•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las urbanizadoras de Nicaragua construyeron 1,758 viviendas en 2018, es decir 1,448 menos con respecto al 2017, cuando hicieron 3,206 casas, indica un informe del Banco Central de Nicaragua (BCN).

El BCN publicó esta semana el Informe de Construcción Privada del cuarto trimestre de 2018, período en el que hubo una caída de 70.2% en la construcción de viviendas de los urbanizadores privados del país, con respecto a igual período de 2017.

Mal año para la viviendas

Pero en el 2018, un año marcadopor la crisis en Nicaragua, no solo la construcción de viviendas de los urbanizadores privados cayó.

En general, según el BCN, el año pasado se construyeron 3,108 viviendas, incluyendo las de personas particulares y de otros proyectos, pero fue una cifra menor en 1,630 unidades con respecto al 2017, cuando se finalizaron 4,738 casas.

Durante los cuatro trimestres del año pasado, las viviendas finalizadas se contrajeron, pero el mayor descenso se registró en el cuarto trimestre, cuando se levantaron sólo 619 casas, es decir 53.1% menos que las 1,321 finalizadas del último trimestre de 2017.

Todos los cuatrimestres del año pasado se registraron caídas en la construcción, según el BCN. Archivo/END

TIPO DE PROPIETARIOS

Las viviendas desarrolladas por las urbanizadoras el año pasado fueron 1,758 y representaron un 57% del total de casas construidas en el país.

Las personas particulares construyeron 1,187, el 38% de las viviendas que registró el Banco Central; y a través de otros proyectos se levantaron 163 casas (5%).

En 2017, las urbanizadoras finalizaron 3,206 viviendas; los particulares, 1,322 y otros proyectos, 210.

Teniendo en cuenta esos datos de 2017 y 2018, las estadísticas precisan que la reducción interanual (2018 versus 2017) fue del 45.2% en el caso de las urbanizadoras; 10.2% para los particulares; y 22.4% en otros proyectos.

Las urbanizadoras registraron un descenso en la construcción de casas en cada trimestre del 2018, en relación con el 2017.

En el primer trimestre (enero-marzo) se redujo en un 14%; en el segundo trimestre (abril a junio) la baja se profundizó, al registrar un 46.4%; en el tercer trimestre (julio-septiembre), la contracción totalizó 47.6%; y finalmente, en el cuarto trimestre, alcanzó el drástico descenso del 70.2%.

De octubre a diciembre de 2017, las urbanizadoras finalizaron 818 viviendas, pero en el mismo lapso de 2018 solo lograron 244.

En Nicaragua la crisis provocó una caída en todos los indicadores económicos. Archivo/END

Los particulares pasaron de 468 a 295 en el mismo período. Pero las casas finalizadas por otros proyectos ascendieron de 35 a 80 unidades. Estas últimas se incrementaron en 128.6%, aunque representan el menor número de construcciones.

En Managua, se registró una disminución interanual de viviendas finalizadas equivalente a 67.8%, y en el resto de ciudades fue de 23.2%, explica el BCN.

DURANTE LA CRISIS

De abril a diciembre de 2018, período afectado por la crisis sociopolítica del país, solo se lograron finalizar 2,094 viviendas, es decir 41.22% menos que en el mismo lapso de 2017, cuando el BCN registró 3,563 viviendas finalizadas.

Si se analiza el tipo de propietario, los datos oficiales indican que en ese período las viviendas finalizadas por las urbanizadoras se contrajeron en 54.7%, al pasar de 2,452 en 2017 a 1,111 en 2018.

Las viviendas finalizadas por particulares bajaron 11% y las de otros proyectos, 14%.

Después de las reformas que se hicieron a la Ley de Viviendas de Interés Social en el 2017, la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) estimaba que en el 2018 tendrían un crecimiento en la colocación de casas de entre el 15% y 20%, proyectando colocar unas 6,000 unidades en todo el año.

Pero en diciembre pasado, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) refirió en un documento que hubo una disminución de 40% en la inversión de vivienda de interés social, como producto de la crisis sociopolítica; y de 70% en la de vivienda media y media alta.

En general, el sector construcción sufrió un retroceso en 2018. Archivo/END

Asimismo, el Cosep refirió que para 2019, sin un acuerdo político que le ponga fin a la crisis, “en el caso de la vivienda el impacto sería severo, llevándolos casi a desaparecer, como es el caso de la vivienda de interés social y residencial por falta de financiamiento”.

En tanto, con un acuerdo político, la cúpula empresarial señaló que el “sector vivienda media-media alta tendrá que esperar hasta el 2020, principalmente por falta de financiamiento”, para recuperarse, y que “en el caso de la vivienda de interés social solamente se finalizarían los proyectos en curso”.

CONSTRUCCIÓN EN DESCENSO

En el cuarto trimestre de 2018, el área efectivamente construida registró una reducción interanual de 49.9%, ya que pasó de 330,881.1 metros cuadrados a 165,620.7 metros cuadrados, según las cifras oficiales.

La reducción del área efectivamente construida en promedio de 2018 experimentó una baja de 20.9%.

Vista panorámica de Managua. Archivo/END

El BCN aseveró que hubo una disminución en el área efectivamente construida en las cuatro grandes áreas de la construcción: residencial (-43.5%), comercio (-61.4%), servicios (-52.1%) e industria (-82.0%).

Nicaragua está a pocos días de cumplir un año de crisis sociopolítica, que afectó a casi todos los sectores económicos, incluyendo a la construcción.

Esta crisis llevó al país a una contracción económica de -4% en el 2018 y se estima que para el 2019 podría llegar a -7.3%, según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).