•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Según el Banco Central de Nicaragua (BCN) en el 2018 se consumió 2.78 millones de barriles de gasolina, 187,900 menos que en el 2017, cuando la cifra alcanzó 2.96 millones de barriles.

El consumo de diésel descendió 348,200 barriles, al pasar de 4.62 millones consumidos en el 2017 a 4.27 millones en 2018.

El uso de gasolina registró una caída en 2018 de 6.3%, mientras que la del diésel fue de 7.5%, en comparación con el 2017.

Los economistas Róger Cerda y Mario Arana coincidieron en que el decrecimiento en el consumo de los combustibles en 2018 se relaciona con la caída de la actividad económica del país.

“Uno de los componentes de la actividad económica del país es el transporte y actividades productivas y comerciales, que demandan combustibles. Entonces, la baja del consumo de los combustibles se relaciona con la baja de la actividad económica que se dio el año pasado”, dijo Cerda.

“Es decir, si una fábrica empieza a bajar su producción o cierra; un restaurante o un hotel cierra; el transporte, nacional e internacional comienza a bajar su actividad, pues, todo eso conlleva a una redu-cción del consumo de combustibles”, explicó el economista.

Mario Arana, expresidente del Banco Central y actual presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), manifestó que “la caída del consumo es totalmente coherente con el descenso de la actividad económica”.

Combustible de aviación

El combustible que más descendió su consumo en términos porcentuales fue el kero/turbo, que es de aviación, aunque el volumen de importación es mucho menor. De acuerdo con el Banco Central, en 2017 se consumieron 272,300 barriles de ese hidrocarburo, pero en el 2018 bajó a 204,000, experimentando una caída de 25%.

De acuerdo con los economistas mencionados, el hecho de que haya menos vuelos a Nicaragua afecta el consumo de ese tipo de combustibles en el país.

“Las compañías aéreas han disminuido los vuelos. A eso se debe que haya menor demanda de este combustible”, expresó Cerda.

“El hecho de que haya menos vuelos (varias aerolíneas dejaron de venir a Nicaragua o disminuyeron sus conecciones) afecta el consumo de combustibles de aviones”, afirmó por su parte Arana.

Los datos reflejan una menor caída de fuel oil y de gas licuado, de 2.11% y 0.62%, respectivamente.

Ocho meses negativos

El consumo de gasolina, de kero/turbo y de diésel tuvo un comportamiento negativo de mayo a diciembre del año pasado, de acuerdo con las cifras más recientes del Banco Central.

El descenso en el consumo de gasolina fue más fuerte en los meses de junio y julio, de -22.78% y -17.77%, respectivamente. 

El consumo de kero/turbo registró un decrecimiento mensualmente de más de 40% desde agosto hasta diciembre último.

Mario Arana, expresidente del Banco Central y actual presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham). Archivo/END

Mientras que el consumo de diésel descendió principalmente en los meses de mayo, junio y julio en los siguientes porcentajes: -16.9%, -35.2% y -17.5%.

Perspectivas

Para Arana, en el 2019 el consumo de combustible podría caer aún más, en correspondencia con la contracción que se espera en la actividad económica.

“Posiblemente, como vamos, (el descenso en el consumo de combustibles) en 2019 va a ser peor. Si aquí no se encuentra una salida (a la crisis), los pronósticos son que estamos frente a las puertas de una caída fácilmente del 10% del producto interno bruto. Ahora vamos a sufrir las secuelas de una acumulación de tendencias problemáticas. Por ejemplo, la salida de depósitos del sistema financiero lo que ha propiciado es una contracción del crédito. Entonces, en 2019 habrá menos créditos para financiar las actividades económicas, incluyendo la agricultura”, indicó el expresidente del BCN.

Además, Arana recordó “que el turismo no se ha recuperado, la construcción no se ha recuperado, ni podrá recuperarse mientras no haya créditos, el comercio tampoco se va a recuperar mientras no se recupere el empleo y los ingresos de la población, de modo que en general lo que vamos a ver es una contracción probablemente mayor en el consumo de combustibles, en línea con la contracción de la economía”.

El descenso en el consumo de gasolina fue más fuerte en los meses de junio y julio, de -22.78% y -17.77%, respectivamente. Archivo/END

Por otra parte, mencionó que el Gobierno ha tomado decisiones equivocadas, en introducir reformas, como las de seguridad social y la tributaria, en un contexto económico recesivo.

2019 inicia en negativo

La caída en la importación de combustibles también continúa este año, los volúmenes registraron una disminución de forma interanual de 2.8%, equivalente a 28,800 barriles menos en enero 2019, en relación al mismo mes de 207, aseveró el BCN en su informe.

La factura petrolera de Nicaragua cayó 23.5% en enero de este año, con respecto al mismo mes de 2018. Según el informe, las importaciones de crudo sumaron 346,700 barriles, 46,900 barriles menos con respecto a lo registrado en el mismo mes de 2018, informó el BCN. Ese monto equivale a un 11.9% interanual menos.