•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó este martes que el producto interno bruto (PIB) de Nicaragua se contraerá 5% en 2019, un punto porcentual encima del -4% registrado durante el año 2018.

En noviembre pasado el FMI vislumbró que la economía nicaragüense podría decrecer 1% en 2019, para cerrar con un PIB de US$13,129 millones, sin embargo, sus nuevas previsiones indican que el PIB caería este año a US$12,598 millones.

En 2018, cuando la economía se contrajo 4%, unos 157,923 asalariados perdieron su afiliación al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y 2,922 empleadores salieron de esta institución como generadores de empleo. 

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), dijo que para este año, con el descenso proyectado por el FMI (5%) y el 7.3% previsto por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), podrían perderse alrededor de 160,000 empleos formales.

El Gobierno de Nicaragua trabaja este año con un presupuesto basado en una economía que solo decrecería 1%. Archivo/END

“Si vas a tener una caída entre el 5% y el 7.3% del PIB, se pueden perder otros 160,000 empleos formales para 2019, suponiendo que no hay arreglo y que no hay mantenimiento o despegue económico y que sigamos al mismo ritmo que ahora, sumándose el efecto de las reformas al INSS”, comentó. 

En febrero pasado, Funides estimó que el PIB en 2019 podría caer entre 7.3% y 10.9%, influenciado en parte por las sanciones impuestas por EE. UU., que generan más incertidumbre en los agentes económicos.

END

Maltez dice que es difícil predecir la cantidad de empresas que cerrarán este año sus operaciones debido a la crisis y las presiones impuestas por las reformas tributarias y de seguridad social. 

“El problema es que si seguimos a ese ritmo van a seguir cerrando y con esta reforma tributaria que genera más afectaciones, como el aumento del pago mínimo definitivo del impuesto sobre la renta (IR) y el pago de IVA por la importación de bienes, como insumos agropecuarios, habrá una aceleración del cierre de empresas”, advirtió Maltez.

Informalidad

Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), opinó que los despidos y suspensiones registradas el año pasado podrían enviar a la informalidad a más de 150,000 trabajadores nicaragüenses.

El Gobierno realizó una reforma al PGR en la que recortó C$7,462.3 millones en ingresos y C$5,912.5 millones en gastos. Archivo/END

“El año pasado, cuando decrecimos el 4%, 453,000 personas fueron despedidas de sus puestos, tanto en el sector formal como en el informal. De estos, más de 150,000 cayeron en la informalidad. Con ese decrecimiento podría salir una misma cantidad este año”, explicó Jacoby.

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, expuso este martes en el Parlamento el Informe Anual de la Economía, afirmando que decreció 3.8% en 2018, pero evitó referirse a las proyecciones económicas del 2019.

Presupuesto, afectado

Según el Programa Económico Financiero 2018-2022, el Gobierno de Nicaragua trabaja este año con un presupuesto basado en una economía que solo decrecería 1%, cuatro puntos porcentuales de diferencia con la proyección del -5% dada a conocer este martes por el FMI.

END

De cumplirse el pronóstico económico del FMI se alterarían las metas recaudatorias que sostendrían el Presupuesto General de la República (PGR) en 2019, estimadas en C$64,160.5 millones, porque también están basadas en que el PIB solo decrecería 1% en 2019, explicó el economista Sergio Santamaría.

“Una mayor reducción del PIB impactarían en la recaudación tributaria, por lo que se tendrá una reforma presupuestaria”, opinó.

En agosto del año pasado, el Gobierno realizó una reforma al PGR en la que recortó C$7,462.3 millones en ingresos y C$5,912.5 millones en gastos.

Un mayor decrecimiento del PIB se traducirá en más desempleo y menos recursos para el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que cerró 2018 con un déficit de C$4,738.9 millones, 99.8% más que en 2017, explicó Santamaría.

“Las cifras demuestran que habría una profundización de la crisis, se incrementarán los niveles de desempleo y eso terminará afectando al ingresos del seguro social”, agregó.

Centroamérica crece

Nicaragua sería la única economía centroamericana que decrecería este año, según el informe del FMI. El Salvador y Costa Rica aumentarán su PIB en 2.5% y 2.9%, respectivamente, indica el pronóstico. Guatemala crecería en 3.5% y Honduras en 3.4%. Panamá logrará un importante crecimiento en 2019, equivalente a 6%.

 Funides estimó que el PIB en 2019 podría caer entre 7.3% y 10.9% Archivo/END

Debido a estas tasas de crecimiento, el FMI pronostica que Centroamérica mostrará una recuperación económica al pasar de 2.7% en 2018 a 3.2% en 2019. Estos resultados son influenciados especialmente por la recuperación de la economía panameña que cerró 2018 con un crecimiento de 3.9% y espera un 6% este año.

Nicaragua será la segunda economía de América Latina y el Caribe que más decrecerá en 2019, superada únicamente por Venezuela, que según las proyecciones del FMI se contraerá 25%. Argentina sería el tercer país con decrecimiento económico con -1.2% en relación a 2018, seguido por Ecuador con -0.5% y finalmente Barbados con una ligera reducción de 0.1%.

El FMI también proyecta que la economía nicaragüense continuaría en números negativos en 2020, cuando decrecería 0.2%, y para 2024 le pronostica un incremento de 3% del PIB.