•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta el 10 de abril de este año, 4,673 manzanas de tierra continuaban invadidas por gente afín al Gobierno, informó la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Las invasiones a propiedades privadas ocurrieron entre junio y agosto de 2018, cuando Upanic contabilizó 9,800 manzanas tomadas en el occidente, norte y sur del país, la mayoría de uso agrícola.

Las tierras aún invadidas representan el 47.68% del total registrado por Upanic el año pasado y son propiedad de 14 nicaragüenses y cuatro extranjeros. 

“Al 10 de abril se mantiene la ocupación ilegal de 29 propiedades en siete departamentos del país, representando un área de 4,673 manzanas de tierra, infringiendo el derecho a la propiedad privada a sus legítimos dueños. Los afectados de esta área aún ocupada son 18 ciudadanos (14 nicaragüenses y cuatro estadounidenses), que han recurrido a las instancias institucionales correspondientes sin lograr hasta la fecha una respuesta positiva a sus reclamos y la devolución de sus legítimas propiedades”, detalló Upanic.

El 66% de las tierras que siguen tomadas, unas 3,102 manzanas, es de uso agrícola y el 24% de uso pecuario. Las 446 manzanas restantes se distribuyen entre bosques, uso industrial y otras actividades no identificadas.

Upanic revela en su informe que entre julio y noviembre de 2018 los invasores liberaron 13,063.5 manzanas y en marzo de este año salieron de 723 manzanas, sin resarcir los daños causados.

Upanic denunció que “se presentan casos donde los legítimos dueños están siendo acusados ante las oficinas de juzgados locales por delitos de usurpación del dominio privado en sus legítimas propiedades”, lo que constituye otro abuso contra el derecho a la propiedad.

Las invasiones a propiedades privadas ocurrieron entre junio y agosto de 2018, cuando Upanic contabilizó 9,800 manzanas tomadas. Archivo/END

Las pérdidas económicas derivadas de la toma ilegal de tierras al cierre de 2018 fueron estimadas en US$17.1 millones, más el lucro cesante por la inoperatividad que sumaba US$7.4 millones. Además, unas 9,010 personas perdieron sus empleos debido a la invasión de las propiedades productivas.

“La realidad del sector agropecuario no es ni blanca ni gris, es negra”

El ciclo agrícola está en peligro, afirma el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy.

“Los costos de producción están demasiado altos”, sobre todo después de las reformas fiscales, enfatiza el representante del sector agropecuario a El Nuevo Diario.

¿Cuáles son las proyecciones del inicio del ciclo agrícola en Nicaragua?

Todo inicia el 18 de abril del año pasado; con el problema sociopolítico se disminuyó el financiamiento y el sector agrícola logró por lo menos tener producción el año pasado. Pero, no es lo mismo este año, porque encima del problema sociopolítico que ha generado la crisis económica que estamos viviendo, el Gobierno vino a ponerle un acelerador más a la debacle con las reformas al INSS (seguro social) y las reformas tributarias. Estas sacan del juego al sector agropecuario, debido a que le quitó las exenciones y exoneraciones que tenía este sector, que además no es el sector agropecuario el que las recibe. Para nosotros significan de 55 a 60 millones de dólares en exoneraciones y exenciones, que incluyen agroquímicos, maquinaria agrícola, repuestos, fertilizantes, etcétera. Con las reformas se vino a incrementar la ficha de costos del productor. Nosotros trabajamos en dos líneas, lo que es para consumo nacional y lo que es productos para exportación. Como Upanic, representamos prácticamente el 85% de la agroexportación del país, donde incluimos café, azúcar, leche, carne, maní y otros productos. En todos esos productos, en promedio creemos que se han incrementado los costos en un 20%. Y en el sector de exportación, somos tomadores de precio porque vendemos en un mercado internacional donde se fijan los precios de acuerdo con el volumen que puede exportar cada país.

¿Cómo afecta ese incremento de costos a los productores?

El aumento del 20% afecta mucho porque hay productores altamente productivos que han invertido en tecnologías y todo, pero también hay productores medianos y pequeños a los que los saca del juego. Por ejemplo, si hoy un productor de maní tiene que producir entre 58 y 60 quintales por manzana, con estas reformas tributarias tendría que llegar a producir alrededor de 70 quintales para hacerle frente a ese aumento en la ficha de costos.

Además, tenemos el problema del financiamiento que ha disminuido y han aumentado las tasas.

¿Y en el caso de la producción para consumo nacional?

