•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Gobierno de Nicaragua, mediante el Decreto Presidencial 10-2019, actualizó los lineamientos de la política anual de endeudamiento público para este año, autorizando un incremento de 191% en los límites máximos de contratación de deuda interna del Gobierno Central con el sector privado.

En la edición de La Gaceta, Diario Oficial, del 2 de agosto de 2018, el Gobierno divulgó los parámetros que regirían la deuda pública para el 2019. Entonces, el decreto 09-2018 estableció que el máximo de contratación de deuda interna del Gobierno Central con el sector privado sería de US$115 millones.

Sin embargo, con la modificación impuesta en el nuevo decreto, 10-2019, publicado en La Gaceta este viernes 5 de abril, el límite subió a US$335 millones, es decir US$220 millones más.

Productores de café y maní, dos de los principales productos de exportación, indicaron que los precios internacionales se encuentran deprimidos. Archivo/ END

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) explicó que el cambio podría estar asociado a planes gubernamentales, con los cuales se busca una mayor emisión de instrumentos para la cobertura de necesidades financieras.

“Esto podría corresponder a una planeación del Gobierno de emitir mayor deuda interna, como parte de sus necesidades de financiamiento, especialmente ante la dificultad de obtener préstamos internacionales”, señaló el centro de pensamiento.

Por otro lado, el Gobierno mantuvo el límite máximo de contratación de deuda externa del Gobierno Central para el 2019, quedando en US$891.6 millones.

Asimismo, el de la deuda interna de las empresas públicas se mantiene en US$17.3 millones.

DEUDA NETA

El decreto define el máximo de endeudamiento neto (deuda nueva menos pagos de deudas contraídas en el pasado), que el Gobierno puede mantener. Al alterarse el máximo de contratación, se altera el endeudamiento neto, por lo que pasó de US$46.2 millones a US$193.8 millones.

Funides explicó que “el aumento en la contratación de deuda interna con el sector privado es lo suficientemente alta como para que en el neto el Gobierno pasara de un plan de desendeudamiento (reducción de su nivel de deuda) a uno de acumulación de deuda”. Por eso, en el decreto ya no aparece la palabra desendeudamiento, para el endeudamiento neto, explicó.

Las operaciones en todos estos meses han mostrado un decrecimiento entre el 95.7% y 98.2%, según cifras de la Bolsa de Valores de Nicaragua. Archivo/ END

“Este cambio, de ser materializado, aumentaría los niveles de deuda pública, la cual pasó de 46.9% del PIB en 2017 a 52.5 por ciento del PIB en 2018 (datos del BCN). Se vuelve necesario entonces realizar un análisis serio de la sostenibilidad de la deuda pública, con supuestos realistas para los años venideros”, advirtió Funides.

Los cambios en el máximo de contratación de deuda interna pública también provocan un aumento en la deuda contingente, es decir, aquellas obligaciones contraídas por instituciones del sector público, no mayor del 10% del máximo de contratación de deuda (interna y externa) del Gobierno Central. Estos pasivos son riesgosos porque en caso de incumplimiento de pago, pasan a formar parte de la deuda pública del Estado.

En el Marco Presupuestario de Mediano Plazo (MPMP) 2019-2022, el Gobierno realizó un Análisis de Sostenibilidad de la Deuda y sostuvo que los niveles de endeudamiento “son sostenibles en el mediano y largo plazo”.

Para llegar a ese análisis, el Gobierno supuso que la economía decrecerá un promedio de 0.5% en el período 2018 a 2021 y en adelante crecerá una tasa promedio del 3.5%. Por su parte, Funides prevé que este año la economía podría decrecer más de 7% y catalogó a la proyección del Gobierno como “poco realista”.

El Gobierno supone que las exportaciones crecerán gracias a precios favorables en el mercado internacional, sin embargo, este año iniciaron con una contracción de 2.6% en el régimen general y 10.45% en el caso de las exportaciones de zona franca.

Productores de café y maní, dos de los principales productos de exportación, indicaron que los precios internacionales se encuentran deprimidos.

El Gobierno también supone que entre 2018 y 2022 los préstamos externos al sector público se incrementarán, pero, según Funides “lo que se está observando es lo opuesto, principalmente debido a las sanciones internacionales que está recibiendo el Gobierno”.

En resumen, Funides considera que estos supuestos utilizados en el análisis de sostenibilidad “no son realistas dada la coyuntura”.

LOS BONOS

De los C$649 millones negociados en marzo de este año en la Bolsa de Valores de Nicaragua (BVN), el 88.42% (C$580.3 millones) corresponde a instrumentos financieros (bonos, letras y títulos) del sector público. Estos instrumentos financieros representaron el 94.2% (C$617 millones) en enero y 88.58% (C$564.3 millones) en febrero.

Las operaciones en todos estos meses han mostrado un decrecimiento entre el 95.7% y 98.2%, según cifras de la Bolsa de Valores de Nicaragua.

El año pasado el Gobierno presentó por primera vez una emisión de bonos en euros por un valor 105 millones de euros. Sin embargo, en los resultados de ventanilla de colocación de valores gubernamentales del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), desde el 7 de enero de 2019 al cierre de marzo, no se presentó ninguna oferta de compra de estos instrumentos.

Especialistas señalan que dado el deterioro de las calificaciones crediticias, que pasaron de estables y positivas a negativas, se vuelve complicada la colocación de los bonos.