•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la entrada en vigencia de la Ley de Concertación Tributaria, el 28 de febrero del año en curso, se advirtió un impacto directo en industrias como la del cigarrillo y las bebidas alcohólicas, no obstante, también varios productos de aseo personal y de la canasta básica han sufrido variaciones de precios que golpean directamente la economía familiar, según consultas hechas por El Nuevo Diario a la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo (Funides), que analiza los datos del  índice de precios al consumidor (IPC) presentado por el Banco Central de Nicaragua.

Los datos del IPC reflejan que ya se está resintiendo el efecto de la Ley de Concertación Tributaria en productos como el cigarrillo y las bebidas alcohólicas, pues según el crecimiento interanual,  este grupo de productos ha sufrido un incremento del 37.4% en marzo 2019 con respecto a marzo 2018. Una situación que se veía venir con el anuncio de que el impuesto específico al consumo de cigarrillos y otros productos de tabaco (IECT) pasó de C$664  a C$2,000 por cada mil unidades de cigarrillos, tarifa que continuará en ascenso durante los próximos dos años hasta alcanzar los C$3,450 en 2020. 

Según el análisis de Funides, también estamos hablando de un fuerte impacto sobre productos que son básicos para la economía familiar por su uso necesario, como el papel higiénico, que se encuentra dentro de los bienes de cuidado personal que está punteando con un incremento de 14.9%, con respecto a marzo 2018; asimismo, las toallas sanitarias subieron 14.4% en marzo 2019 en comparación a marzo 2018.

Aún más preocupante resulta que la tarifa de energía eléctrica puntea con un crecimiento (interanual marzo 2019-marzo 2018) de 12.7%,  sin olvidar que muchos elementos de comida, como el tomate, la cebolla, los almuerzos, el azúcar y el arroz están subiendo de precio y contribuyendo a la inflación.

Lo que tenemos acá es que en particular la Ley de Concertación Tributaria está afectando de una vez diversos precios de la economía que están golpeando el bolsillo de las familias, sobre todo con el tema de la energía eléctrica y alimentos básicos.

El jabón de lavar ropa y los detergentes también están afectados, sin olvidar la gasolina, todos productos de primera necesidad para la familia, así que sí se está sintiendo el impacto negativo, sobre todo en un momento en el que hay incremento en el desempleo, lo que disminuye la capacidad adquisitiva.

La reforma es un error

“Este es el peor momento posible para una Ley de Concertación Tributaria, porque la economía es como una gran maquinaria que cuando pasan eventos sociopolíticos como los del año pasado empieza a desacelerarse, hay una inercia y para que pueda volver a agarrar el ritmo necesita estímulos. El consumo es fundamental para esa recuperación económica, sin embargo, aquí lo que están haciendo con esta ley es volviendo el consumo más caro, completamente lo contrario de lo que se debería de hacer”, señala Funides.

Desde luego que con este tipo de saltos en los precios, hay personas que tratan de aprovecharse de estos grandes diferenciales que aplican a las empresas formales, mientras más altos los precios en la formalidad, en la informalidad se busca otro tipo de ganancias creando un estímulo al contrabando y a la economía subterránea, que no es medible porque está oculto.

Cabe resaltar que los cigarrillos legales se comercializan bajo las normas de regulación del país, por lo que tienen que cumplir con un control de calidad que establece cierto estándar, así que cuando se fuma un cigarrillo de contrabando en realidad las personas no saben cuántas sustancias nocivas pueden estar inhalando.

La Ley de Concertación Tributaria incluye la eliminación de exenciones y exoneraciones a varios productos que podrían incrementar sus precios al consumidor ante el aumento del precio de los insumos para la producción. Si algunas empresas están tratando de reducir el impacto de esta ley, sin modificar los precios, tendrían que hacer un ajuste importante en cuanto a número de  colaboradores, escala de operaciones (ejemplo cierre de sucursales), márgenes de ganancias o podrían tener el riesgo de quebrar.