En el caso del consumo sí somos fijadores de precios, porque al final lo que hacés es agarrar tus costos de producción y cualquier incremento se traslada al producto final. Hay un mecanismo, que es el de las listas taxativas para conseguir exoneración de diferentes productos, pero el mecanismo es bien engorroso; el Gobierno lo va poniendo más difícil cada vez para que el productor no tenga acceso a esas exoneraciones. Un ejemplo: un productor en Mulukukú, que tenga que comprar una mochila de fumigar que antes costaba de C$1,400 a C$1,500, hoy esa mochila le va a salir costando a ese hombre alrededor de C$1,800 o C$2,000. Pero ese productor pequeño o mediano que está en el norte, tierra adentro, en el campo, no va a poder venir a Managua, ni tiene acceso a internet para aplicar a esas exoneraciones. Por lo tanto, tendrá que tragarse ese costo. Además, todo eso va a ocasionar un mayor desempleo en el campo, porque tendrá que buscar alternativas para enfrentar eso y una de las cosas que hará es dejar ir empleados en el campo. El campo representa aproximadamente el 35% de la fuerza laboral en este país.

Las tierras aún invadidas representan el 47.68% del total registrado por Upanic. Archivo/END

¿Cuántos productores no podrían gestionar exoneraciones?

Es la mayoría, porque si vos ves, los sectores mediano y chiquito, al productor que está en el norte, tierra adentro, se le hará bien difícil acceder a esas exoneraciones. ¿Quiénes podrán acceder? Los que siempre han accedido, que son los más grandes; tienen toda la infraestructura y herramientas para poder acceder. Upanic está apoyando a los productores y asociaciones en darles capacitación sobre las reformas del INSS y las tributarias, y ahora ya estamos hablando de las listas taxativas, para ver de qué manera pueden verdaderamente conseguir la exoneración de esos productos. Entonces, yo te puedo hablar de que más del 60% de productores no va a tener acceso a esas exoneraciones. Para tomar decisiones de intención de siembra primero se tiene que hacer un análisis económico de cómo está el país, y no solo eso, si no que se tiene que tomar en cuenta el empleo, el consumo y una serie de factores que hoy están totalmente en negativo, para poder tomar esa decisión de intención de siembra. Por la incertidumbre que

hay en el país, no se puede decir hoy cuál va a ser la intención de siembra. Antes, esto lo hacíamos en el Gabinete de Producción, Consumo y Comercio, pero prácticamente desde el mes de enero del año pasado no nos reunimos con ese gabinete del Gobierno. Por lo tanto, no sé de dónde van a sacar los números, porque dicen que en mayo van a presentar la intención de siembra en el país. El papel aguanta todo lo que se le ponga, pero la realidad del sector agropecuario hoy no es ni blanca ni gris, es negra.

¿Cuáles son los cultivos de agroexportación más afectados?

El maní es uno que nos tiene preocupados. Nicaragua siembra entre 65,000 y 70,000 manzanas de maní, y creemos que con estas reformas va a haber una disminución de por lo menos un 30%  a 35% (entre 19,500 y 21,000 manzanas) de siembra, debido a que los costos de producción están demasiado altos para los rendimientos que está teniendo el promedio nacional. Ahora, los productores no van a tener acceso a financiamiento, porque ningún banco le va a prestar a un productor que podría tener riesgo de perder. Y encima de eso, tenemos la incertidumbre del cambio climático, incremento de energía y de diferentes cosas. Esto, lo que ha creado es una incertidumbre para la inversión en el sector agropecuario, donde las mismas asociaciones y cooperativas están diciendo que están viendo con recelos si van a incrementar áreas de siembra. Yo creo que más bien van a disminuir áreas de siembra. Eso va a ocasionar que en un corto o mediano plazo se puede comenzar a volver más un país importador. Al convertirse en más importador, se va a comenzar a pagar más costos por los impuestos que tendrán que pagar las importaciones. Se vuelve un círculo vicioso, en el que el más perjudicado es el consumidor.

Otro producto que sabemos que va a disminuir es el café, el que no solo se vería afectado por la baja de los volúmenes, sino también por los precios. En el café, un productor está perdiendo alrededor de US$35 por quintal, porque el costo de producción anda por alrededor de US$135 por quintal, pero el precio internacional oscila por los US$95. Ahorita, lo que está haciendo la mayoría de cafetaleros es recepar sus cafetales; pretenden conseguir que en 2  años o 2 años y medio, cuando ese árbol se recupere, haya un escenario diferente, como que el precio se recupere o que se quiten las reformas tributarias o las reformas al INSS. El otro problema de Nicaragua es que compite con otros países donde entregan subsidios a sus productores.

El discurso del gobierno es optimista respecto al sector agropecuario.

El papel aguanta todo, pero la realidad es otra. Los jueves nos reunimos con todos los sectores productivos y estamos monitoreando con pequeñas cooperativas, con exportadores de granos básicos, con compradores y acopiadores de granos básicos, es decir, tenemos una constante comunicación con ellos y lo que nos están diciendo en el territorio es que habrá una disminución de áreas. El Gobierno puede afirmar lo que quiera, pero la realidad es otra. Nosotros siempre proyectamos un crecimiento de alrededor del 5%, y a veces superamos ese 5%, pero este año definitivamente los datos van a estar en rojo. Mientras no haya una solución del problema sociopolítico de Nicaragua, y no se derogue la reforma tributaria y del seguro social, vamos a ver un decrecimiento del sector.