•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cadena completa del sector agropecuario se encuentra afectada por la política fiscal y de seguridad social del Gobierno de Nicaragua, porque les ha incrementado los costos de operación y los precios de los productos, afirmaron empresarios este miércoles, en una conferencia de prensa en el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), dijo que al deterioro económico existente “le debemos sumar todas las medidas económicas que ha tomado el Gobierno”.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, indicó que “esta situación no va a cambiar sin que exista una salida política; nuestra posición y la de las diferentes cámaras y productores es que solo el acuerdo político permitirá restablecer la confianza y la certidumbre que requiere el país”.

Al haber menos rendimiento, el sector demanda menos mano de obra y las estimaciones de Buitrago indican que este año se reducirán 60,000 empleos. Archivo/END

Healy comentó que “mientras se incrementa el desempleo y la pérdida del poder adquisitivo de los nicaragüenses, el sector agroexportador no tendrá capacidad para influenciar los precios en los mercados internacionales y no podrá trasladar los costos a sus productos, lo que les hará perder competitividad”.

Mabel Arévalo, directora ejecutiva de Agroesnica, explicó que “el impacto directo de la implementación de las reformas fiscales más el incremento del INSS (las contribuciones) significa un incremento anual de los costos de producción entre US$700,000 y US$800,000 aproximadamente; costo que no podemos trasladar a nuestros precios de venta porque no ponemos el precio en los mercados internacionales”.

Agroesnica es una empresa que exporta okra fresca a Canadá, Estados Unidos y Europa y a la fecha genera 1,500 empleos directos.

Arévalo indicó que solo pueden incidir en la eficiencia del manejo de costos y gastos, pero a partir de las reformas fiscales “estamos eliminando nuestra capacidad para competir en los mercados internacionales vía precio, debido a los costos de producción tan altos, como los que tenemos; esto ocasiona una situación de pérdidas anuales, poniendo en riesgo el capital humano que labora con la compañía”.

Arrebata utilidades

Álvaro Lacayo, del sector que produce maní, también afirma que el incremento de los costos derivados por las reformas tributarias reduce la competitividad de los productores de este rubro en el exterior, porque los precios de exportación los impone el mercado internacional.

Destacó que este encarecimiento de los costos, debido a la reforma fiscal, arrebata al productor la posible utilidad después de asumir altos riesgos de inversión.

Al haber menos rendimiento, el sector demanda menos mano de obra y las estimaciones de Buitrago indican que este año se reducirán 60,000 empleos. Archivo/END

Lacayo agregó que con los rendimientos actuales difícilmente podrán cubrir los nuevos costos de producción. “Antes de aprobar estas políticas, el Gobierno debió realizar un cálculo de impacto al productor; nos obliga a no poder iniciar el ciclo agrícola. Un productor de maní necesitaría 73 quintales por manzana únicamente para pagar los costos de producción, y en los últimos años, el rendimiento promedio ha sido de 65 quintales por manzana. En 2018, con las condiciones adversas de invierno bajó a 58 quintales promedio por manzana”, explicó.

Cafetaleros afectados

Para los cafetaleros, el precio internacional juega en su contra. En 2018, cada quintal era pagado a un precio promedio de US$140, pero este martes 19 de marzo de 2019 estaba a US$95, explicó José Ángel Buitrago, presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan).

“El costo de producir café anda por los US$150 por quintal, se pierde US$55 por quintal. Si mantenemos el volumen del año pasado, solo por la baja del precio podríamos tener una reducción de US$90 millones”, afirmó Buitrago.

“Si agregamos la baja que habrá en los rendimientos, de 3.1 millones de quintales pasaríamos, probablemente, a 2.8 millones de quintales. Eso significaría una pérdida de divisas de entre US$120 millones y US$127 millones”, agregó.

Al haber menos rendimiento, el sector demanda menos mano de obra y las estimaciones de Buitrago indican que este año se reducirán 60,000 empleos. Archivo/END

Al haber menos rendimiento, el sector demanda menos mano de obra y las estimaciones de Buitrago indican que este año se reducirán 60,000 empleos. “El efecto no solo lo reciben los grandes, sino lo pequeños productores y trabajadores del campo”, enfatizó.

Pequeños ganaderos

El ganadero Rafael Martínez dijo que en Nicaragua la ganadería está distribuida de la siguiente manera: 10% de grandes ganaderos, 30% de medianos ganaderos y 60% de pequeños ganaderos, y que debido a la reforma fiscal, este último grupo será el más afectado.

“Ese pequeño ganadero va a empezar a vender sus vacas para cubrir otras necesidades, no va poder mantener ni el servicio, ni la comida, ni los productos veterinarios porque no le va a dar la bolsa para mantener la productividad como se ha venido haciendo. Tenemos una tremenda amenaza, tremenda”, manifestó.

El presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (Apen), Guillermo Jacoby, aseveró que las reformas tributarias y sociales, el incremento en las tarifas de los servicios básicos y los precios de los combustibles están restándole competitividad al sector exportador que decrecerá entre 5% y 10% este año.

“No podemos (producir)  bajo las actuales circunstancias, con todas estas reformas que nos está poniendo el Gobierno; nos enfrentamos con otras realidades a nivel mundial; como exportadores estamos teniendo un serio impacto que generará desempleo, afectando a los menos favorecidos”, comentó.

Insumos más caros

Eduardo Baltodano, presidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda), afirmó que a los importadores de agroquímicos y fertilizantes se les ha negado la exoneración por la importación de estos bienes, y esta acción implicará un aumento de los precios, alteración de la estructura de costos para los productores y una reducción de la productividad.

Al haber menos rendimiento, el sector demanda menos mano de obra y las estimaciones de Buitrago indican que este año se reducirán 60,000 empleos. Archivo/END

“Los insumos forman una parte muy importante de la estructura de costos de los productores. Dependiendo del producto, puede llegar a representar hasta el 50%, solo en insumos. Si a la hora de la venta está exonerado, pero a la hora de importar está gravado, se vuelve parte del costo que se debe transferir al productor; eso quita competitividad”. 

Según los cálculos de Baltodano, en cultivos como café, arroz y maní provocarán incrementos en los costos de insumos de 22% a 28%.