•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

De los 2,922 empleadores menos con que cerró el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) el año pasado, 84 eran empresas grandes, informó la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) en un informe presentado esta semana.

Con base en el Anuario Estadístico del INSS de 2018, Funides explicó que 521 empleadores que salieron del seguro social eran empresas medianas y 2,300 pequeñas.

Según el centro de pensamiento del sector privado, aunque la mayor cantidad de empleadores se encuentra en el rango de pequeñas empresas, llama la atención que 84 empresas grandes quedaron fuera del sistema de seguridad social.

El INSS perdió en 2018, un total de 157,923 asegurados de 913,797 que tenía registrado a diciembre de 2017. ARCHIVO/END.

“Todas estas empresas pasaron a la informalidad y hay 84 empresas grandes, que no es poco. Nosotros nos impresionamos con este dato, porque para la empresa grande es complicado no asegurar a sus trabajadores. Aquí no sabemos, pero la pregunta que nos hacemos es: ¿Cerraron operaciones?”, comentaron economistas de Funides.

Nicaragua concluyó el 2017 con 35,055 empleadores inscritos en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pero en diciembre de 2018 la cifra descendió a 32,133 empleadores, es decir, 2,922 menos.

Entre mayo y diciembre de 2018 se retiraron 4,814 empleadores del INSS, pero en el balance anual resultan solo 2,922 menos debido a que entre enero y abril de ese año, antes de la crisis sociopolítica del país, se sumaron 1,892 nuevas empresas.

A partir de abril, el país se vio marcado por una crisis sociopolítica que provocó la caída de la economía en alrededor del 4%, causando el cierre de empresas y la suspensión temporal o pérdida definitiva de miles de empleos.

PEQUEÑA EMPRESA PERDIÓ MÁS

Según Funides, las empresas grandes han hecho un gran esfuerzo para mantener a sus trabajadores, pese a la crisis, y las pequeñas empresas fueron las que más empleo formal perdieron en 2018.

Algunas empresas tuvieron problemas para movilizar, el año pasado, materias primas o productos terminados . ARCHIVO/END.

Los datos del Anuario Estadístico 2018 indican que 111,000 asegurados que salieron del seguro social trabajaban para la pequeña empresa, ya que en diciembre de 2017, empleaba a 288,873 trabajadores, pero a diciembre de 2018 sólo quedaron en esa categoría 177,670. Según el documento oficial, se considera pequeña empresa a aquellos empleadores con menos de 20 trabajadores.

Por el lado, de las medianas empresas, 22,059 trabajadores salieron del mercado formal en 2018, de 148,274 que había en diciembre de 2017.

Las grandes empresas, que son las que tienen más de 100 trabajadores, y que para diciembre de 2017 registraban 476,650 asegurados, perdieron 24,661 de ellos.

Funides informó que, como consecuencia de la crisis económica del país y el impacto de las reformas al Reglamento de la Ley de Seguridad Social, el INSS podría perder más de 143,600 asegurados en 2019. Eso equivaldría a una caída de 19% en el empleo formal del país.

En total, en el 2018 se perdieron 157,923 asegurados de 913,797 que había en diciembre de 2017. Eso equivale a una caída de 17.3% de los cotizantes.