•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unas 389,155 mujeres se encontraban afiliadas al seguro social al inicio de abril de 2018, mes en el que comenzó la crisis sociopolítica en Nicaragua, sin embargo, al cierre de diciembre, tras ocho meses de crisis,  se contabilizaban 329,627 trabajadoras, lo que indica que  59,528  mujeres que trabajaban en el sector formal perdieron sus empleos, según las cifras del Anuario Estadístico 2018 del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), publicado recientemente. 

En los primeros ocho meses de crisis el INSS perdió a 140,995 afiliados. De ese gran total,  81,467 son hombres (57.8%) y 59,528 son mujeres  (42.2%),  precisan las estadísticas de la institución. 

Entre 2014 y 2016 las nuevas afiliaciones de mujeres al INSS mostraban crecimiento: 30.3% en 2015 y 16% en 2016, sin embargo, en 2017 estas se contrajo 4.1% y al año siguiente la contracción  alcanzó el 38.5%.

María Germania Carrión, fundadora y miembro del Congreso de Mujeres Líderes de Nicaragua, señaló que la crisis sociopolítica ha afectado a todos los nicaragüenses y que las mujeres no son la excepción.

Según Carrión, en los últimos años se venía notando un avance en la incorporación de las mujeres en el mundo laboral formal.

La experta destacó que ese era un avance significativo en vista de que en este país existe un alto grado de informalidad, donde predominan las mujeres.

Carrión comentó que muchas de las mujeres que se han insertado en el mundo laboral formal y que probablemente perdieron sus empleos juegan el papel de “madre y padre de familia”, porque son las encargadas de llevar el sustento a sus casas.

Repercusiones sociales

Recordó  que las mujeres aseguradas tienen el beneficio de garantizar la salud de sus hijos menores de 18 años.

Para la experta, la pérdida de empleos formales de miles de mujeres repercutirá en un problema social más grave.

“Una mujer que trabaja, que es el sustento de su familia y pierde su trabajo ¿Qué va a hacer ahora? Tiene que buscar como sea el pan de cada día. Además, cada día vemos más reducidas las oportunidades de negocio, hay más riesgos, el financiamiento cada vez más es más difícil conseguirlo. Y las mujeres no dejamos de tener nuestras propias responsabilidades”, expresó Carrión.

Composición 

A pesar de la fuerte salida  de mujeres del mercado laboral formal en 2018, esto no alteró significativamente la composición del mercado, es decir, la proporción de hombres y mujeres afiliados al INSS. 

A  diciembre de 2017, el INSS tenía 913,797 afiliados,  de estos 400,479 eran mujeres (43.82%).  Al finalizar  2018, los asegurados se contabilizaron en 755,874, de este total las mujeres representaron 43.61% (329,627), es decir, que la representatividad solo fue 0.21 puntos porcentuales menos. 

Si se analizan los datos de 2010 se encuentra que la proporción de mujeres dentro del mercado laboral formal ha crecido relativamente poco, pues en ese entonces  las mujeres afiliadas al INSS representaron el 43.38% de los 547,693 asegurados registrados a diciembre de 2010, según indica el Anuario Estadístico de ese año. 

Al cerrar el 2018 se contabilizaban 329,627 afiliadas al INSS. Archivo/END

Aunque en términos nominales entre 2010 y 2017 (período sin crisis) la cantidad de aseguradas aumentó en 162,887, es decir, (68.5%) al comparar los registros de 2010 con 2018, el incremento queda en 38.71%, dada la reducción de trabajadoras en el sector formal.

Sectores

El sector público es el principal receptor de mano de obra femenina, pues al cierre de diciembre 2018, unas 94,705 mujeres  (28.7% del total de aseguradas) desempeñaban funciones en las diversas instituciones estatales.

La industria manufacturera y el comercio al por mayor y menor son  las actividades de carácter privado que emplean a la mayoría de las aseguradas, pues  en conjunto emplean a 112,823 colaboradoras, equivalente al 34.2% del total de aseguradas. 

Al cerrar el 2018 se contabilizaban 329,627 afiliadas al INSS. Archivo/END

La fundadora y miembro del Congreso de Mujeres Líderes de Nicaragua ve cada vez más lejos cerrar la brecha de género en el país. Explicó que antes de la crisis sociopolítica se estimaba que tomaría 30 años alcanzar esa meta, pero el conflicto sociopolítico ha hecho que la economía retroceda alrededor de 15 años lo que perjudicará a las féminas.