•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El fenómeno climático conocido como El Niño se fortaleció en febrero pasado y ahora existen 80% de probabilidades que se extienda hasta aproximadamente el mes de junio de este año y de 60% hasta septiembre, según los pronósticos de organismos internacionales.

“Las condiciones de El Niño se fortalecieron durante febrero de 2019, a medida que las temperaturas de la superficie del mar (SSTs, por sus siglas en inglés) sobre el promedio aumentaron a través del océano Pacífico ecuatorial y las anomalías atmosféricas asociadas se tornaron más definidas”, dice el informe del Centro de Predicciones Climáticas/NCEP/NWS y el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad.

Según Denis Meléndez, director ejecutivo de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgos, en Nicaragua actualmente no se percibe la presencia de El Niño porque estamos en la época seca, pero debería comenzar a notarse una vez que entre el invierno, porque se presentarán irregularidades en la caída de las lluvias.

“Para nosotros resulta un poco difícil observarlo, porque estamos en la época seca. Para nosotros, El Niño significa un déficit de precipitaciones con relación a las normas históricas de lluvias que caen en cada una de las áreas geográficas del país, pero en los países de América del Sur significa más lluvias y La Niña, lo contrario. Entonces, una de las evidencias de que tenemos El Niño presente es que varias ciudades se han visto inundadas en países de Sudamérica, por un aumento en los niveles de precipitación”, explicó Meléndez.

Cuidado con “un niño fuerte”

Los expertos han catalogado que El Niño se estableció en febrero último de manera oficial, como “moderado” o “débil”. Pero no dejan de observar señales que los hace pensar que este podría volverse muy fuerte, como el de 2015. Eso sí, advierten que eso aún no se puede pronosticar.

“El estado del Pacífico tropical a principios de 2019 tiene algunas similitudes misteriosas con respecto a principios de 2015. Después de varios meses de temperaturas de la superficie del mar más cálidas que el promedio, la atmósfera respondió con condiciones débiles de El Niño, similares a las de 2015. Y, una bajada de la ola de Kelvin está presente, como en 2015. Muchos modelos climáticos predicen que las temperaturas de la superficie del mar se mantendrán elevadas durante todo el año”, escribió en el ENSO Blog de la NOAA, la científica Emily Becker.

“Entonces, ¿estamos en otro fenómeno fuerte al estilo de 2015? Incluso ahora y teniendo tanto en común, es demasiado pronto para saberlo. Los modelos climáticos son notoriamente poco confiables cuando se hacen predicciones en marzo y abril, cuando el fenómeno suele estar en transición (…). 

El rango de resultados potenciales es enorme e incluye todo, desde La Niña moderada, hasta El Niño más fuerte”, explicó Becker.

Mayor atención

Débil o fuerte, El Niño debería llamar más la atención de las autoridades del Gobierno y de todos los sectores enfocados en la agricultura y la ganadería, pero a este fenómeno se le ha dejado en un segundo plano en Nicaragua, porque en la actualidad todos los esfuerzos giran alrededor de la crisis sociopolítica del país, opinó Meléndez.

El director ejecutivo de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgos señaló que la economía de Nicaragua adquiere mayor dinamismo a partir de mayo, cuando comienza el invierno. “Con la llegada de las lluvias se reactiva la economía del país”, indicó.

En 2015, según las asociaciones ganaderas de Nicaragua se murieron alrededor de 5,000 reses a consecuencias de ese fenómeno.

De acuerdo con Meléndez, se debería de estar planificando una serie de medidas para hacerle frente a El Niño.

“Creo que es importante realizar un inventario para determinar el tipo de semilla que tenemos en el país para enfrentar este fenómeno y garantizar todo el material genético para poder producir en condiciones adversas. Lo recomendable es no producir con la misma semilla que se usa cuando tenemos un invierno regular. Se debe usar una semilla que produzca enfrentándose un déficit de humedad, y que sea de crecimiento rápido”, aseveró el experto.