• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El maní y algunos productos pesqueros, como langostas y camarones, han abierto poco a poco las puertas del mercado de la Unión Europea (UE) en los últimos años, y los envíos a ese destino ya representan más de un tercio del total de las exportaciones de estos bienes de Nicaragua.

Sin embargo, el país podría quedar fuera del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (conocido como AdA), si el Gobierno de Nicaragua incumpliera los acuerdos del diálogo en desarrollo con la Alianza Cívica, según advirtió el Parlamento Europeo al exigir una solución a la crisis sociopolítica y la democratización del país.

Según las estadísticas más recientes de comercio exterior del Banco Central de Nicaragua (BCN), las exportaciones de maní generaron más de US$106 millones entre enero y noviembre de 2018, de los cuales US$43.3 millones procedían de la Unión Europea; es decir, el 46.1%.

END

Álvaro Lacayo, productor de maní, confirmó que la UE es de los más importantes destinos de ese producto, y es el quinto más importante para el sector exportador general.

“El maní nicaragüense se vende en muchas partes del mundo y la mayor parte se va a Europa. La expulsión de Nicaragua del AdA es un peligro para nuestro producto, porque está completamente libre de arancel. Hay posibilidad de que estas sanciones que se le pongan al país, afecten a todos los productos”, comentó Lacayo.

El pasado 14 de marzo, la Eurocámara solicitó a la Unión Europea (UE) adoptar “un proceso escalonado de sanciones” contra funcionarios del Gobierno de Nicaragua hasta que se restablezcan plenamente “los derechos humanos y libertades fundamentales”, lo que incluye activar la cláusula democrática del Acuerdo de Asociación, con lo cual Nicaragua quedaría fuera de ese acuerdo.

La pesca y el maní enfrentan nuevos problemas. Archivo/END

La pesca

Las exportaciones de langostas nicaragüenses equivalieron a US$37.6 millones, entre enero y noviembre de 2018, y de esos, más de US$15 millones fueron por ventas a la UE, lo que representa el 40%.

Las estadísticas precisan que el 35.4% del valor de las exportaciones de camarón (US$15.39 millones, de US$43.5 millones) proviene de la UE.

Significa que el maní, el camarón y la langosta suman cerca de US$74 millones provenientes de la UE.

END

Afectaría inversión

Armando Segura, director ejecutivo de la Cámara de la Pesca Nicaragüense (Capenic), señaló que si Nicaragua sale del Acuerdo de Asociación, las empresas de la pesca y acuicultura perderían competitividad frente a las empresas de los otros países miembros del AdA, porque quedarían sin beneficios arancelarios, mientras los países vecinos los mantendrían.

“Sería un impacto fuerte, porque eso nos resta competitividad con los otros exportadores hacia la Unión Europea. Si Nicaragua queda fuera del AdA la pesca puede ser de los sectores más afectados, porque está libre de arancel”, indicó Segura.

Al perder el beneficio arancelario, las empresas tendrían que aumentar el precio los productores nicaragüenses exportados a la UE, lo cual ocasionaría “una reducción en las ventas, o en el mejor de los casos una disminución en las ganancias”, explicó la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Para el país, en general, también significaría una reducción en la acumulación de divisas”, sostuvo Funides.

Este centro de pensamiento considera que si Nicaragua sale de AdA, el entorno para hacer negocios en Nicaragua se debilitaría aún más, e incidiría en las decisiones de inversión, especialmente en aquellas que tendrían como objetivo la producción de bienes para exportar a la UE.

Problemas se acumulan

La pesca y el maní enfrentan nuevos problemas, por el impacto de las reformas tributarias y de la seguridad social aprobadas este año, una baja en los precios internacionales, en el caso del maní, y una caída importante en el consumo interno de productos pesqueros.

El director ejecutivo de Capenic calcula que el sector acuícola y pesquero emplea a unas 30,000 personas, entre pescadores artesanales, tripulaciones de barcos, personal de laboratorios y de plantas industriales.

Las exportaciones de langostas nicaragüenses equivalieron a US$37.6 millones. Archivo/END

En el 2018, las exportaciones de la pesca generaron US$307 millones, 9.5% más que en 2017, afirmó Segura, aunque el mercado interno se restringió.

“El mercado externo fue positivo, pero el mercado interno, que representa el 12% de la producción nacional, estuvo afectado por la crisis y tuvo un decrecimiento de alrededor del 30%”, explicó.

“Hay menos consumo por varias razones. En primer lugar, la gente está haciendo menos turismo, menos viajes a la playa a buscar su pescado fresco y hay menos turistas extranjeros que son altos consumidores de pescado y mariscos”, comentó.

El desempeño de este año, según el directivo de Capenic, dependerá de cómo se muevan los acuerdos políticos para la estabilidad del país. “Esperamos tener unas exportaciones similares a las del año pasado”, indicó.