• León, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los pequeños empresarios del sector turístico en la zona costera de Poneloya y Las Peñitas, en el departamento de León, apuestan a recuperar capital en el periodo de Semana Santa, atrayendo a los visitantes con eventos artísticos y promociones, luego de un 2018 difícil para el sector turístico de Nicaragua.

Los dueños de los bares y restaurantes en León han incurrido en pérdidas económicas debido a la crisis socio política que se agudizó desde abril del año anterior. La afectación ha sido pareja para Nicaragua, donde el año pasado el sector turismo perdió 62,400 empleos y US$440,000 en ingresos.

Poneloya es uno de los balnearios más populares en el occidente, visitado por miles de turistas nacionales y extranjeros en el periodo de Semana Santa, colinda con el balneario Las Peñitas, ubicado 20 kilómetros al suroeste de la localidad.

Desde el año pasado los propietarios de negocios en León operan con pérdidas. José Luis González/END

Alexander López, gerente de un bar y restaurante en el balneario Las Peñitas, afirmó que en los últimos dos fines de semana de marzo han observado que los balnearios han sido visitados por una buena cantidad de personas, pero es mínimo en comparación con años anteriores.

Según López, para atraer a los visitantes, además de ofrecer promociones y mantener estables los precios de los productos, ofrecerán el Jueves Santo y Viernes Santo veladas artísticas gratuitas con grupos musicales.

López lamentó que debido a la crisis socio política mantienen cerrado el Hotel Las Peñitas, que ofrecía 22 habitaciones y alrededor de 10 fuentes de empleos.

“El hotel permanecerá cerrado hasta que las condiciones del país cambien, observamos poca afluencia de turistas y poca demanda de huéspedes”, expresó López.

Nuevas alternativas de sobrevivencia

En tanto, Dionicio Suárez, representante de la Cooperativa Estrella del Pacifico, en Poneloya, explicó que invierten en la construcción de un rancho de palma para instalar un bar y restaurante, debido a que han decaído los tours medioambientales que ofrecían a los visitantes.

Suárez explicó que algunos pescadores que son socios de la Cooperativa han tenido que emigrar por la mala situación que enfrentan.

Vista de una de las playas en León. José Luis González/END

Debido a la caída del turismo dejaron de recibir ingresos por los servicios que ofrecen, tales como: pesca deportiva, avistamiento de tortugas y aves migratorias, así como giras por la Isla Juan Venado y recorridos en lancha.

“Estamos atravesando por una situación insostenible, los pequeños empresarios nos hemos descapitalizados porque únicamente logramos ingresos para el autoconsumo”, expresó Suárez.

Construcción y alquiler de ramadas

Otra alternativa para hacerle frente a la crisis económica, es la construcción de ranchos o ramadas de palmas para ser alquiladas.

Marvin Hernández es un pescador artesanal originario de Las Peñitas, quien dejó sus labores de pesca y se dedicó a la construcción y alquiler de ramadas a orillas de las costas del mar, que son utilizadas por los visitantes para protegerse del sol y departir con familiares.

“Dejé la pesca artesanal debido a que los acopiadores compran a bajo costo los productos del mar. Tenemos que buscar otras alternativas de trabajo para sobrevivir”, expresó Hernández, de 56 años.

Moisés Orozco, uno de los representantes del sector turístico en León. José Luis González/END

“La gente está visitando un poquito más las playas en las últimas dos semanas y de esta manera nos beneficiamos los negocios que hemos tenido bajas en las ventas producto de la crisis socio política, hemos enfrentado la crisis con el despido de personal y disminución de gastos administrativos”, dijo José Santana Martínez, de 51 años, propietario de un bar en la bocana de Poneloya.

Martínez explicó que mantiene estable los precios de las bebidas y alimentos, a pesar de los incrementos que se han registrado en los productos y servicios básicos.

Moisés Orozco, administrador del centro de visitantes de la reserva Isla Juan Venado, en Las Peñitas, explicó que la actividad turística está cambiando, pues se ha notado en los primeros meses del año mayor presencia de turistas nacionales en ambos balnearios (Poneloya y Las Peñitas).

Orozco comentó que alrededor de 60 turistas han solicitado tours por la reserva, una cifra que representa una cantidad mínima en comparación con el año anterior.

“Hay mucha expectativa en el periodo de Semana Santa, pero esperamos que el turismo nacional siga creciendo, visitando los negocios que guardan la esperanza de recuperarse de las pérdidas económicas que han incurrido debido a la crisis”, explicó Orozco.

La crisis del turismo en León

León esuna de las principales plazas turísticas en Nicaragua, pero con la crisis la situación ha sido difícil.

En octubre del año pasado, por ejemplo, la afluencia de turistas en la Catedral de León había caído en más del 80%.

Para 2015, la ciudad recibió a 65 mil visitantes nacionales y extranjeros, según el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

Según el Sistema Nacional de Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred), para este año esperan 2 millones de veraneantes durante la Semana Santa.