso de los fertilizantes granulados, explicó el directivo. 

“Nos habíamos estado exonerando bajo el amparo del artículo 274, de la noche a la mañana cambiaron las reglas del juego. Cuando nos fuimos a buscar la exoneración de IVA a como lo hemos estado haciendo todos estos años, nos dijeron que nosotros no somos beneficiados porque no somos productores”, dijo Hanon. 

Hanon considera que esta medida provoca un serio golpe a la producción agropecuaria, puesto que afecta directamente a uno de los eslabones de la cadena y el que “pagará los platos rotos será el agricultor, porque tendríamos que trasladar el costo”. Igualmente señala que estas acciones carecen de viabilidad, pues un pequeño productor no tiene la capacidad para importar, por temas de economía de escala.

“Ellos dicen que los productores tienen que importar por sí solos, nosotros somos intermediarios que contribuimos y damos valor agregado a la cadena. Por ejemplo, un productor no puede traer miles de toneladas en un barco porque no tiene la capacidad económica de hacerlo. Nosotros somos empresas que tenemos el volumen para hacerlo”, afirmó Hanon.

 El vicepresidente de Anifoda señala que  con estas acciones no incentiva a los nacionales, sino a los importadores de insumos agrícolas de Centroamérica, “el valor agregado se irá a estos lugares, se va a alimentar a las empresas de afuera y no a las de adentro, van a terminar comprando urea y agroquímico a los importadores de Centroamérica. ¿Entonces cuál es el propósito de la reforma?”, cuestionó.

Igualmente, el comunicado de Anifoda expone que actualmente varias empresas han decidido trasladar a almacenes fiscales sus importaciones, por no poder desaduanar, debido a que el MHCP indica que los importadores no pueden ser exonerados, aunque siempre se habían exonerado, tanto las compras locales como las importaciones para garantizar el acceso al productor de estos bienes sin gravámenes. Adicionalmente, se encuentran navegando 5 barcos de fertilizantes, los dos primeros llegarán en los próximos días.

Doble efecto 

El año pasado, el país importó US$150 millones en fertilizantes y agroquímicos, este año podría ser mucho menos, debido a las reformas tributarias que encarecen los precios de estos insumos y por la menor disponibilidad de financiamiento. 

“La cadena agropecuaria no aguanta en sus costos de producción, no hay manera, los costos de producción están demasiado altos y al mismo tiempo el precio de la producción está demasiado bajo. La producción del maní, la caña y el arroz tiene costos altos y los precios como los del café y el azúcar están bien deprimidos, el arroz no ha tenido un aumento de precios en tres años y los costos de producción han venido aumentando”, aseveró Hanon.