•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco Central de Nicaragua (BCN) deberá presentar a más tardar este viernes 29 de marzo su Informe Anual, ya que así lo establece su Calendario de Divulgación de Estadísticas Económicas y el artículo 32 de la Ley Orgánica de esa entidad.

Por otra parte, el artículo 138 de la Constitución Política de Nicaragua establece que el presidente del BCN, Ovidio Reyes, debe presentar a la Asamblea Nacional ese informe, el cual contiene información sobre la evolución de la economía en el año previo, es decir, de 2018.

La presentación de ese informe cobra relevancia este año, ya que según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) el Banco Central ha estado retrasando la divulgación de buena parte de la información económica diaria, mensual y trimestral del país.

¿Qué dice la ley orgánica del BCN?

El artículo 32 de la Ley Orgánica del BCN establece que “dentro de los tres primeros meses de cada año, el presidente del Banco Central presentará al presidente de la República el Informe Anual de la Institución” y deberá ser publicado. Sin embargo, el Informe Anual 2017 se publicó en su sitio web el lunes 2 de abril del año pasado.

Ese artículo establece que el Informe Anual deberá contener una evaluación de la situación general del BCN y del cumplimiento de su programa monetario anual; un análisis de la situación financiera del banco y del desarrollo de las operaciones practicadas en el curso del año anterior, una descripción y análisis de la política monetaria y cambiaria que ha seguido el banco en el curso del año correspondiente, así como una descripción de la evolución económica y financiera del país.

Incertidumbre por falta de datos

De acuerdo con un estudio de Funides, informes como la Encuesta Trimestral de Turismo tienen más de 90 días (más de tres meses) de atraso en su divulgación. Los indicadores financieros semanales y los monetarios diarios tienen más de 70 días atrasados y los relacionados con la producción más de 80.

Además, el Índice Mensual de la Actividad Económica tiene más de 30 días de atraso. “El IMAE era uno de los indicadores que nunca se había retrasado su publicación. Era uno de los indicadores que siempre estaba al día”, afirmó uno de los economistas de Funides.

El economista Mario Arana, presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) y expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), dice que una economía de mercado, como la de este país, solo puede funcionar bien si se tiene la información para tomar decisiones.

Por otra parte, se abona a la incertidumbre que existe en los agentes económicos actualmente si la información se oculta o se retrasa, afectando las decisiones para la inversión, opina Arana.

El expresidente del BCN considera que “es algo bastante grave” lo que está haciendo la institución, porque “es mejor tener la información económica de manera transparente para la toma de decisiones, aunque no sea buena, que cometer la imprudencia de ocultarla o suspenderla”.

Según Arana, durante mucho tiempo se ha trabajado en mejorar la información estadística del país, pero aún antes de la crisis había un buen camino que recorrer.

Nicaragua había avanzado en información estadística, según Mario Arana. Archivo/END

“Sin embargo, había cierta estadística que era algo confiable y necesaria. Todo lo que tenía que ver con los depósitos de los bancos, las reservas internacionales, el comercio en general, la inversión extranjera y el índice de la actividad económica mensual es información clave. Una buena parte de ella es buena, es todavía confiable y es importante para una economía de mercado”, señaló el presidente de AmCham.

El BCN también dejó de publicar las estadísticas de reservas internacionales diarias desde septiembre del año pasado. Al finalizar 2018, Nicaragua tenía US$2,039 millones en Reservas Internacionales Netas (RIN). Desde que inició la crisis, el pasado 18 de abril, hasta el 31 de diciembre de 2018, el país perdió US$872 millones, pero a la fecha no se sabe cómo se han comportado en los últimos tres meses.

Arana aseveró que el BCN debería regresar rápidamente a divulgar diario y mensualmente la información económica, según corresponda, para darle tranquilidad y estabilidad el país.

Se estima que Nicaragua experimentó una contracción económica de 4% en el 2018, como consecuencia de la crisis sociopolítica del país. Para 2019, el Gobierno espera un decrecimiento de 1% y Funides superior al 7.3%, pero la falta de estadísticas oficiales en los últimos meses no ha permitido que este centro del pensamiento actualice sus proyecciones.